Volver a sección

| Información general

Preocupación en el barrio Peluffo por loteos que arrasan con el arbolado

Un reciente parcelamiento provocó el derribo de más de 20 eucaliptos casi centenarios. No hay normativas provinciales que lo impidan y faltan ordenanzas locales que regulen la extracción y remplazo.

Un reciente parcelamiento provocó el derribo de más de 20 eucaliptos casi centenarios. No hay normativas provinciales que lo impidan y faltan ordenanzas locales que regulen la extracción y remplazo.

Preocupación en el barrio Peluffo por loteos que arrasan con el arbolado

 Fueron derribados ejemplares de más de 70 años.

En los últimos meses el corredor de la Ruta 3 -con epicentro en el barrio Peluffo- ha sido escenario de una serie de loteos que avanzan con llamativa rapidez generando nuevas parcelas chicas en una zona caracterizada por sus quintas amplias y derribando a su paso una gran cantidad de árboles añosos.

El ejemplo concreto es un loteo de aproximadamente dos manzanas que se está gestando sobre Ruta 3, a 100 metros de La Garza Mora, conformado por 24 lotes de entre 600 y 800 m2. 

Hasta el momento este desarrollo sólo tiene el visado municipal. Para que Geodesia de la Provincia lo aprueba se deberá presentar los planos de apertura de calles y de luz eléctrica, lo que todavía no está concluido y por lo tanto el emprendedor formalmente no estaría en condiciones de vender terrenos ya que para Catastro la subdivisión no existe como tampoco las partidas para el cobro de tasas e impuestos.

Sin embargo desde enero a la fecha ya se han cercado algunas parcelas. Las motosierras y palas mecánicas han trabajado sin pausa depredando un monte de eucaliptos integrado por unos 30 ejemplares de tamaño imponente, plantados a mediados del siglo pasado. Los que aún quedan en pie seguramente correrán la misma suerte.

Esta agresiva deforestación fue denunciada por vecinos por medio de dos notas ingresadas en la Municipalidad de Cañuelas, hasta el momento sin una respuesta favorable ni medida provisora que ponga freno al ataque ambiental.

La ubicación del loteo sobre Ruta 3.

El problema radica en la falta de una legislación específica que impida este tipo de acciones por parte de los emprendedores. En la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, el área de Desarrollo Sustentable (OPDS) interviene sólo cuando esté en juego la deforestación de un bosque nativo, que no es el caso del barrio Peluffo, donde su arbolado fue implantado en forma artificial por Vicente A. Peluffo en la década del ´40, durante la etapa de promoción del barrio parque.

Una fuente del gobierno provincial consultada indicó que el arbolado de terrenos privados sí estaría protegido mediante alguna ordenanza local que lo declare de interés cultural. Precisamente en 2003 por impulso de Susana Frasseren y Pablo Garavaglia (titulares del Rancho Cultural Los Uncalitos) la estación de servicio y el restaurante “La Garza Mora” junto con el barrio parque circundante fueron declarados “De interés cultural municipal” (Ordenanza 1867/03). Esta norma no habla específicamente de la vegetación, pero entendiendo el árbol como parte del patrimonio en un sentido amplio, está claro que la extracción de los eucaliptos está violando esa ordenanza.

Los especialistas sostienen que el eucalipto no es una variedad aconsejable para las zonas urbanizadas o de tránsito peatonal porque se desgaja fácilmente ante los vientos, pudiendo producir daños sobre techos y personas. Pero si se opta por extraerlos, lo lógico sería remplazarlos por otros ejemplares aptos para la urbanización.

La Ordenanza de Planeamiento del partido de Cañuelas Nro. 1792/02 tiene una mirada positiva del arbolado. En su capítulo “Lineamientos estratégicos” sostiene que “Los frentes de la Autopista Ezeiza-Cañuelas, las Rutas 3, 6 y 205 entre Cañuelas y Uribelarrea no se propiciarán como corredores de actividad sino que se mantendrán como espacios abiertos, forestados, arbolados, cultivados de valor paisajístico y ambiental”.

Tristeza por el abatimiento de los gigantescos eucaliptos.

Sin embargo, a pesar de esa clara linea rectora, la legislación local carece de normas puntuales que impidan la deforestación o que obliguen a sustituir ejemplares extraídos en caso de loteos o urbanizaciones abiertas.

En la nueva ordenanza de arbolado urbano Nro. 3412 aprobada el 22 de octubre de 2020 se indica en su artículo 24 que “Todo proyecto de loteo o subdivisión, apertura o ensanche de calles, deberá prever un anteproyecto de Arbolado Público, donde consten especies, variedades, distanciamiento entre cada planta, sin cuyo requisito no se dará curso favorable al mismo.”. 

Luego agrega que “No se otorgarán Final de Obra, permisos de Comercialización de loteos, Habilitaciones Comerciales, etc. sin la autorización de la Subsecretaría de Espacios Verdes, quien deberá Certificar la Existencia previa y/o Plantación de los ejemplares arbóreos correspondientes a la ubicación de los mismos”. ¿Habrá cumplido el desarrollador de Peluffo con este nuevo requisito? Evidentemente no, porque están retirando árboles en lugar de colocar nuevos.

