Volver a sección

| Columnistas

Mindhunter: Cazador de mentes

Una serie en tono de thriller que hace hincapié en la psicología aplicada a la lucha contra el crimen. Escribe: Cristian Marques.

Una serie en tono de thriller que hace hincapié en la psicología aplicada a la lucha contra el crimen. Escribe: Cristian Marques.

Mindhunter: Cazador de mentes

Basada en hechos reales, Mindhunter está ambientada en 1977 y se centra en dos agentes del FBI, Holden Ford y Bill Tench —interpretados por Jonathan Groff (Glee, Looking) y Holt McCallany—, quienes revolucionan las técnicas de investigación al entrevistar a asesinos en serie en prisión para de esta forma encontrar las respuestas que los lleven a capturar a otras mentes psicópatas.

Mindhunter deja de lado el concepto de bueno contra malo típico de la mayoría de las series del género policial. El acento no se pone en encontrar a un asesino, sino en entender la mente criminal y también en los cambios institucionales que son necesarios para lograrlo. 

Encontramos entonces a un par de agentes tratando de derribar estructuras anticuadas y llenas de prejuicios, pugnando con un departamento desinteresado en conocer las razones —conscientes e inconscientes— que llevan a un asesino a realizar sus crímenes. «¿Cómo lidiamos con los locos si no sabemos cómo piensan?», pregunta el agente Bill Tench. La serie muestra los primeros pasos de la evolución del FBI en sus métodos e ideologías —en la década de 1970 la mayoría de sus miembros eran blancos y no había mujeres en ese organismo—.

Ford y Tench analizan a distintos asesinos secuenciales —como los llamaban a finales de los 70— para saber cómo funcionan sus mentes, qué los motiva y cómo se podrían detectar a tiempo posibles comportamientos similares. En el intento por comprender las raíces del crimen se presentan debates sobre ética y sobre si se puede ser objetivo llevándose por las propias convicciones morales.

A modo de equilibrio entre los agentes Ford y Tench, se suma la importante psicóloga y socióloga Wendy Carr —interpretada por Anna Torv (Fringe)— para formar parte del equipo de investigación. Gracias a sus conocimientos irá encontrando los patrones de comportamiento repetitivos, las obsesiones, la importancia de la infancia de los criminales y como los condicionamientos sociales y culturales propician y alienan a estos individuos.


«Cuando miras largo tiempo el abismo, el abismo también mira dentro de ti»
 


El otro personaje sustancial de la serie es Debbie Mitford (Hannah Gross), con quien Holden tiene una relación —se conocen hablando sobre las teorías sociológicas de Emile Durkheim—. Debbie es una estudiante en la Universidad y posee un carácter dominante; si bien ayuda a Holden en el desarrollo de sus ideas, su rol no es el de complementarlo: sus anhelos y estudios no quedan a un lado por seguir a un hombre.

Los asesinos en serie reales que aparecen en Mindhunter son Ed Kemper, Monte Ralph Rissell, Jerry Brudos, Richard Speck, Darrel Gene Devier y el asesino BTK. Especial mención para la estupenda actuación de Cameron Britton como el necrófilo Ed Kemper, “El asesino de colegialas”.

Mindhunter es un thriller bastante intelectual que hace hincapié en la psicología aplicada a la lucha contra el crimen. No hay melodrama, tiroteos ni grandes escenas de violencia, el dialogo resalta sobre la acción, los crímenes son analizados y lo mejor de la serie surge de una absorbente verbalización: en los interrogatorios y las entrevistas, en el intercambio de ideas y en las impactantes descripciones de los homicidios. Eso es lo que le da a Mindhunter su propia identidad.

Y la psicología es importante tanto en los psicópatas como en lo protagonistas principales. Al desarrollar perfiles psicológicos de los criminales encarcelados, los protagonistas están entrando en terreno inexplorado y resultan infectados por la oscuridad de sus entrevistados —«Cuando miras largo tiempo el abismo, el abismo también mira dentro de ti»—. Holden Ford al implicarse cada vez más, llega al punto de ver comportamientos criminales en todas partes. Tench por su parte tiene problemas familiares y busca distanciarse del trabajo. Wendy es una mujer introspectiva con emociones contenidas. En todos ellos surgen progresivamente los diferentes complejos, problemas y el aislamiento.

El guion de la serie es del dramaturgo Joe Penhall (La carretera) mientras que David Fincher dirige cuatro de sus diez episodios y además cuenta con la producción ejecutiva del mismo Fincher y de la actriz Charlize Theron.

Fincher se impone con el estilo que lo caracteriza, el cual queda patente en las escenas cinematográficas con sus atmósferas hipnóticas, una narrativa tranquila y sostenida, y las contraposiciones morales dentro de la normalidad del “estilo de vida americano”; todos elementos en común con muchos de sus filmes (Zodiac, Pecados capitales, Perdida, Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres).

El primer capítulo de Mindhunter es lento, no le preocupa “enganchar”, es la introducción a la trama y a los personajes, que capítulo tras capítulo crecen y se vuelven más magnéticos.

Estrenada a finales del año pasado por Netflix, la serie es una adaptación del libro Mind Hunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit, escrito por Mark Olshaker y John E. Douglas. 

Douglas —en quien está inspirado el agente Holden Ford— asesoró a Thomas Harris para escribir El silencio de los inocentes y otras novelas sobre Hannibal Lecter; en él está basado el instructor de la detective Clarice Starling. Los dos personajes principales de la serie Mentes criminales también están basados en él.

Cristian Marques
Cinéfilo y aficionado a las series.

x