Volver a sección

Columnistas

La primavera, un estímulo al estilo de vida saludable

Modificar hábitos alimentarios y apelar a la actividad física como algo placentero, la puerta que nos abre esta nueva estación. Escribe: Florencia Escande.

 

La cultura y la civilización que siempre nos impone un mandato. Esta vez llega para avisarnos: “Empezá a cuidarte, la siguiente fase es el verano”. Y así se percibe, como una carrera. ¿Quién ganará? Aquél que logre sentirse bien, hacerse bien… ¡Qué desafío!

Claro, alcanzar un estilo de vida saludable implica modificar hábitos para vivir con un peso adecuado y un estado emocional oportuno. Suena hermoso al leerlo. ¿Por qué será, entonces, que esperamos a esta estación para regalarnos salud? 
 

Alimentación equilibrada y completa, actividad física y evitar el tabaquismo y consumo de alcohol, son las premisas para alcanzar este objetivo. 

Hablaremos del primer punto en cuestión. ¿Cómo tener (y sostener) un plan alimentario con estas características? Primero y esencial, debe ajustarse a tus horarios, rutinas, gustos y posibilidad de acceso. Si tu trabajo te impide poder llevar a cabo una merienda completa, recurrí a opciones y/o colaciones saludables (en lo posible naturales, así le damos vacaciones -sin retorno- a los alimentos industriales). Te permitirán llegar a la próxima comida sin estar sumamente hambriento. Con hambre, nunca realizamos elecciones adecuadas. 

Continuemos. Variá los alimentos que consumís, procurá ingerir a diario frutas y verduras de todo tipo y color. Que tu medicina sea tu alimento. Realizá como mínimo cuatro comidas y bebé abundante cantidad de agua potable. 
Sí, tenés razón, son muchos cambios juntos. Te propongo algo, empezá por uno. Seguramente habrá cosas que estés haciendo bien y otras que deberás modificar para alcanzar esta meta. ¡Ánimo! 

Actividad física. ¿Cuántas horas? ¿Cuál es la mejor opción? El movimiento permite auto-percepción. Podemos empezar a conectar con nuestro cuerpo haciendo aquello que más nos guste (y podamos sostener). Si tenés un estilo de vida sumamente sedentario quizá empezar por dar una vuelta a la manzana por día sea una excelente opción. Pero el punto es cambiar el encuadre. No ver el movimiento – sea deporte o actividad física – como obligación, sino como algo placentero. Lo que se suele llamar “cable a tierra”.

Hacé la prueba, drená las tensiones del día caminando en el parque o la plaza y verás cómo cenás más relajado. ¡Empezá a crear un entorno saludable! 

Si la primavera es el estímulo que necesitás para empezar a hacerte bien, bueno: bienvenido sea. 

Lic. Florencia Escande
Nutricionista (UBA).
M. N. 8545 / M. P. 3774
Consultorio “Creciendo – Espacio Integral”
Belgrano 860
Tel. (02226) 42-1422