14 de abril. Cañuelas, Argentina.

weather 18º

Murió don Roberto Ponce, el fundador de la reconocida marca de chacinados

Falleció esta madrugada en su hogar. Tenía 83 años.

Roberto Ponce. Foto: Cimadevilla/Arsuaga.

Roberto Ponce. Foto: Cimadevilla/Arsuaga.

Roberto Ponce, integrante de una apreciada familia de Cañuelas y fundador de la icónica fábrica de chacinados, murió esta madrugada en su hogar del camino del ´72 como consecuencia de un paro cardíaco. Tenía 83 años.

Su muerte fue totalmente inesperada porque más allá de su edad avanzada, se encontraba bien de salud y nada hacía presagiar este final. “Se acostó anoche y siguió su sueño. Nunca despertó” describió un familiar.

El velatorio se llevará a cabo este domingo de 17 a 22 hs. en Cochería Rodríguez de Cañuelas (calle Rivadavia Nro. 134).

Don Roberto nació en General Las Heras el 13 de septiembre de 1940. A los 2 años se estableció en la zona rural ubicaba entre Gobernador Udaondo y la ciudad de Cañuelas. 

A los 26 años se casó con la maestra Azucena Irma Sevani, con quien compartió toda la vida. En 2023 organizó una fiesta en su campo para celebra los 80 años de su esposa. Allí estuvieron familiares, vecinos y amigos del matrimonio. 

Roberto trabajó en el tambo familiar hasta los 30 años. Luego realzó diversas tareas rurales: fue alambrador, cosechador de maíz y tractorista. A principios de la década del 70 se dedicó a la venta de lechones.

Roberto y su esposa Azucena. Foto: Florencia Arsuaga.

Su incursión en la industria del chacinado fue totalmente casual. “Un día estaba cargando maíz y pasa una chancha del vecino, un tal Garmendia. Le digo ´Qué linda está esa chancha´ y me dice ´Se la vendo´. Le dije que no, que acabada de carnear para la familia. Me insiste y me dice ´Se la vendo, hágala chorizos y véndalos´”, contaba cuando le preguntaban sobre el inicio de su emporio.

Fue así como en los albores de 1973, siguiendo la receta de su padre, fabricó los primeros embutidos destinados a la venta. Cargó unos 60 kilos de chorizo en rueda en la caja de su camioneta, recorrió el centro de Cañuelas y para su sorpresa, los vendió a todos rápidamente, marcado el inicio de una empresa familiar que lleva medio siglo.

Ponce y familia en plena faena. Foto: Guillermo Cimadevilla.

Esos comienzos eran tiempos de elaboración informal, con los cerdos colgados de los árboles. Un hecho importante ocurrió en 1999, cuando llegó la electricidad al campo, lo que permitió mejorar la refrigeración y aumentar la escala. En 2003 inauguró el primer local de venta al público, en Lara y 9 de Julio.

El emprendimiento de Don Roberto hoy continuado por sus hijos Germán, Javier y Silvina se ha transformado en una empresa que sin abandonar el criterio de elaboración artesanal, extendió su distribución en toda la provincia de Buenos Aires. 

La empresa sigue con la impronta del fundador, un hombre que es símbolo de la concreción de un proyecto a través del esfuerzo familiar, la perseverancia y el trabajo.

Los hermanos Ponce en un evento familiar. Archivo.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas