24 de julio. Cañuelas, Argentina.

weather 11º

¿Quién era el proveedor de viandas en la Escuela 34 y cuánto paga la Provincia por porción?

La empresa contratada por el municipio tercerizó el servicio en una panadería de Ruta 3. A partir de hoy Gregorio Cocina es el responsable de la provisión.

Tartas que llegaron a la Escuela 34.

Tartas que llegaron a la Escuela 34.

El lunes pasado InfoCañuelas dio a conocer la pésima calidad de las viandas que estaban recibiendo los alumnos de la Escuela 34 del barrio Libertad: sándwiches con una minúscula feta fiambre y pequeñas porciones de tarta a veces quemada y otras veces cruda, prácticamente sin contenido. En una oportunidad dentro de la masa apareció un gancho metálico. 

Ante las falta de controles, esa comida llegó a los pupitres de los chicos que cumplen doble jornada. “Hasta un preso come mejor” fue una de las frases que se viralizó en redes sociales.

Ni bien trascendió la noticia el municipio -a cargo del Servicio Alimentario Escolar (SAE)- suspendió el servicio de esa empresa y rápidamente salió a buscar a un remplazante.

Desde este jueves la provisión de viandas se encuentra a cargo de Gregorio Cocina, el restó de la Ruta 205 que cuenta con un anexo de catering para empresas de la zona.

De acuerdo a las fuentes consultadas por este medio, la calidad de las viandas mejoró sensiblemente. Para el almuerzo de hoy los chicos comenzaron a recibir empanada o tarta (embalada en bandejas selladas); frutas (pera o manzana entera) y una botella de agua mineral de primera marca.

El mismo servicio se hizo extensivo a otras dos escuelas (Nros. 6 y 31) que están en obras y con sus cocinas momentáneamente suspendidas.

Vianda de Gregorio en la Escuela 34.

Vianda y frutas distribuidas hoy.

LAS TARTAS DEL TERROR

La comida suministrada hasta el día lunes (incluyendo las tartas sin contenido) estuvo a cargo de Tux S. A., una empresa que el municipio suele contratar para la provisión de alimentos secos para los comedores y bolsones alimentarios para las familias de bajos recursos.

Tux S. A. es una firma con sede en Avellaneda constituida en 2013 como proveedora de alimentos para las distintas reparticiones del Estado, incluyendo Nación, provincias y municipios. De acuerdo al último informe societario publicado en la Inspección General de Justicia, sus directivos son Gustavo Pablo Dalcero (presidente) y Analía Virginia Chiaborelli (vicepresidenta) en tanto que Roberto Cristian Peduto, Gustavo Héctor Liniers, Mayca Florencia Vicente y Natalia Alejandra Morinigo figuran como directores.

Tux S. A. cobró notoriedad en septiembre del año pasado cuando distribuyó en varios distritos de la zona (Cañuelas, Lobos, Luján, Roque Pérez, Saladillo, etc.) bolsones escolares con un aceite trucho de marca Gourmet que no estaba habilitado por tener un certificado de RNE de otra empresa y un RNPA inexistente. Desde el Consejo Escolar de Lobos, por ejemplo, denunciaron que en el contrato firmado con Tux figuraba aceite de marca Leira, pero sin aviso la empresa entregó el de marca Gourmet con registros falsificados.

Ahora bien, en lugar de buscar proveedores de la zona que pudieran elaborar alimentos, la Municipalidad de Cañuelas contrató el servicio de las viandas con Tux S. A. a sabiendas de que no hace viandas porque se especializa en alimentos secos. ¿Qué sucedió después? Tux subcontrató las viandas en un comercio local y es obvio que cuando más jugadores participan en la cadena, baja la rentabilidad y por lo tanto la calidad.

Un vocero de la empresa con sede en Avellaneda dijo a InfoCañuelas que las tartas y demás alimentos fueron encargados en una panadería del barrio Los Pozos. No recordaba el nombre, pero otras fuentes de la comuna aseguraron que se trata de la panadería La Cofia, ubicada sobre calle Pueyrredón. InfoCañuelas se comunicó con ese comercio donde respondieron que a Tux sólo le venden el pan. Negaron que allí se elaboren tartas.

Más allá de quién sea el autor de esas raciones, lo cierto es que fallaron por completo los controles, tanto de la empresa que tercerizó como de las autoridades educativas y escolares que jamás debieron permitir que esa comida llegara a los alumnos.

Dato al margen, la Provincia asigna $ 205,5 para cada ración de almuerzo por alumno; $ 84,50 para el Desayuno y Merienda Completa (DMC); y $ 3.489,22 para el bolsón alimentario llamado “MESA”. Como se ve, no hay margen para tercerizaciones.

Gregorio cobra $ 550 por cada una de las 720 porciones diarias que le compra el municipio. Teniendo en cuenta que la Provincia sólo aporta 205,50, hay una diferencia de $ 250 mil diarios que salen de las arcas municipales. 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas