Volver a sección

| Cultura y eventos

Una docena de preguntas a Juan Manuel Rizzi, director de la Biblioteca Sarmiento

El destino del libro, el futuro de las bibliotecas populares y los autores de Cañuelas ineludibles, algunos temas que desarrolla en este encuentro con InfoCañuelas.

El destino del libro, el futuro de las bibliotecas populares y los autores de Cañuelas ineludibles, algunos temas que desarrolla en este encuentro con InfoCañuelas.

Una docena de preguntas a Juan Manuel Rizzi, director de la Biblioteca Sarmiento

 Juan Manuel Rizzi.

Junio nos trae el Día del libro. Qué mejor para este mes y para ese día que una docena de preguntas a Juan Manuel Rizzi, Director de la Biblioteca Sarmiento desde el año 2012, el quinto en la historia de la Institución tras Carlos Vega, Blanca Ana Iribarne, María Lydia Torti y Julieta Biato. Juan Tiene 42 años, es Profesor de Filosofía (Universidad del Salvador) y está cursando las últimas materias de la Licenciatura en Filosofía. Además, coordina el Taller de Lectura (virtual ahora) del Instituto Cultural Cañuelas.

1. —Por favor, Juan, inventame unos títulos de libros que te gustaría que ahora se estén escribiendo en Cañuelas y aclarame (si el título no fuera suficiente para entender) de qué género o tema van. Tres o cuatro. Los que quieras.
—Un largo comentario (desde lo académico y bien escrito, que yo no podría hacer) al libro documental de Lucio García Ledesma sobre la historia de Cañuelas. Otro, seguramente colaboración de varios autores y periodistas locales, tratando de escribir una historia del siglo XX. Y la historia de la literatura en Cañuelas, no sólo como catálogo o lista de libros; pensar en los verdaderos aportes y las relaciones.

2. —Alguien entra a la Biblioteca, digamos una joven a quien nunca habías visto, que recién se instala en la ciudad, y te dice que quiere leer  sobre la historia, la cultura, la producción de Cañuelas. ¿Qué tres o cuatro libros le recomendarías, como para empezar a leer? 
—Primero debería conocerla. Siempre recomiendo los mismos, no hay otros, me manejo bien en la escasez. Bases documentales para la Historia de Cañuelas de Lucio V. García Ledesma, Antiguas crónicas cañuelenses o Costumbres cañuelenses de María Lydia Torti y alguno del arquitecto Carlos Moreno. Más una enciclopedia de pueblos de un diario nacional cuyo nombre no quiero acordarme.

3. —Si tuvieras que salvar del fuego, ahora, en este preciso instante, algunos libros (de 5 a 10, digamos) de la Biblioteca Sarmiento (no pienses mucho porque el fuego avanza rápido), ¿cuáles serían? ¿Por qué esa elección? 
—En este momento pienso en la primera edición de El juguete rabioso de Roberto Arlt, las primeras ediciones de Evaristo Carriego y El idioma de los argentinos de Jorge Luis Borges, que no son las únicas que hay. El libro más antiguo de la Biblioteca ingresó hace dos años, es de 1789, año de la Revolución Francesa, La Poética de Ignacio de Luzán, un español neoclásico del siglo XVIII. Ese mueble que también tiene las bibliotecas de Carlos Vega y Guillermo Etchebehere habría que salvarlo todo. Arriesgaría ir por el matafuego. 

4. —¿Será cierto que la gente lee poco? ¿Sentís que libros y bibliotecas pronto serán historia? 


5. —La joven de la pregunta 2 vuelve después de unos meses, y quiere leer novelas de escritoras/es actuales, argentinas/os. ¿Tenés? ¿Algunas? ¿Muchas? ¿Casi todas?
—A esta altura la conozco un poco, tiene 21 años y ya leyó varias sagas juveniles (existentes también en la Biblioteca); está en condiciones de empezar con literatura. Lo actual debe empezar en el siglo XX. (Cansada de la extensión, Dostoievski no le voy a recomendar). ¿Argentinos y argentinas? Eduarda Mansilla, Arlt, Bioy Casares, Sara Gallardo, Borges, Dolina, Puig, Cortázar, Filloy. No los conoce o sólo de nombre, no la convenzo. Se lleva una novela de una autora que una amiga le recomendó, casualmente Premio Clarín. 

6. —¿En qué te gustaría que te pudieran dar una mano en la Biblioteca la gente o empresas de Cañuelas? Hacé de cuenta que están justo ahora leyendo tu respuesta.
—A la gente, que se asocie, retire libros y participe de las actividades que, aun en esta situación difícil, pensamos y sumaremos este año. A las empresas…a las empresas les diría lo mismo, y les dejaría mi teléfono.

7. —Te llegan unos $57.500 para comprar libros para la Biblio. ¿Cómo hacés para elegirlos? ¿Te las arreglás solo? ¿Consultás con alguien?
—Hace rato que no contamos con ese dinero para comprar libros, sí para otras cosas (como el reciente subsidio provincial de emergencia con el que ya pagamos deudas y estamos haciendo algunos arreglos). Para comprar libros es fundamental el contacto con la gente y el conocimiento del material existente, después está la parte que se disfruta, la compra libre y azarosa. Normalmente compramos en la Feria del Libro con el 50% de descuento que provee CONABIP, es decir un tiempo limitado dentro de un catálogo limitado. Andando el tiempo y el trabajo uno descubre que cada biblioteca es única, pide libros distintos y que, por tanto, brilla y es bonita en su incompletitud.

