Volver a sección

Turismo

La Cueva de Ruco, el refugio de las picadas

En Uribelarrea se destaca un nuevo emprendimiento gastronómico cuya especialidad son los fiambres y embutidos de inigualable acento español.

1 / 5

Una tabla para dos personas ronda los 190 pesos.

1 / 5

Los amantes de la picada y la cerveza artesanal tienen una nueva excusa para visitar Uribelarrea, el pueblo turístico donde florecen las propuestas gastronómicas.

A una cuadra y media de la Sociedad de Fomento (donde se realiza la Uribefest de octubre) comenzó a funcionar La Cueva de Ruco, un emprendimiento de Pablo Vega, descendiente de un jubilado ferroviario que hace más de medio siglo eligió Uribelarrea como su lugar en el mundo.

El bar diseñado por Pablo está casi enteramente construido en ciprés con un estilo que remite a las cervecerías alemanas de Villa General Belgrano. Allí ofrece cervezas rubias, rojas y morenas hecha en el pueblo, quesos de origen regional y una amplia variedad de fiambres y embutidos, casi todos elaborados por él mismo, siguiendo la receta de sus ancestros.

La lista incluye bondiola, jamón serrano, salame, sopressata, chorizo colorado y chistorra (o txistorra), un embutido delgado con abundante pimentón que su padre elaboraba en la aldea gallega Las Castiñeiras. Su casa de Galicia era conocida como "lo de Ruco" y de allí surgió el nombre utilizado para bautizar el emprendimiento de Uribe.

"Mi familia está en Uribelarrea desde 1951. Mi abuelo fue el primero en llegar al pueblo con una casa de fin de semana. Se jubiló en el ferrocarril en un tiempo en que llegaban trece trenes diarios. Cuando se retiró decidió comprar un terreno. Nuestras vacaciones de la infancia fueron en Uribelarrea y así aprendí a querer este lugar.  Cuando me casé, hace 13 años, también compré un terreno, hice una casa y ahora decidí apostar por este local de picadas" contó Vega a InfoCañuelas.

La Cueva de Ruco está ubicada en calle Jacinto Lossi 334 entre Rosembusch y Don Bosco, a 150 metros de la Sociedad de Fomento. Abre los sábados y domingos al mediodía y noche (durante las vacaciones de verano también los viernes a la noche).

El costo de una tabla para dos personas (con embutidos, fiambres y variedad de quesos) ronda los 190 pesos (enero 2016). "Lo importante es que las picadas son abundantes, no escatimamos ingredientes. Además, si bien apuntamos al turismo, estamos teniendo muchísima gente de Uribe y Cañuelas que nos visita. Para nosotros eso es un gran halago porque sabemos que la gente local siempre es la más difícil de conquistar" concluyó Pablo, feliz con este proyecto en el que logró revivir sabores y afectos.

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos