Volver a sección

Columnistas

Médicos truchos: aquí no ha pasado nada

La respuesta del Ejecutivo municipal ante el escándalo de los falsos médicos del Hospital Marzetti. Escribe: Carlos Alvarez.

 

El 25 de junio de este año el bloque de concejales de Cambiemos presentó un proyecto de comunicación denunciando la posible presencia de una persona que ejercía la medicina en el hospital Marzetti, sin título, y apropiándose, para hacerlo, de la identidad de un médico recibido. El proyecto fue aprobado por unanimidad.

El 2 de Julio el intendente municipal inicia un sumario administrativo, a cargo del abogado José Luis Perrotat, con la asistencia del abogado, por ese entonces con matrícula suspendida, Daniel Darío Pugliese.

El 10 de julio, ante la posible comisión de un delito, el bloque de concejales Cambiemos radicó una denuncia penal, la primera denuncia de este tipo presentada por un bloque político y la primera de este caso, contra Felipe Nori Haggi Lacerda, por posible ejercicio ilegal de la medicina y posible adulteración de documento público.

El 17 de julio, el mismo bloque amplió la denuncia penal, incluyendo a Thais Soares Costa por los mismos delitos imputados a Felipe Nori.

El 25 de julio, el bloque de concejales del Frente Renovador presentó un proyecto de comunicación solicitando los resultados del sumario administrativo, que fue aprobado por unanimidad.

¿Que pasó a partir de ese momento? Se puede decir que de todo y nada.

De todo porque aparecieron familiares de personas que perdieron la vida, atendidas por el médico trucho de nuestro Hospital; aparecieron denuncias de mala praxis; renunció el director del hospital, Federico Pequeño, por decisión propia; el caso fue tomado por los medios de comunicación nacionales, que nos visitaron durante varias semanas; la contadora del Ente Descentralizado, en uso de licencia, amplió la denuncia incluyendo al ex director Gustavo Pascuas y a otros ex funcionarios en una posible malversación de fondos públicos por el manejo de las guardias médicas… 

Como si eso fuera poco, la justicia allanó el municipio y el Ente Descentralizado; renunció por decisión propia el jefe de emergencias, Hernán Carpio; Felipe Nori se entregó y quedó detenido; luego fue liberado; se dieron a conocer transferencias bancarias desde las cuentas de los falsos médicos a la cuenta de la coordinadora de Guardias, Fabiana Pereyra; se dieron a conocer textos y audios de WhatsApp que, de ser reales, revelarían la complicidad de la coordinadora de Guardias con uno de los médicos truchos; y la causa de Nori se elevó a juicio oral, sólo por nombrar algunos de los acontecimientos más relevantes.

Y al mismo tiempo no pasó nada porque desde ese momento no se ha tomado una decisión política o administrativa por parte del intendente municipal, que esté a la altura de la gravedad del caso.

No se pidió la renuncia, ni se suspendió preventivamente a la coordinadora de Guardias Fabiana Pereyra, hasta la finalización del sumario o de la causa penal; o al menos, si así sucedió, lo desconocemos.

No se pidió la renuncia, ni se suspendió preventivamente a la administradora del hospital, Diana Barcia, que, según la ordenanza de creación del Ente, es la responsable del personal. Al contrario, sigue en su función pero con más atribuciones que antes.

Se designó a Gustavo Pascuas como delegado fiscalizador del hospital, cuando está denunciado en la causa por malversación de fondos que inició de oficio la fiscal Norma Pippo.

El bloque al que pertenezco solicitó la presencia de la administradora del Hospital en el Concejo Deliberante para dar explicaciones, y fue excusada por el abogado que instruye el sumario por causas atinentes al mismo.

Pasaron dos meses y medio, se dio a conocer públicamente muchísima información delicada, y el sumario aún no tiene un resultado definitivo.

La situación es preocupante. Hablamos de la vida de vecinos de Cañuelas, de corrupción, de estafa, de mala administración y de juicios de mala praxis que, en algún momento, la comuna tendrá que pagar. 

La justicia tiene sus tiempos pero poco podemos hacer para acelerarlos. La política, en cambio, debe actuar con la celeridad.

Desde el bloque de Concejales de Cambiemos hemos sido cautos a la hora de accionar y de hacer declaraciones, pero no vamos a convalidar que se deje pasar el tiempo, como si aquí no hubiera pasado nada, y le pedimos al señor intendente que tome con inmediatez las decisiones políticas y administrativas que la gravedad del caso requiere.

Carlos Alvarez
Concejal de Cañuelas 
(Bloque Cambiemos)