Volver a sección

Información general

Gendarmería allanó la Municipalidad de Cañuelas y el Hospital Marzetti

Una decena de gendarmes ingresó al edificio municipal y al centro de salud en busca de documentación, en una nueva causa por Malversación de caudales públicos.

 Foto: Augusto de la Rosa.

Gendarmería Nacional allanó hace minutos la Municipalidad de Cañuelas y el Hospital Angel Marzetti.

La medida fue ordenada por el Juzgado de Garantías 8 y solicitada por la Fiscalía 2 de Cañuelas que investiga la contratación de la falsa médica Thais Soares Costa; y además inició una investigación paralela de oficio (IPP 2732/2018) por "Malversación de caudales públicos", en la que declaró como testigo la ex contadora del Marzetti, Evelyn Cantoni.

En su declaración de la semana pasada Cantoni describió un esquema de contratación irregular de médicos que tenía como objetivo generar retornos a funcionarios.

Varios Gendarmes ingresaron al Palacio en tanto que otro grupo permanece apostado en los accesos de Del Carmen y Av. Libertad. La directiva es buscar movimientos contables y datos de contratación de personal desde 2009 en adelante. Además, se solicitó puntualmente obtener legajo e información sobre María Alejandra Tálamo, la esposa del interventor del Marzetti, Gustavo Pascuas, quien fuera denunciada por el Colegio de Kinesiólogos de la Provincia (CoKiBA) por ejercer actividades atinentes a esa profesión sin ser kinesióloga.

El intendente Gustavo Arrieta y la jefa de Gabinete Marisa Fassi no se hallaban en el lugar cuando se inició el procedimiento, pero llegaron a los pocos minutos. Luego comenzaron a arribar los abogados de la comuna, entre ellos Daniel Pugliese y José Luis Perrotat.



Foto gentileza Cañuelas Ya.
 

Otro grupo de Gendarmería ingresó en simultáneo en el Hospital Marzetti, donde buscan todos los registros correspondientes a guardias, montos abonados, funcionarios a cargo de los procedimientos y listado de personal contratado en los últimos años. Se estima que la pesquisa podría demorar varias horas.

Si bien la medida fue impulsada por la Dra. Norma Pippo, titular de la UFI 2, no se descarta que comparta información con la UFI 1, que investiga la contratación del falso médico brasileño Felipe Nori Haggi Lacerda, detenido desde el miércoles en el Destacamento de Alejandro Petión. En un punto las dos causas se juntan: en los posibles retornos que los médicos "flojos de papeles" tenían que pagar a funcionarios.

Este fin de semana el periódico El Ciudadano reveló que la justicia ya detectó movimientos sospechosos desde la cuenta sueldo de los falsos médicos hacia la cuenta personal de Fabiana Pereyra (coordinadora de Guardias del Hospital).

En las últimas horas la Justicia avanzó en otra verificación: Thais Soares Costa (quien trabajaba con la identidad y matrícula de Sonia Banhuki) le transfería mensualmente a la funcionaria Fabiana Pereyra un monto aproximado al 40 % de su sueldo. La Fiscalía 2 solicitó al Banco información sobre otras cuentas para determinar si los retornos finalizaban en Pereyra o tenían como destino una jerarquía superior.

Si la investigación avanza contra funcionarios, en los próximos días la Dra. Pippo se declarará incompetente y elevará el expediente a la Fiscalía General de La Plata, ya que por una reglamentación interna la Fiscalía debe declinar competencia cuando hay funcionarios locales involucrados en suspuestos delitos.