Volver a sección

Turismo

El Retoño, una casa de té con estilo bien campero

Ubicada en Uribelarrea, se destaca por sus churros y pastelería casera, pero también por sus infusiones y chocolates gourmet.

 

En el límite del casco urbano de Uribelarrea sobresale "El retoño", una casa de té campestre que, como su nombre lo indica, apuesta a la naturaleza y a la idea de renovación.

Con un estilo bien campero, el local dispone de un amplio salón con bancos y largas mesas. Lo rodea una galería con vista al jardín y sillas restauradas alrededor de una mesa rústica. No hay wi fi porque la idea es preservar la conversación, la conexión con el otro y el disfrute. También hay juegos de mesa y cartas para compartir con amigos o en pareja.

La especialidad de la casa son los churros que en estos días gélidos se suelen acompañar con chocolate caliente. Otra delicia que encanta es la torta de ricota (con la ricota comprada en el Colegio Don Bosco).

La pastelería es casera y preparada en el día. Dependiendo de los frutos de estación la carta incluye tortas de chocolate y arándanos, torta de nuez, torta de naranja, budines (mandarina / limón / banana y chocolate). Entre las opciones saladas están los scones de queso y mini sándwiches tostados de jamón y queso. Siempre hay algún producto libre de gluten.

Para tomar: jugos naturales, café, set de mate y los tés que se sirven en hebras en saquitos artesanales de la marca Tehani Lab (la misma que se encuentra en Las Violetas o el Alvear). El chocolate gourmet es de Las Romeas, el emprendimiento de Lorena Galasso. Y el jardín con toques autóctonos es obra de Enraizado Nativas. 

"Me gusta poner el foco en lo regional y mostrar que tenemos productos y ofertas gastronómicas de muy alta calidad. No siempre hay que mirar afuera para encontrar cosas buenas. A partir de insumos simples y rústicos podemos lograr algo exquisito y gourmet" explica Cristina, la dueña del lugar.

A partir de la primavera y con la llegada del calor se sumarán infusiones y tés fríos y unas súper meriendas dulces y saladas con un amplio abanico de ingredientes para probar.

El Retoño abre los viernes, sábados, domingos y feriados de 15 a 20 (horario de invierno). Está ubicado en María Auxiliadora 595, a 100 metros de La Uribeña.

El local también se puede reservar para distintos eventos privado (cumpleaños, almuerzos corporativos/día de campo) y eventos en relación al turismo.

DESTINO URIBELARREA

Cristina Gil es oriunda de Banfield. A los 24 años, promediando su carrera de arte, decidió viajar a Europa. "Vengo de una familia clase media y claramente no podía pagar mi viaje de seis meses por el viejo mundo para con el fin de conocer todo ese arte que venía estudiando, por eso migré con la idea de trabajar allá", cuenta.

Vivió primero en Betanzos, famoso pueblo de Galicia por su excelente tortilla; luego en Barcelona donde su arte, cultura y gastronomía marcaron una gran etapa de su vida. Estuvo un buen tiempo en Inglaterra, donde trabajó de niñera para la familia Madewell... Los seis meses planificados en Argentina se convirtieron en una estadía de cuatro años.

A su regreso al país trabajó durante casi una década en empresas aéreas, lo que le dio la oportunidad de seguir viajando y empaparse de distintas culturas. Hasta que llegó el momento de cumplir con el sueño de un proyecto propio en Uribelarrea, un pueblo, dice, que "enamora" a quien lo visita. A mediados de 2017, luego de cuatro años de planificación y no pocas dificultades, El Retoño abrió sus puertas. 

"En cada viaje disfruté la hospitalidad de mucha gente y su esfuerzo en atender a quienes somos visitantes. Siempre me agradó ese estar lejos, en un lugar distinto a lo que acostumbramos y sin embargo sentirme a gusto. Eso a lo que busco en El Retoño: que la gente pueda sentirse como en su hogar".