19 de mayo. Cañuelas, Argentina.

weather

Hospital Cuenca: el calvario de las familias que deben retirar el cuerpo de un ser querido

Por razones burocráticas la entrega de cadáveres se demora hasta siete días.

La muerte de un ser querido ya es un drama en sí mismo. Si se agregan problemas burocráticos, internas entre organismos de salud, pedidos injustificados de documentación y hasta caprichos de algún profesional, el sufrimiento se multiplica.

Es lo que viene sucediendo desde hace tiempo en el Hospital Cuenca Alta “Néstor Kirchner” de Cañuelas, donde se producen demoras de hasta siete días en la entrega de cadáveres cuando por distintas razones (accidentes, muertes de origen dudoso, etc.) se requiere una autopsia. Tanto las morgueras como la policía y otros organismos del Estado afirman que el Cuenca “es el único lugar donde tenemos problemas”. 

El 19 de febrero murió un hombre de Marcos Paz por las secuelas de un accidente. En un principio el médico interviniente no quiso firmar el certificado de defunción alegando que era necesaria la intervención judicial. A los cinco días cambió de opinión y decidió entregar el cuerpo sin autopsia, pero confeccionó mal el certificado médico (por la forma en que estaba redactado requería la intervención policial y la defunción no se podía asentar en el Registro Civil), lo que demoró dos días más la entrega del óbito a la familia.

El martes 21 de marzo a las 6.30 murió en el mismo centro el vecino de Uribelarrea Pío Héctor Gegene, de 73 años, quien el día anterior estuvo doce horas internado en el Hospital Ángel Marzetti con un cuadro de fiebre alta, dolor en piernas y brazos y dolor abdominal. Dado que hay una sospecha de mala praxis por el tratamiento que recibió en el hospital municipal (al parecer fue mal entubado y por error le insuflaron oxígeno en el aparato digestivo) el médico interviniente del Cuenca tampoco quiso firmar el certificado de defunción sin autopsia previa. Por eso recién el jueves a las 21 hs. (60 horas después del deceso) la morgue de la ciudad de La Plata pudo retirar el cuerpo que este viernes sería devuelto a la familia para su inhumación.

Si la causa de muerte no estaba clara, en el certificado de defunción de Gegene se podría haber consignado “causa desconocida” y luego, si eventualmente la familia decide iniciar acciones legales contra el Marzetti, un juez podría solicitar la autopsia, pero los profesionales del Cuenca se empecinaron en exigirla antes, aún en contra del deseo de los 12 hijos del paciente, que querían enterrarlo de inmediato.

Entre el martes y jueves se sucedieron incontables reclamos de esta familia ante la Fiscalía 1, el Destacamento de Alejandro Petión y la Comisaría 1ra. entre otros organismos. El miércoles, en medio de todos esos trámites, el Hospital Cuenca le entregó por error a la policía la historia clínica de otro paciente, lo que provocó más demoras en el proceso.

En forma unánime las quejas apuntan contra el Dr. Jorge Lucero, el jefe de Medicina Legal del Hospital Cuenca, a quien señalan como responsable de montar un engorroso cepo burocrático. Los reclamos hacia él no son nuevos: en 2021 este profesional denunció amenazas contra una familia de Marcos Paz que protagonizó un altercado, precisamente por las demoras en la entrega de un cuerpo. Por el alboroto que se armó concurrió la policía y se inició una causa penal ante la UFI 2.

“Lo que argumentan en el Cuenca es que el Ministerio de Salud sacó una resolución que dice que para entregar historias clínicas de un fallecido, el pedido tiene que estar firmado por un juez de Garantías. En Cañuelas eso es impracticable porque el juez no está los fines de semana y entre semana su horario es limitado. En el caso de Gegene eso se pudo salvar porque por suerte la gente de la Fiscalía 1 le puso onda y el pedido lo firmaron ellos” dijo a InfoCañuelas una fuente con conocimiento del tema.

“Para al Hospital Cuenca todo es sospechoso. Hace poco atendieron a un hombre que se había caído de la bicicleta al pasar sobre un pavimento con verdín. Los del Cuenca querían hacer una denuncia penal porque consideraban que el hombre podría haber sido empujado por alguien, cuando en realidad el paciente les decía que no, que simplemente se había caído” agregó la fuente.

“Es un hospital con tecnología de punta y una excelente atención profesional, pero en el aspecto humano, a algunos médicos de ahí no les importa nada; se creen que están en un hospital de Nueva York”, ironizó otra persona que conoce la parva de trámites.

A todo esto se suma una especie de encono que existiría entre algunos profesionales del Cuenca con sus colegas del Marzetti.

Como sea, urge que se reúnan las autoridades de los dos hospitales, algún referente del Ministerio de Salud, el juez de Garantías, la policía y las fiscalías para coordinar un protocolo de intervención rápida en el caso de muertes que requieran autopsia. De lo contrario los familiares de los muertos seguirán siendo rehenes de la burocracia, la desidia y la incomunicación de estos organismos públicos.
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas