Volver a sección

Columnistas

A los municipios lo que corresponde a los municipios

Una deuda histórica con las comunas: sancionar una nueva Ley de Coparticipación. Escribe: Rodrigo Ruete.

Cañuelas sufre el mismo dilema que el resto de los municipios bonaerenses: cada vez es más amplia la agenda de temas en la que tiene que intervenir, por la descentralización de nuevas funciones y el surgimiento de nuevas incumbencias. Pero, por otro lado, las normas que rigen su funcionamiento siguen siendo anticuadas; y la forma de distribución sus recursos, injusta.

Los municipios argentinos representan un 9% del gasto total por jurisdicción en la Argentina mientras que las Provincias gastan un 33% y la Nación un 58% del total del gasto público. En el resto de los países de la región y de Europa el nivel municipal de gobierno tiene más fuerza presupuestaria. Se entiende que la proximidad mejora la eficiencia y responde más rápidamente a las demandas ciudadanas.

Mientras una tendencia global requiere la modernización de los gobiernos locales, la Ley Orgánica Municipal de la provincia de Buenos Aires es un decreto del año 1958. Sus términos son tan antiguos que los gobiernos municipales deberían atender poco más que el “ornato, sanidad y moralidad”. Estas nomas se basan en la vieja idea del alumbrado, el barrido y la limpieza como el centro del accionar municipal. 

Mientras que en otras Provincias los municipios dictan para sí Cartas Orgánicas que son verdaderas constituciones, en la Provincia de Buenos Aires los municipios no pueden mover un papel sin la supervisión del gobierno platense.  Es sabido que la reforma de la Constitución bonaerense no incorporó el mandato de la autonomía municipal.


"Un municipio del interior provincial recibe 10 veces más ingresos por habitante que uno del conurbano."
 


A esta deuda histórica con los municipios bonaerenses debemos agregar que cada vez más la Provincia y los vecinos piden más a los municipios, con menos margen de maniobra. La gobernadora Vidal impulsa un consenso fiscal en donde acota a los intendentes a la hora de manejar los recursos municipales. En otra dirección los legisladores justicialistas promueven una amplia reforma que le dé más autonomía a los municipios. 

Hoy los municipios con ingresos propios sólo llegan a cubrir la mitad de sus gastos, que en su mayoría son gastos corrientes, por lo que dependen de fondos nacionales y provinciales para realizar obras. Lamentablemente los ATN y las obras siguen siendo discrecionales.

Por eso, la otra deuda de la Provincia de Buenos Aires es una nueva Ley de Coparticipación municipal. Hasta ahora la distribución de los recursos provinciales ha ido en detrimento de los municipios en su distribución primaria y ha marcado pésimos incentivos en su distribución secundaria. Un municipio del interior provincial recibe 10 veces más ingresos por habitante que uno del conurbano. Además, los criterios que establece el CUD sobreestiman el gasto en salud como criterio de distribución.

Cañuelas tiene según datos del Tribunal de cuentas de 2016, un gasto por habitante de $7.460 pesos, mientras que el municipio de Pila tiene un gasto de $30.834 pesos por habitante. A pesar de esta asimetría, tenemos que remarcar los esfuerzos fiscales de nuestro distrito, los recursos provenientes de la recaudación propia pasaron del 57% al 77% del total entre 2010 y 2016. Según los datos del Tribunal del Cuentas los ingresos provinciales representan en nuestro distrito sólo un 12% de nuestros ingresos mientras que en San Vicente representan el 61%. Como mérito a resaltar, tenemos un municipio que no está gravemente endeudado, nuestra deuda representa solo 67 pesos por habitante mientras que en Lobos alcanza los 482 pesos.

Lo más grave es que desde otros espacios políticos cargan contra los intendentes por la falta de seguridad o por el Fondo Educativo, cuando es la Provincia la que tiene la responsabilidad primaria en esas cuestiones. El nivel provincial de gobierno se va retirando de los problemas de los bonaerenses a pesar de mantener una buena imagen de sus gobernadores por lo menos mientras ocupan el cargo. Mientras tanto los gobiernos locales debemos exigir que les den a los municipios lo que es de los municipios.

Lic. Rodrigo Ruete 
Concejal de Cañuelas 
(Bloque PJ/UC)
Profesor de la UNAHUR