Volver a sección

| Información general

Médicos truchos: el Marzetti pidió que devuelvan la plata, pero las causas están paralizadas

La ex asesora legal Brenda Rodríguez reclamó que Felipe Nori y Thais Soares Costa reintegren casi un millón y medio de pesos que el hospital les abonó mientras ejercieron como supuestos médicos generalistas. Las demandas nunca avanzaron.

La ex asesora legal Brenda Rodríguez reclamó que Felipe Nori y Thais Soares Costa reintegren casi un millón y medio de pesos que el hospital les abonó mientras ejercieron como supuestos médicos generalistas. Las demandas nunca avanzaron.

 Médicos truchos: el Marzetti pidió que devuelvan la plata, pero las causas están paralizadas

 Soares Costa y Nori. Archivo InfoCañuelas.

El estudiante brasileño Felipe Nori Haggi Lacerda fue condenado a 3 años de prisión en suspenso por haber ejercido como médico en el Hospital Marzetti sin estar recibido y por haber usurpado la identidad del médico Joao Peixoto Dos Santos Neto. Este año su compatriota Thais Soares Costa podría afrontar una pena similar, ya que cometió los mismos delitos, usurpando la identidad de la médica Sonia Banhuki.

Mientras esas causas se hallaban en plena instrucción, la asesora legal del Hospital Marzetti, Brenda Ariadna Rodríguez, presentó sendas demandas contra Nori y Soares Costa reclamando que devuelvan, actualizado, el dinero que el Hospital les pagó por sus servicios. Son $ 734.417 en el caso de Nori y $625.593 en el caso de Soares Costa, lo que hace un total de $ 1.360.000.

Las causas fueron presentadas y contra Nori el 11 de junio de 2019 en el Juzgado Contencioso Administrativo 3; y contra Soares Costa al día siguiente en el Juzgado Contencioso Administrativo 1, es decir casi un año después de la denuncia periodística que destapó el escándalo. 

Lo llamativo es que desde el inicio de las demandas ninguno de los expedientes tuvo avances ni nuevas presentaciones por parte del Marzetti, que sólo se limitó a entregar los legajos de los falsos médicos y las liquidaciones de los sueldos que recibieron. Las causas permanecen “dormidas”.

“El accionado (Nori) fue contratado con fecha 1° de agosto de 2017 para desempeñarse como médico de guardia en el Ente accionante. En este estado cabe aclarar que se confeccionó el contrato a nombre de Joao Peixoto Dos Santos Neto, que es el nombre que consta en la documentación presentada por el mismo. Conforme lo dicho, presentó toda la documentación que acreditaba su identidad así como su condición de médico egresado de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Morón (TODO FOTOCOPIADO) y en virtud de ello comenzó a laborar para la Institución demandante como personal contratado. Las guardias las realizaba tanto en el Hospital como en las Unidades Sanitarias dependientes de éste” detalla Rodríguez en la demanda.

Brenda Rodríguez durante el juicio a Felipe Nori.

“La relación laboral transitó sin problemas hasta que en el mes de julio del año 2018, gracias a una denuncia (periodística) se descubrió que al médico que se conocía con el nombre de Joao Dos Santos Neto, no era médico ni era quién decía ser. En cuanto esto se hizo público el demandado dejó de concurrir a prestar servicio y nada más se supo de él. Imagine V.S. la sorpresa de mi representada que fue sorprendida en su buena fe y con el agravante que el ilícito se cometió poniendo en riesgo la salud de la población que concurre al nosocomio y que es el único prestador en el área de Cañuelas al que puede concurrir libremente quién habita en el Distrito” agregó la letrada.

Los mismos argumentos fueron replicados en la segunda demanda contra Thais Soares Costa, alias Sonia Banhuki.

Al final apuntó: “Vale señalar que todo lo percibido (por Nori y Soares Costa) constituye lisa y llanamente un enriquecimiento sin causa toda vez que el art. 1794 del Código Civil y Comercial de la Nación manifiesta que ´Toda persona que sin una causa lícita se enriquezca a expensas de otro, está obligada en la medida de su beneficio a resarcir el detrimento patrimonial del empobrecido´”.

Un dato llamativo es que Rodríguez propuso como testigos en ambos expedientes al Dr. Hernán Carpio, a la contadora Lorena García, a la ex administradora Diana Barcia y a la empleada Cristina Maestú, pero no a Fabiana Pereyra, quien actuaba como coordinadora de Guardias y tenía trato directo y cotidiano con los falsos galenos.

La exclusión no parece casual: de acuerdo a la documentación incorporada en la causa penal, Pereyra recibió transferencias de los falsos médicos en su cuenta personal y está sospechada de ser quien orquestó los contratos, aspectos que serán debatidos en otra causa penal todavía en instrucción, originada en el allanamiento a la Municipalidad de Cañuelas.

Durante 2019 Rodríguez se limitó a pedir la devolución del dinero pero nunca realizó presentaciones adicionales para activar la causa y justo antes de jubilarse pasó un mal momento durante el juicio a Felipe Nori, cuando quedó al borde de una causa por falso testimonio: contrariamente a lo que manifestaron otros testigos aseguró que ella no tenía nada que ver con la confección de los contratos.

Horacio Maidana es el nuevo asesor legal del Hospital Marzetti, un abogado que -de acuerdo a los trascendidos- llegó recomendado por el jefe de Gabinete Fernando Jantus. Habrá que observar qué actitud toma Maidana frente a estas demandas y si las activará para recuperar el dinero que pertenece a los contribuyentes de Cañuelas.

 

x