Volver a sección

| Cultura y eventos

La NASA subsidia con 750 mil dólares una investigación del argentino Pablo de León

Ganó una subvención para el diseño de un nuevo traje espacial de alta resistencia confeccionado con materiales obtenidos a través de impresión 3D.

Ganó una subvención para el diseño de un nuevo traje espacial de alta resistencia confeccionado con materiales obtenidos a través de impresión 3D.

La NASA subsidia con 750 mil dólares una investigación del argentino Pablo de León

 De León en su laboratorio. Foto: UND.

El experto espacial argentino Pablo de León ganó una subvención de la NASA, de 750mil dólares, para el diseño y fabricación de los trajes espaciales del futuro. Se trata de un nuevo diseño obtenido mediante impresión 3D avanzada y que podría cambiar el paradigma en materia de exploración espacial tripulada extendida.

De León -nacido en Cañuelas en 1964- está a cargo del Departamento de Estudios Espaciales, es director del Laboratorio de Vuelos Espaciales Tripulados de la Universidad de North Dakota (UND) y estará al frente de esta investigación por los próximos tres años.

“Un traje es una nave espacial en miniatura, ya que debe contener todos los sistemas y soportes vitales para los astronautas. Hoy, nuestros astronautas hacen base en la Estación Espacial, pero en virtud de los avances producidos para continuar con la conquista del espacio hay que desarrollar nuevos sistemas que nos permitan ir más allá”, señaló.

El desarrollo de este sistema contempla la necesidad de reparar o reconstruir piezas que puedan deteriorarse o romperse en un viaje largo, por ejemplo, a Marte. De esta manera, durante los tres años que podría durar una misión al planeta rojo, los astronautas tendrían la capacidad necesaria para mantener sus trajes de exploración y sus soportes vitales en perfecto estado, fabricando sus propios repuestos, y cambiando así el paradigma de las misiones espaciales tripuladas, permitiendo disminuir la dependencia con el planeta Tierra.

Prototipo de De León. HSF Lab / UND

“Estoy volviendo un poco a mis raíces en el desarrollo de trajes espaciales, y ahora estamos usando un sistema completamente nuevo que desarrollamos en el laboratorio”, señaló De León; “Dedicamos el año pasado a realizar muchas mejoras en nuestras técnicas y métodos, y la NASA reconoció esa mejora. Ahora estamos listos para la acción”.

Este nuevo “sistema” es una serie de impresoras 3D de alto rendimiento capaces de transformar los filamentos plásticos en materiales sumamente flexibles y duraderos, aptos para el espacio. El traje resultante sería presurizado y debe ser resistente a las temperaturas extremas y las condiciones abrasivas asociadas a la exploración planetaria.

La subvención fue otorgada por el Programa de la NASA para Estimular la Investigación Competitiva (EPSCoR) y es la tercera vez que este argentino logra que la agencia espacial norteamericana financia sus investigaciones.

En este sentido, De León ha desarrollado un prototipo para un sistema de hábitats espaciales inflables para afincarse en Marte, que incluyen, entre otras cosas, invernaderos para cultivo de plantas comestibles.

El senador Kevin Cramer recibido por Pablo de León en la Universidad de North Dakota. Foto Patrick C. Miller / UND Today.

La NASA considera que dicha fabricación es parte de la tendencia existente en reducir la dependencia terrestre, que ayudará la vida continua y el asentamiento potencial de los humanos en otros planetas. Si bien los asentamientos espaciales establecidos aún están distantes, las cuestiones materiales que aborda de León son clave para avanzar.

PROYECTOS EN ARGENTINA

Cabe recordar que el Dr. Pablo de León también es fundador de la Asociación Argentina de Tecnología Espacial (AATE), organización sin fines de lucro desde donde promueve el desarrollo y el estudio de la ciencia y la tecnología en nuestro país.

Desde ese ámbito se encuentra impulsando el Museo Argentino del Espacio (MAdE), un proyecto sin fines de lucro que tiene el objetivo de presentar el pasado, presente y futuro de esta actividad, en la cual Argentina supo estar a la vanguardia desde la década del 60. El propósito de este proyecto es despertar vocaciones en ciencia y tecnología, a través del desarrollo espacial.

x