Volver a sección

Variedades

La crisis y el boom de las ferias americanas

Algo nuevo que nunca usaste, toda esa ropa que sentís que sobra en tu placard, podés venderla en una feria americana y seguramente encontrar allí mismo prendas para renovarte a un muy bajo precio.

 

Recuerdo muy bien cuando bajé del taxi, recién llegaba a Nueva York. Lidia, una tía que estaba viviendo en Estados Unidos hacía varios años, fue a recibirnos a mi mama y a mí.

Lily, como le gusta que la llamen, nos recibió con unos shorts de jean gastados y un top rojo. Más tarde le pregunté dónde compraba su ropa, que me había gustado tanto. La respuesta me dejó asombrada. Yo tenía 15 años, estaba en una ciudad deslumbrante, inmensa, llena de tiendas todas de dimensiones extremas, y ella compraba sus prendas en ferias americanas. 

Corría el año 1998 y todavía estábamos con el 1 a 1. Por menos de cinco dólares (el equivalente de cinco pesos en la Argentina) ella podías vestirte con una muda entera.

Allí este tipo de ferias convivía con las grandes tiendas y para los habitantes del lugar era de lo más habitual vestirse con ropa de feria. Mi tía era una adelantada fashionista para lo que yo desconocía. Combinaba una remera de dos dólares con una pollera de Macys, gafas de sol Gucci y sombrero GAP. 

El desarrollo de las ferias americanas en Cañuelas no es algo nuevo, pero con la crisis económica que se intensificó estos últimos meses, han resurgido con mejor y mayor aceptación por parte de la gente.

Visitarlas no significa que dejemos de comprar en locales tradicionales, pero las ferias son una opción a bajo precio, para copiar a la tía Lily y amortizar los bolsillos. ¿Qué les parece?

En la feria la Martita, por ejemplo, podés vestirte de cabeza a los pies. Ofrece ropa, calzados, carteras, accesorios, para mujeres, hombres y niños. 

Su dueña destaca que son muy selectivos con la mercadería que reciben. Mucho de lo que vende es nuevo y si está usado, se encuentra en muy buen estado.

La mayoría de las prendas oscila entre los 10 y los 50 pesos. El calzado promedia los 100 pesos y llega a los 200 cuando es de cuero.

Repisas, percheros llenos de sweaters, pantalones y camisetas muy prolijamente ordenados por talle y color. Un local ubicado sobre Del Carmen, con banderines de colores, nos invitan a recorrer una feria diferente que llegó para quedarse y ofrecer a sus clientas una alternativa económica para renovar el guardarropas cada temporada.

Melisa Ruiz Díaz
Maquilladora Profesional
Mel Make Up