21 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather 19º

Rubén Fangio asistió al homenaje a Stirling Moss realizado en Londres

Figuras internacionales del deporte y el espectáculo se dieron cita en el memorial del Campeón sin corona. Video.

Rubén junto a Jackie Stewart y Elliot Moss, el hijo de Stirling. Getty Images.

Rubén junto a Jackie Stewart y Elliot Moss, el hijo de Stirling. Getty Images.

El cañuelense Rubén Fangio, hijo del quíntuple campeón mundial de Fórmula 1, fue uno de los invitados al homenaje realizado en Londres a Stirling Moss a cuatro años de su fallecimiento a la edad de 90 años.

Casi 2.000 personas, incluidos los ex campeones mundiales de Fórmula 1 Jackie Stewart, Nigel Mansell y Damon Hill, se reunieron en la Abadía de Westminster para rendir homenaje al venerado piloto británico.

Entre los entusiastas de automovilismo que asistieron al servicio se encontraban el actor intérprete de Mr. Bean, Rowan Atkinson; el baterista de Pink Floyd, Nick Mason; el presentador del Grand Tour, Richard Hammond; el director del equipo Red Bull, Christian Horner; y el ex jefe del equipo y director general de F1 Ross Brawn, además de varios miembros de la realeza. Sólo una leyenda del automovilismo del calibre de Sir Stirling Moss podría reunir a tantas estrellas en un solo lugar. 

Moss, a pesar de no conseguir nunca el codiciado campeonato mundial de F1, poseía un talento notable que lo diferenciaba de sus compañeros. Su destreza al volante era incomparable, ya que corría sin miedo en una amplia gama de autos, demostrando su versatilidad. 

Su triunfo más celebrado se produjo en la Mille Miglia de 1955, una carrera que exigió resistencia y precisión. A lo largo de más de 1.600 kilómetros por las traicioneras carreteras italianas, Moss demostró su brillantez, manteniendo una asombrosa velocidad media de 157,96 mph. Completó la carrera en la asombrosa cifra de 10 horas, siete minutos y 48 segundos.

 

Rubén se saluda con Jackie Stewart frente a la Abadía. Getty Images.

Rubén se saluda con Jackie Stewart frente a la Abadía. Getty Images.

La ilustre carrera de Moss llegó a su fin el lunes de Pascua de 1962. Sufrió un accidente catastrófico en Goodwood, saliendo de la pista a una velocidad de 160 km. El impacto fue tan grande que Moss tuvo que ser sacado de entre los escombros, con su vida en juego. A pesar de su espíritu indomable, se enfrentó a un difícil camino hacia la recuperación y si bien intentó volver a las pistas, contrariado, a los 32 años puso fin a su carrera.

Enzo Ferrari, el visionario fundador del ilustre imperio automovilístico italiano, proclamó a Moss como el mejor piloto del mundo mientras que el inolvidable Juan Manuel Fangio elogió a Moss como el talento inigualable de su época.
 

 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas