Volver a sección

| Información general

Sin control: Un auto mal estacionado generó problemas frente al BIND

Es habitual que no se respete el espacio destinado al camión de caudales.

Es habitual que no se respete el espacio destinado al camión de caudales.

Sin control: Un auto mal estacionado generó problemas frente al BIND

 Viernes al mediodía.

Viernes 21 de febrero entre las 12 y las 13 hs. Un conductor dejó su auto (un Renault Sandero rojo) sobre la calle San Martín, frente al Banco Industrial, haciendo caso omiso de la línea amarilla y del cartel que prohíbe estacionar.

Pasado el mediodía un camión de caudales no puso hacer uso de ese espacio por lo que tuvo que estacionar en la esquina causando un gran embotellamiento de tránsito como consecuencia del Renault mal estacionado.

Es de destacar que durante todo el incidente no se presentó ningún inspector de tránsito para ordenar la circulación.

Un vocero del banco consultado por InfoCañuelas señaló que en forma permanente se producen abusos por parte de ciudadano que no cumplen con las normas básicas del tránsito.

“Todo el tiempo tenemos que dar aviso a los que estacionan los autos sobre la línea amarilla o los que dejan bicis y motos sobre la vereda, incluso obstaculizando la bajada de discapacitados. El personal policial que tenemos en la sucursal nos es de gran ayuda, pero no es su función controlar lo que sucede en la calle. Tiene que haber personal de tránsito recorriendo la zona”.

21 de febrero al mediodía.

Esta situación que se observa en la calle San Martín esq. Rivadavia se repite en todo el microcentro, donde es raro ver inspectores de tránsito previniendo o labrando infracciones.

Hace exactamente 11 años, en febrero de 2009, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad la ordenanza de implementación del estacionamiento medido en el perímetro comprendido por las calles Basavilbaso, Lara, Rivadavia y 25 de Mayo. Se creía que esta medida impulsada por el concejal Fabián Pedutto contribuiría fuertemente a ordenar el tránsito en el sector más saturado de la ciudad, generando además una fuente de financiamiento para el Hospital Marzetti.

Un año después, en enero de 2010, se firmó el contrato con la empresa prestadora Elinpar S. A. pero el sistema jamás se puso en práctica.

x