Volver a sección

| Turismo

El centro de paramotores La Búsqueda se instaló en Uribelarrea

El emprendimiento funciona en un campo con acceso desde la Av. Crotto. Abierto al turismo que quiera realizar vuelos de bautismo o presenciar la actividad. Fotogalería.

El emprendimiento funciona en un campo con acceso desde la Av. Crotto. Abierto al turismo que quiera realizar vuelos de bautismo o presenciar la actividad. Fotogalería.

1 / 10

1 / 10

2 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

2 / 10

3 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

3 / 10

4 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

4 / 10

5 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

5 / 10

6 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

6 / 10

7 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

7 / 10

8 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

8 / 10

9 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

9 / 10

10 / 10

Centro de Paramotores La Búsqueda.

10 / 10

El pueblo turístico de Uribelarrea acaba de sumar una interesante actividad a su abanico de propuestas: la escuela de paramotores y centro de vuelo La Búsqueda dirigida por Marcelo Toledo, un piloto con casi 30 años de experiencia en la disciplina.

Hasta 2018 La Búsqueda funcionó en distintos puntos de Cañuelas (la última ubicación fue un campo situado en el km. 61 de la Autopista Ezeiza-Cañuelas). Luego de un breve período en la Ruta 2, el domingo Día de la Madre inició una nueva etapa en un predio ubicado sobre la avenida de ingreso a Uribelarrea, a mil metros de la Ruta 205 y a unos 250 metros detrás del nuevo restó Los Charritos.

Allí funciona los sábados, domingos y feriados, con ingreso sin cargo. Los visitantes pueden contratar algún vuelo bautismo en paratrike (parapente con motor, hélice y carro biplaza) o simplemente llevar mate y reposeras para observar los despegues y aterrizajes de los aparatos con sus coloridas velas en un entorno de puro campo.

Toledo preparándose para el despegue del paratrike.

Con una duración de aproximadamente media hora, los vuelos se extienden hacia el área rural en dirección a Lobos, lo que permite observar arroyos, sembradíos, la laguna Culú Culú con sus espléndidas puestas de sol y la rica fauna de aves.

Los vuelos están sujetos a las condiciones climáticas. En verano, debido a la intensidad del sol, se realizan a partir de las 4 de la tarde; mientras que en otoño o primavera pueden comenzar antes.

Durante la semana La Búsqueda también abre para los alumnos que realizan las clases de pilotaje de paramotor o paratrike.

El lugar es un campo despejado por lo que se recomienda llevar repelente, protector solar y gorra o sombrero para protegerse del sol. En la entrada funciona el nuevo restó Los Charritos, especializado en pastas caseras.

Se puede volar o presenciar la actividad.

SISTEMAS DE VUELO

Mientras que el parapente se basa en una vela que flota aprovechando la masa de aire, el paramotor (parapente motorizado) y el paratrike (parapente motorizado biplaza) no necesitan de viento ni de corrientes térmicas para permanecer en vuelo, ya que la vela cuenta con un motor y hélice. Esto le otorga una importante autonomía para direccionar los vuelos y su altura.

El asiento del carro biplaza que lleva al pasajero no tiene habitáculo por lo que se logra una vista increíble y directa del paisaje, con la indescriptible sensación del aire acariciando el rostro.

Es una actividad placentera y apta para cualquier edad, al punto que en 2014 Toledo llevó en su paratrike a una mujer de 91 años que cumplió su postergado sueño de volar.

Para más datos, ingresar al sitio web de La Búsqueda, www.paramotorlabusqueda.com.ar.

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos

x