8. —La flaca de las preguntas 2 y 5 te devuelve los libros que le pasaste, agradecida, y te dice que sabe que vos escribís y te pregunta que qué escribiste. “¡Eh!, le decís, ¿cómo sabías?”. Y después le respondés. ¿Qué le respondés?
—La viuda de los jueves de Claudia Piñeiro le encantó, quiere otros libros de la autora. Sobre Ficciones de Borges me dice que no era una novela y que no entendió los personajes Pierre Menard y Funes. Le respondo que yo nunca dije que era una novela, y que sugerí, ambiguamente, que no lo llevara. Respecto a que escribo “sí, poesía, pero, la verdad… en general otras cosas”. Miento y le digo que no tengo ningún libro mío para darle.

9. —Quiero poner acá tres imágenes de tapas de libros, de libros que sean libros que te gustan mucho, muchísimo, de la literatura mundial. ¿Me las pasás? 

10. —El novio de la chica de las preguntas 2, 5 y 8 se aparece por la Biblioteca un viernes por la tarde. Te mira serio, pero es porque él es así. Y después te pregunta por escritores de Cañuelas, y en particular por uno que ya no vive, que era medio filósofo y que editó por su cuenta uno o dos libros sobre filosofía y ciencia, según cree recordar. ¿Lo tenés a ese escritor? ¿Podés ayudarlo al flaco? ¿Qué le decís?
—Debe estar hablando de Godofredo Cariola (1925-2016), y ya empiezo a reír. Fue no sólo el primer filósofo de Cañuelas sino también el primer punk (o un filósofo cínico, que resume ambos). Yo lo descubrí un poco tarde, ya había pasado sus ochenta años. En 1977 editó por su cuenta y bajo seudónimo El enigma de la relatividad libro que explora las paradojas filosóficas, éticas y estéticas a partir del cambio de paradigma científico desde Einstein. No había ambiente cultural para él en Cañuelas, tuvimos que improvisarlo. Ahí queda en libro la recopilación de ensayos que hicimos con la Biblioteca en 2013, Los mitos y la realidad, con sus últimos inéditos.

11. —Un abuelo (70 años) y su nieto (15 años) te piden consejo. Nunca leyeron ficción. Nada: ni poesía, ni cuento, ni novela. Nada. Eso sí, les gustan las películas de acción y de aventuras, y las de suspenso. ¿Qué les recomendarías para leer a cada uno de ellos? 
—Al abuelo le doy Costa ardiente de Wilbur Smith; al nieto una antología de los cuentos de Poe.

12. —Pensá en escritoras/es cañuelenses que ya fallecieron. ¿Quién/quiénes son los primeros que se te vienen a la mente? ¿Por?   
—Ya los nombré: Carlos Vega y Guillermo Etchebehere. Hay muchas razones, personales y que ambos estuvieron relacionados con la Biblioteca (Carlos Vega fue fundador y primer director). Pero las razones principales no me necesitan a mí. Carlos Vega fue el primer cañuelense en salir de su pueblo con su literatura, y además con Cañuelas como escenario y fondo vivo, luego sus trabajos musicológicos lo hicieron a América y el mundo. Guillermo Etchebehere, cuyos caracteres personales eran mucho más íntimos y concentrados, creó una poesía con la marca de su generación, la del 40, pero que por sus motivos y profundidad la trasciende y también sublimando el paisaje de su pueblo. Etchebehere por su poemario La semilla del viento ganó el Primer Premio de Literatura Ciudad de Buenos Aires en 1948, por el que en otras oportunidades compitieron los nombrados Roberto Arlt —nunca lo pudo ganar— y Jorge Luis Borges. Siendo antiperonista, Etchebehere recibe ese premio de manos de Leopoldo Marechal, adherente al primer gobierno de Juan Domingo Perón y quien reescribe y representa su obra de teatro Antígona Vélez por pedido de Evita.

INFO DE LA BIBLIO

Juan es uno de los bibliotecarios de la Sarmiento desde el año 2006, entonces acompañado por Malena Reimer, luego por Débora Uño, Nicolás Cornador, Belén Ruhl, Fernando Farías, de acuerdo a los años. Director de la Biblioteca desde el año 2012.

Asociación a la Biblioteca: $50 por mes Socio Individual; $70 por el Socio Familiar. Horarios de atención: lunes a viernes de 16 a 20 h.(hasta las 19 h durante la Fase 2 de la pandemia), martes y jueves de 9.30 a 12.30 h.

En este momento funcionan sólo dos talleres: Alemán (presencial), Literario en Narrativa (virtual). Se acaba de lanzar un nuevo ciclo de talleres de próximo inicio, con propuestas tan ricas y diversas como chino (mandarín), inglés, francés, alemán, cocina para niños, arte y literatura para niños, narrativa, alfabetización digital y apoyo escolar .

CONTACTO Y REDES

Blog / Facebook / Facebook / Instagram / Mail: bibliotecapopulardfsarmiento@hotmail.com

Taller (virtual al presente) de Lectura del Instituto Cultural Cañuelas, que en este momento se encuentra en el ciclo de Novela argentina del siglo XX. Acceso a encuentros anteriores y agenda próxima: www.adartix.com/tdl/

Hace cinco meses, con amigos y amigas, Juan creó una página cultural de la región: www.lacacia.com.ar

Fabián Rossini.

x