Volver a sección

| Columnistas

Cañuelas y su estrategia simple pero efectiva para luchar contra la pandemia

“Se hace entre 30 y 40 testeos diarios y un seguimiento de 300 personas, una tarea titánica”. Escribe: Leonel Fangio.

“Se hace entre 30 y 40 testeos diarios y un seguimiento de 300 personas, una tarea titánica”. Escribe: Leonel Fangio.

Desde que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, estableció el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio el 20 de marzo, nuestro distrito comenzó a prepararse para algo de lo cual se sabía (y se sabe) muy poco: un virus respiratorio y muy contagioso para el cual no hay vacuna ni tratamiento y que no distingue estratos sociales. 

Nuestro primer caso positivo llegó rápido, el 23 de marzo, desgraciadamente con desenlace fatal. Esto encendió muy rápidamente todas las alarmas y a partir de allí se comenzaron a tomar una infinidad de medidas tanto desde el ámbito nacional como desde el ámbito local.

La primera cuestión novedosa fue la de incluir por primera vez a Cañuelas en el AMBA (área metropolitana de Buenos Aires), que está conformada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los cuarenta municipios que conforman el conurbano. Un conglomerado de 15 millones de personas con distintas realidades sociales, demográficas, habitacionales etc., pero que viven todas juntas. Esta decisión del Ministerio de Salud no fue para nada antojadiza; muy por el contrario, fue clave a la hora de analizar las variables epidemiológicas que nos iban a afectar en el futuro.

En nuestro país la ciudad capital fue, y es, el epicentro de los contagios. Desde allí se generó un desborde hacia el primer cordón del conurbano, luego al segundo y ahora hacia el tercer cordón, al que pertenece Cañuelas. Claramente la circulación viral está ligada a la circulación de personas, en nuestro caso esa circulación de personas generó durante los primeros meses la propagación de casos. La ida y vuelta de nuestros vecinos hacia distritos con circulación importante del virus impactó lenta e insidiosamente en la estadística. Era una cuestión inevitable.

La rápida respuesta de las autoridades y de la comunidad generó un altísimo apego a las normas de protección. Nuestro ABC: el tapabocas, el distanciamiento social y el lavado de manos. Todo esto mas el cumplimiento de la cuarentena nos llevaron a ser un municipio modelo en el AMBA. De hecho, Cañuelas permaneció en Fase 3 del aislamiento junto a otros 4 municipios, cuando el AMBA retrocedía a fase 1. Esta determinación fue decisión del Ministerio de Salud, que tomo muchas variables para definir esa permanencia. Cuáles fueron esas variables?: La preparación del sistema sanitario, el comportamiento de la ciudadanía, la respuesta del sistema sanitario, el compromiso de las autoridades distritales, las características demográficas y la cantidad de camas disponibles. Sin dudas fue un gran logro comunitario.

Unas de las claves para llegar a esta situación fue, sin temor a equivocarme, la determinación de las estrategias epidemiológicas que se abordaron desde el sistema de salud local. Estrategias que mantuvieron un rumbo sencillo, efectivo e inalterable. Se decidió realizar un control de cada de cada caso en particular, aislar a afectado y a todos sus contactos estrechos y realizar un seguimiento diario, procurando controles de foco en comunidades que dispararon sus indicadores y estableciendo todos los nexos epidemiólogos posibles. Esta tarea es titánica ya que hoy día se hace un seguimiento de unas 300 personas y entre 30 y 40 testeos todos los días. Estos parámetros de trabajo nos diferenciaron de otros distritos que asumieron la circulación viral comunitaria desde el primer momento.

Estamos transcurriendo las semanas más críticas, tenemos por delante lo peor, con un incremento diario de casos. Sin dudas un gran desafío para todos ya que por delante nos queda la tan ansiada vuelta a la normalidad. Cuidarse y cuidarnos es la única manera.

Leonel Fangio
Concejal Frente de Todos

x