Volver a sección

| Policiales

Con un grabador oculto revelan el turbio manejo de los adicionales en la policía

Un efectivo grabó a sus superiores pidiéndole una “contribución”.

Un efectivo grabó a sus superiores pidiéndole una “contribución”.

Con un grabador oculto revelan el turbio manejo de los adicionales en la policía

Históricamente los adicionales se han prestado a manejos poco claros en las dependencias policiales. Son una especie de horas extras que los policías perciben por hacer tareas de vigilancia fuera de sus horarios de servicio y muchas veces se ha dicho que para recibir este plus deben entregar un porcentaje a sus jefes.

Este jueves trascendió un audio grabado en el Destacamento Los Pozos, en el que precisamente se desnuda de qué manera los policías son “invitados” a entregar una parte de su ingreso.

El audio habría sido grabado en mayo de este año, cuando el oficial Principal Hernán Rodríguez Guerra ya se encontraba como nuevo titular de la dependencia en remplazo de Damián Bunetti.

De acuerdo a los datos que pudo reconstruir InfoCañuelas, un efectivo que pertenece a otra localidad conversa con dos altos funcionarios del Destacamento para realizar vigilancia nocturna en un country de la zona de La Garza Mora. El policía grabó toda esa conversación con un teléfono móvil oculto entre sus ropas. Hasta el momento se desconoce si lo hizo por propia iniciativa o a pedido de algún superior de la fuerza.

En la primera parte del audio le dicen al recién llegado que debe dejar en el Destacamento uno de los adicionales que cobre por mes. Como dato ilustrativo, cada efectivo percibe unos 3.400 pesos por guardia de 12 horas y en el curso de un mes son al menos 40 los efectivos que monitorean ese barrio privado. Si se multiplican esos $ 3.400 por la cantidad de efectivos, la cifra es más que abultada. Y si esto se proyecta a todos los countries y empresas de Cañuelas que tienen algún servicio adicional, el monto es astronómico.

En la continuidad del audio grabado ese día en otra oficina de Los Pozos, el mismo policía conversa con otro superior que le pide una segunda contribución de entre 500 y mil pesos para caja chica. El que habla critica al jefe anterior (Brunetti) diciendo que le dejó el Destacamento hecho un desastre y que los policía deben colaborar para mantenerlo a flote, aportando dinero con destino al “alquiler” de una computadora y compra de insumos.

Diversas fuentes consultadas por InfoCañuelas afirman que las cajas chicas fueron desterradas de las sedes policiales; y que hablar hoy de “caja chica” es un eufemismo para encubrir la recaudación por izquierda ya que la Municipalidad se hace cargo de los gastos operativos. Y si así no fuera, es un verdadero abuso que los policías, con sus magros sueldos, tengan que poner dinero de su bolsillo para sostener el funcionamiento de las dependencias.

Los voceros consultados por InfoCañuelas afirman que estos audios registrados en Los Pozos llegaron hace 15 días a la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI), organismo que ya realizó una inspección en ese Destacamento en marzo de 2020 debido a los privilegios que contaba el empresario Ariel Sack cuando quedó detenido allí luego de embestir y matar con su auto a dos personas en Santa Rosa. Sack vivía en la dependencia con acceso a teléfono, televisión y otras comodidades, lo que le valió una reprimenda a Brunetti.

Tal vez este nuevo escándalo de los audios explique por qué el comisario Inspector Marcelo Silveyra desplazó ayer al comisario Miguel Endara, quien enojado por la decisión, hizo público su alejamiento antes de que se firmara la resolución del traslado. ¿Castigaron a Endara por la existencia de ese audio o lo relevaron por ´cuestiones operativas´ como viene diciendo Silveyra?

Lo cierto es que el relevo de Endara causó un efecto cascada, ya que también anunciaron su alejamiento los jefes de los Destacamentos de Los Pozos (Rodríguez Guerra) y Alejandro Petión (Ferranti). En solidaridad con su inmediato superior, comenzaron a despedirse de los vecinos aún antes de que Silveyra les comunicara alguna decisión.

La pregunta que queda en el aire es si este manejo irregular de adicionales ocurre solamente en Los Pozos o si es una práctica institucionalizada en el distrito. ¿El tema quedará, como otras veces, en un mero “reto” de Asuntos Internos o se tomarán decisiones en profundidad?