24 de julio. Cañuelas, Argentina.

weather 20º

Una histórica estancia del paraje La Noria se abre al turismo

“La María”, con un casco de 120 años de antigüedad, comienza a recibir huéspedes y eventos.

Casco de la estancia La María, en Cañuelas.

Casco de la estancia La María, en Cañuelas.

El 29 de agosto de 1904 el Ministerio de Obras Públicas autorizó a la empresa del Ferrocarril del Sud a iniciar las operaciones de la estación La Noria, ubicada entre los kilómetros 76 y 77 de la línea de Cañuelas a Las Flores. De esta manera el naciente edificio ferroviario -hoy abandonado- se convirtió en el centro de un próspero polo ganadero y lechero.

Entre las estancias que precedieron a la estación ferroviaria sobrevive “La María”. La casona principal tiene una antigüedad de 120 años y algunas construcciones complementarias bordean el bicentenario, todo enmarcado en una arboleda de seis hectáreas.

Juan José Guaresti (nieto), actual propietario del establecimiento, decidió compartir su rica historia y al mismo tiempo abrirlo al turismo vacacional, eventos y reuniones corporativas.

En lo que respecta a la casa principal, tiene unos 275 metros cubiertos y una espléndida galería de 15 metros. Ingresando a la derecha se encuentra un comedor con una larga mesa para 18 comensales. En su ala izquierda hay un living con bar de iguales dimensiones.

La casa tiene cinco cuartos, cada uno con su estufa a leña y baño particular conectado directamente a la habitación.

Salón comedor de La María.

Salón comedor de La María.

Gran parte del mobiliario es de estilo colonial-portugués. En una de las habitaciones se destaca un cuadro de la señora María Narcisa Sayús de Guaresti que fuera pintado hacia 1960 por la española Elena Olmos de Pita Romero (1899-1983), discípula de Fernando Álvarez Soto Mayor, artista perteneciente a la corte del rey Alfonso XIII y director del museo del Prado de Madrid. 

La casa tiene unos 120 años y existe otro inmueble de 180 años situado a unos 200 metros. Se lo está refaccionando para transformarlo en un comedor, cine, salón de conferencias o eventos sociales.

La María se encuentra a media hora de Cañuelas y a unos 15 minutos de Uribelarrea, en forma equidistante entre el camino Panelo y la Ruta 3, a la altura de la estación de peaje. La forrma más directa de llegar: transitando desde Cañuelas a Uribelarrea por el Panelo, a mitad del recorrido se debe doblar a la izquierda y seguir una calle secundaria durante 4,5 kilómetros. Coordenadas: -35.1533199  / -58.8000730. Su entrada se distingue de lo habitual en que no tiene tranquera sino una antigua verja de hierro ubicada en el centro de una construcción que se extiende a ambos lados. Mail de contacto: juanjoguaresti@gmail.com
 


HISTORIAS DE FAMILIA

En La María confluyen históricamente cuatro familias que sobresalieron por su aporte al país: los Gurruchaga, los Panelo, los Sayús y los Guaresti.

Martina Silva Fernández de Gurruchaga, una de las primeras propietarias, fue una patricia argentina designada por Manuel Belgrano como capitana del Ejército por su actuación en la batalla de Salta. Siendo una joven de veinte años, en 1810, contrajo matrimonio con Don José Fructuoso de Gurruchaga, patriota y partidario de la Revolución de Mayo, con quien tendría seis hijos.

El camino que une a Cañuelas con Uribelarrea se llama Panelo por Julián Panelo de Melo, rico hacendado que se adhirió a la Revolución de Mayo y posteriormente fue socio fundador, junto a Manuel Moreno (hermano de Mariano), de la Sociedad Patriótica de 1811. Su nieto Julián Panelo Rivas -del cual es bisnieto el doctor Juan José Guaresti- fue diputado nacional y presidente del Banco Hipotecario de la provincia de Buenos Aires. 

El patriarca familiar de los Sayús estuvo ligado a CARBAP y fue un formidable defensor de la lechería argentina.

Y por último, el campo perteneció al abuelo de Juan José Guaresti, gran empresario cuyo hermano Abel fue luchador político de Las Flores y su padre, fallecido hace 10 años, distinguido abogado y columnista en el diario La Nación.

La espléndida galería, rodeada de vegetación.

La espléndida galería, rodeada de vegetación.

Escrito por: Germán Hergenrether