24 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather 11º

Habló el abogado de Daniel Cherutti en Italia: “Está muy enfermo; la historia terminó”

El ex agente de la SIDE nacido en Cañuelas y radicado en Módena está acusado de gravísimos delitos cometidos durante la dictadura. Debido al mal de Parkinson que padece, la justicia italiana rechazó el pedido de extradición solicitado por Argentina. “Era sólo un chofer” argumentó su letrado.

Alessandro Sivelli, abogado de Daniel Cherutti.

Alessandro Sivelli, abogado de Daniel Cherutti.

FORMIGINE. ESPECIAL PARA INFOCAÑUELAS. Alessandro Sivelli es un abogado penalista de Módena. Nos recibe en su despacho, que se encuentra en un elegante edificio del centro histórico de la ciudad. Su hijo Giovanni y dos abogadas también trabajan en el bufete. Experto en procedimientos de extradición, ha asistido a varias personas buscadas en América del Sur. En los últimos años, se ha ocupado de dos casos que han tenido cierta cobertura mediática en Italia: la extradición de Henrique Pizzolato, un exbanquero brasileño detenido en Maranello (la ciudad donde se producen los superdeportivos Ferrari) por un caso de corrupción, y el de Walther Klug Rivera, sobre quien estaba pendiente una orden de captura internacional emitida en Chile en 2015. tras una condena de diez años por secuestro. Sivelli no revela cómo se acercó a él la familia Cherutti. No invoca el secreto profesional, simplemente menciona amistades mutuas.

—En el pedido de extradición realizado por la justicia argentina hay cargos muy graves contra Daniel Oscar Cherutti, desde tortura hasta asesinato, desaparición de personas, saqueo de la propiedad de los desaparecidos... ¿Qué tiene que decir al respecto?
—Hemos leído la documentación enviada por la autoridad judicial argentina. Traza la historia de los trágicos años de la dictadura y traza un panorama general de lo ocurrido en los dos centros clandestinos de detención llamados “Bacacay” y “Orletti”. Si no hubiera existido un impedimento médico vinculado a las graves condiciones de salud en las que se encuentra, habríamos impugnado las responsabilidades de Cherutti. El proceso comenzó en 2004. Cherutti viajó periódicamente a Argentina hasta 2019. Esto nos lleva a suponer que la recolección de pruebas fue muy laboriosa. En los últimos años, el Estado argentino ha solicitado la extradición de otros ciudadanos residentes en Italia. Si hubiéramos entrado en el fondo de la causa de Cherutti, habríamos citado una sentencia de la Corte Suprema que en 2014 rechazó una solicitud similar de extradición de un ciudadano argentino -Carlos Luis Malatto, nacido en Buenos Aires el 22 de octubre de 1949- que también poseía la ciudadanía italiana, porque la autoridad judicial argentina presume una “responsabilidad de posición” también en ese caso.

Es decir, se comprueba que Cherutti trabajó en esos centros de detención, pero no hay evidencia de alguna contribución a la comisión de los delitos. La autoridad judicial argentina no cuenta con pruebas ciertas que respalden las acusaciones contra Cherutti. Tanto es así que quieren interrogarlo, no capturarlo. ¿Por qué no lo hicieron antes, dado que hasta 2019 Cherutti regresaba con frecuencia a la Argentina? Para confirmar la escasez de pruebas en su contra, ni siquiera hay una solicitud de arresto emitida por las autoridades italianas. Nosotros mismos nos enteramos de la solicitud de extradición porque la leímos en algún diario digital argentino. Sólo entonces nos dirigimos al Ministerio Público. Si el procedimiento no se hubiera limitado a conocer las condiciones de salud de nuestro cliente, que eran incompatibles con la extradición, creo que podríamos haber obtenido la denegación de la solicitud de extradición por falta de gravedad circunstancial y desmontado el teorema según el cual, dado que Cherutti trabajaba en esos centros, no podía haber ignorado lo que estaba ocurriendo y no haber tenido un papel activo.

—De la solicitud de detención se desprende que el Sr. Cherutti pertenecía al denominado “Grupo de Operaciones Tácticas (OT18)” de la Secretaría de Estado de Inteligencia (SIDE) y que este grupo operaba los centros clandestinos de detención “Bacacay” y “Orletti”. ¿Qué actividades realizaba el Sr. Cherutti en esas estructuras?
—Permítanme comenzar diciendo que sólo me he reunido con Cherutti dos veces debido a sus condiciones de salud. La primera fue cuando me dio el mandato, con dificultad porque ya estaba enfermo. La segunda fue cuando lo acompañamos al Ministerio Público para interrogarlo. Estaba en silla de ruedas, no podía expresarse ni siquiera hacer señas. Tengo entendido que en la época de la dictadura, cuando trabajaba para la Secretaría de Estado de Inteligencia (SIDE), era sólo un chofer, no un tomador de decisiones. Además, era muy joven. En otros casos similares, se supo que un oficial recién ingresado podía negarse a cumplir las órdenes de sus superiores, si éstas eran consideradas ilegítimas. En cualquier caso, incluso si le hubiera pedido a Cherutti que me contara su historia, no habría sido capaz de hacerlo.

—¿Conocía o tenía contactos el Sr. Cherutti con los diputados uruguayos Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz y con el matrimonio uruguayo William Whitelaw y Rosario Barredo, que estaban detenidos en esos centros? 
—No podemos saberlo, cientos de personas han pasado por los centros de detención. En los documentos se mencionan 120 nombres. Es cierto que hay testigos que sitúan a Cherutti en esos lugares, pero son elementos circunstanciales muy vagos. E incluso si hubiera estado presente, esto no significa automáticamente que fuera culpable de los delitos de los que se le acusa.

