Volver a sección

| Información general

La diputada Ayelén Rasquetti propuso la expropiación de “El Castillo”

Tras una solicitud de la intendente Marisa Fassi, pidió que el inmueble sea declarado de utilidad pública y cedido al municipio para centralizar oficinas judiciales y de seguridad.

Tras una solicitud de la intendente Marisa Fassi, pidió que el inmueble sea declarado de utilidad pública y cedido al municipio para centralizar oficinas judiciales y de seguridad.

La diputada Ayelén Rasquetti propuso la expropiación de “El Castillo”

 Ex fábrica Finaco. Archivo InfoCañuelas.

La diputada Provincial Ayelén Rasquetti (FR-Frente de Todos) propuso declarar “de utilidad pública y sujeto a expropiación” el viejo edificio de la fábrica Finaco, conocido como “El Castillo”, ubicado en la intersección de las rutas 3, 205 y vías ferroviarias, en el ingreso a la ciudad de Cañuelas.

La iniciativa tomó estado parlamentario luego de una carta que le remitiera la intendente Marisa Fassi proponiendo utilizar el inmueble para centralizar distintas dependencias del Poder Judicial, Gendarmería, Seguridad y Tránsito.

El texto propuesto por Rasquetti indica que la edificación se encuentra “abandonada” y “con riesgo de derrumbe” por lo que sugiere que la Fiscalía de Estado inicie acciones judiciales para asegurar “la urgente toma de posesión de los bienes”, identificados como parcelas 195A, de 3543 m2; y 195B, de 1328 m2.

También señala que la expropiación se considerará abandonada si el expropiante no promueve el juicio correspondiente dentro de los dos años de aprobada la Ley; y solicita que se prevean fondos en el presupuesto provincial para la compensación a la propietaria del predio, Nilda Aquino Arzamendia.

En los considerandos del proyecto la diputada sostiene que el edificio “es un magnífico monumento arquitectónico” y luego desarrolla una pequeña reseña del mismo mencionando que perteneció a la familia Aranzana (en rigor eso no es así, el edificio perteneció en sus orígenes al empresario francés Gustavo Artaux antes de ser expropiado por el gobierno de Juan Domingo Perón; la familia Aranzana tenía una distribuidora láctea en la ciudad de Buenos Aires a la que Finaco le fabricaba dulce de leche). 

La iniciativa de Rasquetti surgió a partir de una carta que le hizo llegar la intendente Marisa Fassi en junio de este año. En ella explica que los servicios de justicia y seguridad del partido de Cañuelas “se encuentran distribuidos de manera no operativa y productiva, en diferentes inmuebles del distrito, con el alquiler a costo de la comuna”.

Agrega que el municipio está trabajando en un plan de “ordenamiento territorial” y que la vieja fábrica Finaco es “un ícono del abandono”.

“El mencionado inmueble -continuaba Fassi- tiene a nuestro entender una inmejorable ubicación para llevar adelante lo que nosotros denominamos ´Polo Judicial, de Seguridad y Tránsito Municipal´ en el cual instalaríamos todos los servicios de esa competencia, con la posibilidad de crecimiento y desarrollo de más actividades”.

Casualmente en junio, en simultáneo a la carta enviada a la legisladora, un agente inmobiliario publicó en diferentes plataformas la venta de El Castillo en 3,8 millones de dólares.