Volver a sección

| Variedades

La heladería Tres Jolie cumple 55 años y lo festeja con nuevos sabores

La clásica heladería de Cañuelas trascendió el medio siglo de actividad. Una historia que comenzó con José Luis Yapur y que continúa su hijo Pablo.

La clásica heladería de Cañuelas trascendió el medio siglo de actividad. Una historia que comenzó con José Luis Yapur y que continúa su hijo Pablo.

La heladería Tres Jolie cumple 55 años y lo festeja con nuevos sabores

 Tres Jolie en 1979 y José Yapur en su primer local.

¿Quién no probó el chocolate amargo, el cremoso dulce de leche o la intensa frutilla al agua, tres de sus gustos distintivos? ¿Quién no se sentó alguna vez en la estrecha doble fila de la vereda para saborear esa felicidad condensada en un cucurucho? La heladería Tres Jolie, uno de los emblemas comerciales de la ciudad, cumple hoy 55 años y la oportunidad es propicia para recordar una historia de esfuerzo y creatividad.

Tres Jolie comenzó a funcionar el 5 de noviembre de 1966 frente a su lugar actual, en la galería de Av. Libertad 555, como bombonería, licorería y heladería. Sus creadores fueron el matrimonio de José Luis Yapur y Lidia Guzzetti. 

En ese año José Luis trabajaba en Mercedes Benz y como muchos cañuelenses de la época tuvo la posibilidad de independizarse y prosperar. 

El comercio fue bautizado Selegustos Tres Jolie (que en francés significa “muy bonita”, “preciosa” o “encantadora”), nombre sugerido por el Dr. Angel Marzetti, intendente de Cañuelas y amigo de la familia Yapur, quien acababa de regresar de un viaje a París. En esa década había un famoso perfume de la casa francesa Tussy que llevaba el mismo nombre. 

Junto con el emprendimiento de Yapur inauguraron otros dos que le dieron forma a la flamante “Galería Libertad”: el bazar “El hogar del plástico”, de Noemí Masciotra de Oppizzi; y el salón de artículos de belleza “Ymel”, de Delfa Petraglia Rojas.

En sus inicios el local de Yapur ofrecía bombones suizos, licores, dulces La Gioconda, la línea de cafés El Cafetal y Helados Noel. La propuesta fue exitosa desde el inicio, sobre todo en el rubro helados, un producto que tenía escasa oferta en la ciudad. Italpizza ya no los vendía y solamente había un local de reventa de Noel, de Pepe Piserá.

Yapur vendía los sabores básicos de Noel y completaba el menú con algunos gustos “exóticos” que traía de la heladería Paola de Temperley, como Crema Málaga, Crema Rusa, Pistacho o Marrón Glacé, los que generaron gran demanda de los consumidores.


Invitados en la inauguración, entre ellos Ángel Marzetti.

Cuentan en la familia Yapur que el proveedor de los vasos térmicos fue quien los incentivó a elaborar su propio helado. Les hizo ver que de esa manera obtendrían una rentabilidad mucho mayor. 

Ese fue el puntapié inicial de la nueva etapa de Tres Jolie como fabricante. La primera máquina de elaboración llegó desde la heladería El Piave de Quilmes. Fue allí donde le recomendaron contactar al maestro Pedro Izquierdo, especialista que le enseñó el oficio a los mejores heladeros del país.

El 30 de noviembre de 1979, gracias a la generosa ayuda de la familia Garzón, que le ofreció un local en alquiler a pagar cuando pudiera y sin firmar ningún papel, José Luis inauguró el nuevo local en su ubicación actual. 


Pablo, su papá y el maestro Izquierdo en 1979.

Dos José, que era un hombre de paladar refinado y obsesivo en la calibración de los sabores, se pasaba horas ensayando mezclas. De esa manera logró diseñar un frutilla al agua potente y un profundo chocolate amargo. Decía que luego de varios intentos fallidos, esa receta se la debía al heladero de una sucursal de Vía Flaminia de Unicenter que le confesó algún secreto de la receta.

Al margen hay un dato que tal vez muchos recuerden: la actual intendente Marisa Fassi tuvo su primer empleo en la heladería de los Yapur cuando trabajó como vendedora en un verano de la década del ´80.

El fundador murió en 2009 y desde entonces su hijo Pablo tomó las riendas del negocio, que continúa con la misma impronta, combinando una carta de sabores tradicionales con otros de “diseño” que imponen los nuevos tiempos, como el “Café Gourmet”.


Pablo y su hija durante un sorteo en 2010. Archivo InfoCañuelas.

Cuando se le pregunta a Pablo cuál es el sabor que lidera el ranking de los más vendidos, no lo duda: el dulce de leche, simple o granizado, seguido por frutilla, chocolate, limón y el Tres Jolie con bombones.

Para celebrar las bodas de esmeralda Pablo incluyó dos nuevos sabores irresistibles para los fanáticos de las cremas: Chocotorta y Snicker, una combinación de crema de maní con chocolate rayado, dulce de leche y maní tostado.

El helado es uno de esos amores de nuestra infancia que perdura para toda la vida. Con 55 años de actividad ininterrumpida Tres Jolie ya es un ícono de Cañuelas que enamoró a varias generaciones.

Germán Hergenrether