Como se observa, esta ordenanza de 2020 establece la obligatoriedad de presentar un plan de arbolado, pero nuevamente (con la misma debilidad de todas las ordenanzas precedentes) no impide la deforestación ni establece criterios de sustitución de ejemplares extraídos, tema sobre el que hay una zona gris sin legislar. Una cuenta pendiente en la agenda de los concejales de Cañuelas.


“USURPADORES VIP”

El ex secretario Adjunto del Concejo Deliberante, Hugo Diez, es un vecino del corredor de la Ruta 3 preocupado por el avance indiscriminado de los loteos y su impacto ambiental. 

“En toda la zona se están abriendo loteos irregulares en los tiran la totalidad de los árboles, subdividen en cuestión de días y venden la posesión de las parcelas como si fueran escrituras. Lo llamativo es que son urbanizaciones que se arman en muy poco tiempo, como si tuvieran luz verde de alguien para hacer cualquier cosa. Yo los llamo ´usurpadores vip´, porque tienen guita para contratar máquinas, abrir calles y lotear rápidamente. Lo grave es que ellos se llevan la plata pero le están generando un problema serio a la Municipalidad, que en término de cinco años tendrá el doble de población que atender mientras que la gente no tendrá ningún papel que acredite la propiedad”, detalló.

Tristeza por el abatimiento de los gigantescos eucaliptos.

“Detrás de este negocio hay cuatro o cinco inmobiliarias de afuera. En Peluffo destruyeron un monte de eucalipto sin que nadie los parara. En Los Pozos había un campito bajo e inundable en el que hasta hace cinco minutos había vacas. De un día para el otro lo lotearon y lo empezaron a vender. En este caso por suerte la Municipalidad intervino e impidió que se siguiera comercializando y estafando a la gente” añadió Diez.

Junto a otros vecinos Diez presentó una nota en el Concejo Deliberante con fotos y datos de estos loteos irregulares, exigiendo un cese inmediato de todos los emprendimientos hasta que se establezcan reglas mínimas. Por ejemplo, que no se pueda comercializar hasta tener la aprobación de Geodesia. La nota sigue en comisiones sin ser tratada.

El planteo de Diez es más profundo y excede el reclamo por la destrucción de los pulmones verdes. Asegura que estos loteos están promoviendo una urbanización acelerada que impactará negativamente sobre las napas por exceso de pozos ciegos, afectará la capacidad del municipio para brindar servicios y hará colapsar el sistema de provisión eléctrica.

A partir de estos reclamos el Ejecutivo estaría trabajando en un decreto que obligue a los desarrolladores a presentar un proyecto de impacto ambiental e hídrico firmado por profesional con incumbencia como condición para la aprobación de los mismos.

EL CASO VILLA GESELL

Villa Gesell tiene una cultura de preservación del árbol, considerado vital para disminuir la evaporación del agua superficial en el suelo arenoso y garantizar la reserva de agua dulce. En ese sentido, desde la década del ´80 la preservación de la topografía y la forestación fueron prioridad del diseño urbano.

El secretario municipal de Planeamiento, Arq. Gerardo Galli, dijo a InfoCañuelas que sin alterar el espíritu original de preservación, los criterios están siendo revisados. “Preservar un árbol añoso no tiene sentido porque todos sabemos el daño que puede generar un árbol de gran porte ante una tormenta. Una política seria debería alentar el sembrado de ejemplares nuevos pero no necesariamente ponerse en defensor de ejemplares antiguos que tienen fecha de defunción”.

Así se llevaban las raíces de los árboles extraídos.

Actualmente se encuentra vigente en Gesell la Ordenanza 2051/06 que prohíbe “talar, abatir, derribar o eliminar” árboles tanto en el frente como en el interior de las parcelas privadas sin autorización previa del municipio. Gracias a esto es común ver emprendimientos comerciales o calles que zigzaguean a través de los pinares, respetando su existencia previa.

Advierte la ordenanza que para la ubicación de cualquier construcción dentro del predio “se deberá tener en cuenta primordialmente la forestación existente” y que “un plano de podrá ser rechazado para su aprobación” cuando el diseño conlleve un abatimiento injustificado de especies arbóreas”. 

Otro artículo indica que las parcelas deberán tener un arbolado mínimo de un ejemplar cada 100 m2; y que se prevé el inicio de acciones penales contra quien retire un ejemplar sin autorización de la autoridad competente.

Cuando el derribo de un árbol sea el último recurso, el propietario será autorizado a la extracción pero en ese caso se le aplicará un coeficiente de reposición que se calcula en base a la antigüedad del árbol, diámetro del tronco y densidad forestal de la parcela.

En virtud de esos parámetros, el propietario deberá comprar en el vivero municipal de Villa Gesell hasta ocho ejemplares por cada ejemplar derribado con dos alternativas: podrá plantarlos en su propia parcela o donarlos al municipio para ser destinados a sitios públicos.

x