Volver a sección

Información general

El juez Rizzo denegó las detenciones de Soares Costa y Alves

Es la falsa médica brasileña y un compañero acusado de encubrirla. Fabiana Pereyra pidió declarar en la causa por Malversación de fondos.

 Alves y Soares Costa, estudiantes en Morón. Archivo.

Thais Soares Costa, la falsa médica brasileña que durante siete meses atendió en la Unidad Sanitaria de Máximo Paz usando la identidad de Sonia Banhuki, no será detenida por el momento. El juez de Garantías Martín Miguel Rizzo denegó el pedido de detención impulsado el viernes 3 de agosto por la titular de la Fiscalía 2, Norma Pippo.

Soares Costa está acusada de "Uso de documento falso", "Usurpación de títulos y honores" y "Ejercicio ilegal de la medicina". A diferencia de lo ocurrido con Nori, hasta el momento no han aparecido denuncias de mala praxis contra ella.

De acuerdo a los trascendidos, el juez argumentó que Soares Costa "se encuentra a derecho" y que presentó un abogado defensor por lo que no existe riesgo de fuga.

Con el mismo argumento Rizzo denegó la detención de Renné Alves, también brasileño, egresado la Universidad de Morón. Se lo acusa de encubrir a Soares Costa y a Felipe Nori, con quienes estudió y compartió jornadas de trabajo en Cañuelas sin informar a las autoridades que no tenían título y usaban identidad falsa.

Soares Costa y Alves podrían ser citados por la UFI 2 en el transcurso de esta semana para prestar declaración indagatoria.

Con el caso de Nori, alojado en el Destacamento de Alejandro Petión desde el 1 de agosto, el juez Rizzo parece haber seguido un criterio distinto. El joven estudiante de medicina también presentó abogados y expresó su intención de declarar; sin embargo fue detenido.

FABIANA PEREYRA QUIERE DECLARAR

En paralelo, la Fiscalía 2 lleva adelante una causa por Malversación de Caudales Públicos (IPP 2732/18) que originó el allanamiento a la Municipalidad de Cañuelas y Hospital Marzetti en la tarde del lunes 6.

En las últimas horas, a través de su abogada Mariela Aristegui, Pereyra pidió declarar espontáneamente en el expediente. La coordinadora de Guardias del Marzetti quedó en la mira de la justicia cuando los informes bancarios solicitados al Bapro, sucursal Cañuelas, revelaron transferencias desde las cuentas sueldo de los falsos médicos a su cuenta personal.