Volver a sección

| Turismo

Bicicleta, campo, laguna y luna llena

Medio centenar de bikers de Cañuelas participaron en una excursión a Chascomús y en una pedaleada bajo la luna, con rumbo a Uribelarrea. Galería de imágenes.

Medio centenar de bikers de Cañuelas participaron en una excursión a Chascomús y en una pedaleada bajo la luna, con rumbo a Uribelarrea. Galería de imágenes.

1 / 21

En la madrugada, el inicio del recorrido por caminos de tierra con destino a Chascomús.

1 / 21

2 / 21

2 / 21

3 / 21

3 / 21

4 / 21

4 / 21

5 / 21

5 / 21

6 / 21

6 / 21

7 / 21

7 / 21

8 / 21

8 / 21

9 / 21

9 / 21

10 / 21

10 / 21

11 / 21

11 / 21

12 / 21

12 / 21

13 / 21

13 / 21

14 / 21

14 / 21

15 / 21

15 / 21

16 / 21

16 / 21

17 / 21

17 / 21

18 / 21

18 / 21

19 / 21

19 / 21

20 / 21

20 / 21

21 / 21

21 / 21

El cicloturismo es una actividad que crece día a día; una opción a la que acude mucha gente dispuesta a incorporar hábitos de vida saludable utilizando la bicicleta como movilidad sustentable.

La peña “La Tuerca” que comanda Panchito Rodríguez y el promotor del ciclismo Gastón Brotzman (también integrante del grupo) siguen organizando salidas los domingos o días de semana.

Una semana atrás se realizó una excursión a la laguna de Chascomús. Unos 30 pedalistas se animaron a los 107 km de pintoresco recorrido por caminos rurales para llegar al espejo de agua.

Cabe recordar que siempre la caravana va acompañada por un vehículo de apoyo por cualquier inconveniente que pueda suceder. Al llegar se compartió un asado entre todos los participantes y familiares que acompañaron a los excursionistas.

Por otra parte el sábado 23 se dio inicio a la novena edición de la ya famosa "Pedaleada con luna llena" hasta el pequeño poblado de Uribelarrea, organizada por “El pato veloz” (Gastón Brotzman).

Desde la plaza San Martin partió el grupo conformado por 60 bikers con sus bicicletas munidas de linternas para alumbrar el camino, serpenteado por algunos huellones de barro producto de la lluvia del día anterior.

Al llegar cada uno consumió una vianda que llevó para la ocasión, aunque la gran mayoría optó por hacer escala en “La Uribeña”, donde por supuesto no falto la tabla con picadas y la excelente cerveza fabricada por el maestro cervecero del lugar, Enrique Rey.

Luego de reagruparse se emprendió el regreso por el mismo camino a un ritmo más tranquilo con el brillo cenital de la infaltable compañera de viaje: la luna llena.

Gentileza: Jorge Meji
INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos

x