Volver a sección

| Policiales

La familia del chofer que murió en Ruta 6 aguarda que la justicia autorice el traslado del cuerpo

El extravío de los documentos habría demorado el trámite. Se cree que sufrió un infarto.

El extravío de los documentos habría demorado el trámite. Se cree que sufrió un infarto.

La familia del chofer que murió en Ruta 6 aguarda que la justicia autorice el traslado del cuerpo

 Agustín Voss tenía 49 años. Foto familiar.

A casi cinco días del terrible accidente que le costó la vida al camionero cordobés Agustín Voss, su familia aún no pudo darle sepultura. Luego de la autopsia realizada en la ciudad de La Plata el cuerpo permanece en una funeraria a la espera de la orden judicial que autorice el traslado a su provincia.

Voss murió en la madrugada del 25 de marzo a las 4.30 al volcar el camión Mercedes Benz que conducía desde Río Tercero hacia el Parque Industrial de Canning, transportando 24.400 litros de ácido muriático. 

Todavía no está claro si falleció por efecto del vuelco al quedar atrapado en el habitáculo o si resultó afectado por los vapores tóxicos de la cisterna. En las últimas horas trascendió que habría sufrido un paro cardíaco lo que explicaría el brusco desvío del camión hacia el boulevard central. Personal médico que lo asistió relató que tenía el pecho morado, un signo habitual en las cardiopatías. Resta conocer el informe forense para tener más precisiones.

A todo esto se sumó un inexplicable incidente: los socorristas habrían olvidado o extraviado la documentación personal del chofer en el lugar del accidente, tanto es así que en el acta de defunción fue anotado como NN, lo que seguramente demoró todo el trámite judicial de traslado.

El sábado a las 9 de la mañana, dos horas después de que se rehabilitara el tránsito en la Ruta 6, Pablo Manuel Gonçalves, quien se dirigía a un campo cercano al Parque Industrial Cañuelas, encontró la documentación en la banquina, junto con un termo y unos anteojos del conductor. Este martes esta persona se comunicó con InfoCañuelas y gracias a la publicación del hallazgo se pudo hacer un puente con la esposa de Voss, Roxana González. La mujer ya se comunicó con Gonçalves, quien mañana le enviará los documentos por correo.

“Todavía no me han entregado el cuerpo. Tuve que hacerle un escrito al juez pidiendo el traslado. Dicen que el extravío de la documentación no tiene nada que ver, pero no sé... Recién mañana me van a decir si lo podemos trasladar o no. Para mi familia, para nuestros hijos, esto es desesperante”, contó Roxana, quien debe prolongar el dolor durante días debido a los vaivenes de la burocracia.

Roxana y Agustín estaban casados desde hacía 30 años. Formaron un matrimonio cuando tenían apenas 20 años y conformaron una familia con cuatro hijos que hoy tienen 27, 24, 18 y 14 años.


Luego del vuelco la cisterna emitía vapores tóxicos.

La mujer, que es maestra jardinera en Córdoba Capital, contó que su esposo comenzó a trabajar como camionero hace 15 años y que desde hace diez se dedicaba al transporte de cargas peligrosas. Hace apenas tres meses comenzó a trabajar para Servipaís, la empresa a la que pertenece el camión Mercedes Benz siniestrado.

Agregó que su esposo solía hacer viajes largos por todo el país y que en algunas oportunidades se ausentaba por una semana. “Cuando volvía a veces estaba muy cansado por la exigencia de este trabajo, tanto que ni comía para tratar de dormir, aunque también quería compartir el tiempo con nuestros hijos”.

Sobre el día del accidente, explica que se enteró al mediodía (ocho horas después de que ocurriera). “Unos parientes que vieron la noticia sospecharon que era él pero no me lo quisieron decir para no afectarme. Varias personas me preguntaron por él durante la mañana y empecé a sospechar. A la empresa no pude llamar porque hacía poco que él trabajaba ahí y yo no tenía ni el teléfono. Nadie me llamó para darme la noticia, ni la policía, ni la empresa, nadie. Me comuniqué con el gremio de camioneros y luego de hacer algunas averiguaciones ellos me confirmaron que el del accidente era mi marido”.

En los últimos años la familia Voss se mudó a la ciudad capital, instalándose en una casa que comenzaron a pagar con un crédito. A la inmensa tristeza de Roxana por la pérdida de su esposo y padre de sus hijos se suma la incertidumbre del futuro económico. “La cuota de la casa es alta, en lo inmediato nos vamos a poder arreglar con mi sueldo, pero sé que se vienen tiempos difíciles”.