24 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather

Ayelén Rasquetti reflotó el pedido de expropiación de El Castillo

El proyecto original presentado en 2022 había sido archivado. Insistió con la idea de convertirlo en un Polo Judicial. El inmueble sigue en venta por 3,8 millones de dólares. El caso de la Escuela Estrada.

El edificio de cinco pisos y 5.734 metros cubiertos construido en 1932.

El edificio de cinco pisos y 5.734 metros cubiertos construido en 1932.

La diputada Provincial Ayelén Rasquetti (Frente Renovador) reingresó en la Cámara Baja bonaerense un proyecto en el que pide declarar “de utilidad pública y sujeto a expropiación” el viejo edificio de la fábrica Finaco, conocido como “El Castillo”, ubicado en la intersección de las rutas 3, 205 y vías ferroviarias, en el ingreso a la ciudad de Cañuelas.

Rasquetti presentó esta iniciativa por primera vez en junio de 2022. El 14 de julio de ese año pasó a la Comisión de Tierras y Organización Territorial, donde quedó estancado hasta que fue archivado, el pasado 4 de marzo por falta de tratamiento.

Luego de ser reingresado el 20 de marzo de 2024, el 21 volvió a la Comisión de Tierras. Antes de que transcurran dos años deberá ser aprobado por esta comisión y por las de Presupuesto y Asuntos Constitucionales.

El texto es el mismo que el de 2022: sostiene que el predio es un “monumento arquitectónico” que se encuentra “abandonado” y “con riesgo de derrumbe”. Su propuesta -acordada con el Ejecutivo municipal- es que el Estado provincial lo compre para coinvertirlo en un Polo Judicial donde se centralicen las fiscalías locales, el Juzgado de Garantías, los Juzgados de Paz, organismos policiales y de tránsito.

Entre tanto el inmueble, propiedad de Nilda Aquino Arzamendia, sigue en venta en la plataforma Remax por 3,8 millones de dólares, un valor elevado que hasta el momento no atrajo inversores, teniendo en cuenta que el costo de demolición o de reparación de la antigua fábrica podría ser similar o superior al precio de venta.

El edifico conocido como El Castillo fue inaugurado en 1932 por Gustavo Eugenio Artaux, industrial nacido en Francia el 30 de diciembre de 1886, especializado en elaboración de alimentos deshidratados. En sus inicios se denominó Finaco Sociedad Anónima Comercial e Industrial.

A lo largo de tres décadas se dedicó a la elaboración de leche en polvo, dulce de leche, huevo deshidratado, cacao y otros productos alimenticios. En la década del ´60, luego de un proceso de expropiación iniciado durante el gobierno de Juan Domingo Perón, se convirtió en IMFASA, una firma a cargo del empresario alemán Guillermo Woters dedicada a la importación y fraccionamiento de películas fotográficas que se vendían bajo la marca Wena.

Posteriormente fue adquirido por el empresario Jorge Antonio y finamente por Nilda Aquino cuyo ex marido, Néstor Corsi, hizo un recorte de la terraza para darle aires de castillo con la intención de convertirlo en un museo de automóviles antiguos.

El proceso de expropiación -en el caso de que tenga el necesario apoyo político de la Cámara- puede ser muy extenso y de final incierto. Prueba de ello es lo ocurrido con el edificio donde funciona la Escuela José Manuel Estrada “vieja”, propiedad de los herederos de doña Dora Berta Vortaire. 

En 2006 el diputado Daniel Gurzi presentó un proyecto de expropiación para transferirlo a la Dirección General de Escuelas con destino a la Unidad Académica. Luego de caducar, el proyecto reingresó en 2009, siendo aprobado por la Cámara Baja. Durante la presidencia de Horacio González, Senadores lo convirtió en Ley (Nro. 14.145) el 26 de junio de 2010 en tanto que el gobernador Daniel Scioli lo promulgó el 8 de julio de ese año.

La Ley autorizaba al Ejecutivo a realizar las previsiones presupuestarias para la compra del edificio y otorgaba un plazo de cinco años para iniciar el correspondiente juicio, advirtiendo que de no iniciarse dentro de ese período, la expropiación se consideraría abandonada, cosa que finalmente sucedió.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas