Volver a sección

Turismo

Alas para volar sobre Cañuelas

El centro de paramotores y paratrikes La Búsqueda se instaló en un predio de la Autopista, donde se puede realizar paseos o tomar clases de vuelo. Conocé los detalles de este fascinante deporte coordinado por el experimentado Marcelo Toledo.

1 / 20

El paratrike carreteando para el despegue.

1 / 20

La Búsqueda –uno de los tres centros de paratrike que existen en la Provincia de Buenos Aires– comenzó a funcionar en un predio del km. 61 de la Autopista, a sólo tres kilómetros de la ciudad de Cañuelas y a 60 de Buenos Aires. Luego de tres años en el kilómetro 87 de la ruta 3, el emprendimiento regresó al mismo campo donde operó entre 2006 y 2010.

En un espacio llano de 3,5 hectáreas, el instructor y piloto Marcelo Toledo, pionero de la actividad en la Argentina, brinda clases de paramotor y ofrece la posibilidad de realizar vuelos bautismo en paratrike disfrutando el verde paisaje cañuelense.

Para quienes no estén habituados a este deporte, el paramotor es un parapente combinado con un motor acoplado a una suerte de “mochila” ajustada a los hombros del piloto; mientras que el paratrike es una pequeña armazón biplaza equipada con butacas y ruedas. 

La ausencia de cabina brinda una visibilidad perfecta desde el aire y un contacto directo con el ambiente. Lo más parecido a planear como un pájaro.

La seguridad es uno de los factores fundamentales en este deporte. En ese sentido, La Búsqueda cuenta con habilitación de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y de la Fuerza Aérea Argentina para operar en un radio de 2,5 millas náuticas y 2 mil pies de altura (660 metros). Ese permiso garantiza que dentro de la zona de vuelos nos habrá ingreso de otras aeronaves comerciales.

Quienes deseen aprender a volar deben completar una instrucción de 40 horas repartidas en 8 a 12 clases en un período máximo de 90 días. El curso, que tiene un costo de aproximadamente 6.800 pesos, incluye manejo de paramotor o paratrike, nociones de seguridad y conocimientos de meteorología adaptados a este deporte.

Los vuelos de bautismo, con una duración de aproximadamente 20 minutos, tienen un costo de $ 600. El pasajero va protegido con cinturones de seguridad, casco e intercomunicado por radio con el piloto.

La Búsqueda funciona de lunes a domingo. Las actividades dependen de las condiciones meteorológicas: se vuela sólo con luz, en condiciones óptimas de visibilidad y con vientos que no superen los 17 km. por hora.

Con Marcelo colaboran su mujer, Verónica, y su hijo Mauro, de 13 años, quien comenzó a volar en paramotor a los 11, transformándose en el piloto más joven del mundo.

EL PARATRIKE MADE IN ARGENTINA

Se estima que en la Argentina hay 1.100 pilotos de parapente, 700 de paramotor y sólo 250 de paratrike. Uno de ellos es Marcelo Toledo, quien vuela en estos dispositivos desde su adolescencia.

Toledo, de 50 años, es técnico electromecánico. Aprovechando sus conocimientos industriales comenzó a fabricar sus propios paratrikes, siguiendo el modelo de XCitor, el aparato insingnia diseñado por la empresa alemana Fresh Breeze, valuado en unos 17.000 Euros.

El paratrike que Toledo utiliza en el campo de Cañuelas lleva un motor Rotax austríaco, estructura de cromo, ruedas aeronáuticas, luces de navegación, suspensión de zicral (una aleación de aluminio y zinc altamente flexible y resistente), un ala que puede soportar 400 kilos y paracaídas de emergencia. Toda la estructura pesa sólo 137 kilos sin ocupantes.

La pequeña aeronave desarrolla una velocidad de entre 65 y 85 kilómetros, funciona con nafta súper aditivada y tiene una autonomía de 250 kilómetros. Su potente motor le permite despegar en menos de 10 metros.

CÓMO LLEGAR

La Búsqueda se encuentra en el Km. 61 de la Autopista Ezeiza-Cañuelas (en el tramo de carril simple, mano Cañuelas-Capital, a 1,5 kilómetros de la rotonda). Coordenadas GPS: 35°00´ 31,42´´ S / 58°,43´ 37,35´´ O

Contacto: Cel. (011) 15 6092 0495. Nextel 568*6876 

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos