17 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather

El sector económico agrícola: Innovación y maximización de los beneficios en tiempos de incertidumbre

Crédito: freepik

Crédito: freepik

El sector agrícola lleva años experimentando una transformación lenta pero constante. Estos cambios son necesarios para buscar la necesaria sostenibilidad en las prácticas agrícolas, pero se están realizando en medio de un clima de incertidumbre mundial, tanto a nivel económico como medioambiental, convirtiendo el proceso en un auténtico reto. La adopción de tecnología avanzada, como las imágenes de satélite, se ha convertido en algo crucial para aumentar la eficiencia de las operaciones agrícolas y maximizar la rentabilidad.

Situación actual del sector

Además de los retos tradicionales a los que se enfrentan los agricultores, buscando el mayor rendimiento de los cultivos por hectárea, la situación a nivel mundial está marcada por la inestabilidad geopolítica, un clima económico complicado y una cadena de suministro afectada por problemas de forma recurrente desde la pandemia de COVID-19. Algunos efectos de la situación global ya tienen efecto en el campo, como la subida de los precios de los insumos y la dificultad para encontrar mano de obra, con menos gente disponible y demandando un mayor salario. Pese al aumento de los ingresos gracias a la subida de los precios de los cultivos, la realidad es que el margen de beneficio es menor que hace apenas unos años.
 

No obstante, es posible mantener la estabilidad en tiempos difíciles mediante la optimización de los costes y una selección adecuada de cultivos. No es de extrañar que la palma aceitera sea el cultivo con mayor área de cultivo en el planeta. Sin embargo, en lo que respecta a la producción, cultivos como el trigo, el maíz, el arroz o la soja, debido a su elevado consumo a nivel mundial, siguen encabezando la lista. Los cultivos con gran demanda son una opción muy atractiva para cualquier agricultor, aunque otros cultivos que demanden poca agua e insumos pueden ser la elección ideal para aquellos con menos recursos.

Fuente: EOSDA.

Fuente: EOSDA.

El rol de las imágenes de satélite en la agricultura moderna

Cuando se piensa en obtener el máximo rendimiento en el campo, el elemento clave es la capacidad de reacción. Si las plantas adolecen de agua o fertilizantes, aplicar estos insumos con la mayor rapidez posible y en la cantidad adecuada hará que las plantas mantengan su vigor y energía; de igual modo, si una plaga o enfermedad amenaza al campo, tomar medidas preventivas y de corrección puede suponer la diferencia entre una campaña exitosa o una desastrosa.

Dado que la mayoría de explotaciones agrícolas son demasiado grandes como para recorrerlas a pie, además de ser altamente inefectivo a la hora de localizar los problemas mencionados anteriormente, es ahí donde las imágenes de satélite suponen una ayuda inestimable. Los datos satelitales proporcionan información precisa sobre el estado de las plantas y el suelo, mejorando la toma de decisiones de los agricultores. Asimismo, sirven de base para crear mapas detallados o para aplicar diferentes índices de vegetación. Teniendo en cuenta la enorme competitividad presente en el sector, producir alimentos de calidad es la mejor manera de mantenerse en la cresta de la ola.

Optimizando y mejorando la gestión de los cultivos

Al hablar de velocidad de reacción y de gestión de cultivos, pocas cosas afectan tanto a la agricultura como la meteorología. Los fenómenos meteorológicos extremos, las bajadas o subidas de temperatura repentinas, los periodos de tiempo en los que apenas llueve, etc. pueden echar a perder el trabajo de toda una temporada.

Para evitar este problema, la agricultura moderna presta cada vez más atención a la previsión meteorológica. No solo es necesaria para evitar o minimizar el impacto de la climatología adversa, también es usada para establecer las mejores fechas de siembra y de cosecha. Otro valor añadido es el de ayudar a determinar el mejor momento para aplicar insumos, por ejemplo, no tiene sentido regar el campo si ese mismo día ya va a llover. De esta forma, los agricultores no solo optimizan la producción de los cultivos, también consiguen un importante ahorro en insumos.

Simplificación del cumplimiento de la normativa y la presentación de informes

En un momento en el que la sostenibilidad está bajo la lupa de la sociedad y los gobiernos, cumplir de forma escrupulosa la normativa agrícola es primordial. Las imágenes de satélite, especialmente las de archivo, son un gran ejemplo de documentación de las prácticas agrícolas y el uso de la tierra que puede ayudar a mostrar si una explotación está cumpliendo o no con las normas de la región y el país. Esta transparencia evita problemas legales y multas económicas a los dueños de la explotación y, al mismo tiempo, mejora la reputación de la empresa entre los consumidores, cada vez más inclinados hacia las marcas responsables con el medioambiente y cuyos productos tienen una trazabilidad al alcance de cualquiera.

La adopción de imágenes de satélite ofrece una ventaja estratégica para navegar por las complejidades de la agricultura moderna. Al proporcionar información detallada y precisa, los agricultores pueden mejorar la toma de decisiones de la empresa, optimizando las operaciones y maximizando los beneficios incluso en los momentos más complicados. La integración de ésta y otras tecnologías innovadoras será crucial para garantizar un futuro agrícola sostenible, rentable y resistente que sea capaz de producir alimentos para todos, sin descuidar sus obligaciones medioambientales.

Escrito por: Dr. Vasyl Cherlinka