—¿Durante cuántos años perteneció Cherutti a la SIDE y qué tareas realizaba al momento de su ingreso? 
—No lo sabemos. Suponemos que formó parte de ella hasta la caída de la dictadura. Por lo que sabemos, sus funciones eran las de un chofer.

Giovanni y Alessandro Sivelli, abogados de Cherutti. Foto: Silvio Cortesi.

Giovanni y Alessandro Sivelli, abogados de Cherutti. Foto: Silvio Cortesi.

—Se imagina que no todo el mundo puede unirse a los servicios secretos. ¿Quién alentó su entrada y lo convirtió en espía? 
—Cherutti ya estaba trabajando para esa organización. No sabemos si fue reclutado de alguna manera, y mucho menos transformado en un agente secreto. Repetimos lo que ya se ha dicho: los papeles demuestran que era un chofer.

—¿Conocía o tuvo alguna amistad con el general Otto Paladino, fundador de la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A)? 
—Nunca hemos oído hablar de ese nombre. 

—Se dice que el general Paladino fue el padrino de la hija del señor Cherutti y que pudo haber influido en su ingreso a la Secretaría del Servicio Secreto. ¿Qué puedes decir al respecto? 
—Nada, de ninguna manera somos capaces de responder.

—Alrededor de 1982, cuando el Sr. Cherutti pidió ser dado de baja de los servicios secretos y se sometió a un tratamiento en el Hospital Militar, declaró que sentía “fatiga moral” o “fatiga de guerra antisubversiva”. ¿Qué explicación tiene para esa frase? 
—Dado que no sabemos nada al respecto, también podría interpretarse como un deseo de disociarse de lo que estaba sucediendo.

Daniel Oscar Cherutti en 2015. Archivo InfoCañuelas.

Daniel Oscar Cherutti en 2015. Archivo InfoCañuelas.

—¿Se instala el señor Cherutti en Italia por temor a que la justicia argentina pueda exigir en algún momento su detención? 
—Lo descartaríamos. Sabemos que la familia Cherutti vino a Italia por otras razones. No nos parece que se comportara como un fugitivo ya que, como ya se mencionó, Cherutti se trasladó entre Italia y Argentina. Dejó de regresar a la Argentina alrededor del año 2019 porque su estado de salud empeoró. Su caso es muy diferente al que tratamos en 2019, cuando defendimos a un ciudadano chileno detenido en Parma: Walther Klug Rivera sobre el cual estaba pendiente una orden de captura internacional emitida en Chile en 2015, luego de una sentencia firme de diez años por secuestro. Se había refugiado en Alemania, que no tiene tratado de extradición con Chile. Cherutti no: no tiene condena y el proceso en su contra al momento de la solicitud de extradición estaba siendo investigado. Además, el hecho de que regresara a la Argentina hasta 2019 atestigua que no creía que pudiera estar involucrado en las investigaciones sobre los graves crímenes cometidos durante la dictadura. Creemos que este cambio de actitud también habría sido un factor a nuestro favor en el procedimiento de extradición.

—La justicia italiana acaba de denegar su extradición a Argentina. ¿Podría explicar cuáles fueron las argumentaciones de la defensa? 
—Como dije antes, no entramos en el fondo del asunto, a pesar de que estábamos listos para hacerlo. Cherutti está enfermo, lo dice claramente la documentación médica. Se ha comprobado su discapacidad y, como ciudadano italiano (tiene doble nacionalidad), recibe el subsidio para cuidadores. El fiscal le preguntó al perito si Cherutti fingía la enfermedad. El perito respondió que no podía descartarlo absolutamente, pero que lo consideraba muy poco probable, a la luz de lo que consta en la historia clínica, de la evidencia de lo que él mismo comprobó personalmente cuando lo examinó y también de la lectura de la documentación médica, mucho antes de la solicitud de extradición. Cherutti no finge: desafortunadamente para él y su familia, está muy enfermo.

—¿Está el Sr. Cherutti al tanto de la imputación por parte de la justicia argentina, o sus capacidades ya estaban disminuidas cuando el asunto se hizo público? 
—Creemos que lo entendió cuando fuimos a la corte. Estaba en silla de ruedas y subimos en ascensor hasta el piso donde se encuentra la Fiscalía. Cuando el fiscal se reunió con él, decidió que no tenía sentido continuar con el interrogatorio.

Las juezas las juezas Rossana Oggioni, Valeria Vaccari y Donatella Bove, del Tribunal de Bolonia, rechazaron la extradición por razones de salud.

Las juezas las juezas Rossana Oggioni, Valeria Vaccari y Donatella Bove, del Tribunal de Bolonia, rechazaron la extradición por razones de salud.

—Si Cherutti hubiera gozado de buena salud, ¿le habría aconsejado que aceptara la extradición a la Argentina y fuera interrogado para aclarar todo? 
—Hubiéramos dejado que él decidiera. Reiteramos que las pruebas en su contra son vagas y brumosas. La justicia argentina ha tenido tiempo de sobra para interrogarlo: ya es tarde, la historia terminó, porque el estado de Cherutti sólo puede empeorar.

—El pedido de captura internacional de Interpol sigue vigente. ¿Harán algo para objetarla? 
La orden de detención en Italia ya no es ejecutable. Si Cherutti se fuera al extranjero, el juez de ese país quizás tendría que volver a evaluar el caso, pero creemos que al final sólo podría confirmar la decisión de la justicia italiana. Si volviera a la Argentina, sería detenido, pero sólo para ser interrogado. Repetimos: Cherutti nunca ha sido condenado ni juzgado.

Escrito por: Silvio Cortesi