Volver a sección

| Policiales

La Rural pedirá geo referenciar los campos y una ordenanza de control de galgueros

Las autoridades de la entidad se reunieron con jefes policiales y en los próximos días esperan un encuentro con la intendente municipal.

Las autoridades de la entidad se reunieron con jefes policiales y en los próximos días esperan un encuentro con la intendente municipal.

La Rural pedirá geo referenciar los campos y una ordenanza de control de galgueros

 Reunión en la sede de la Sociedad Rural.

A raíz de los delitos violentos ocurridos en la estancia La Llovizna y en una vivienda suburbana, las autoridades de la Sociedad Rural de Cañuelas mantuvieron un encuentro de trabajo con el titular del CPR Cañuelas, subcomisario Alejandro Castillo, y con el jefe de la Superintendencia local, comisario Inspector Juan Laraigneé.

Luego de analizar los preocupantes asaltos comando de los últimos días y la investigación en proceso, los representantes de la Sociedad Rural pidieron la implementación de algunas medidas que -se cree- contribuirán a mejorar la seguridad en el sector.

“Por un lado insistimos con algo que venimos planteando desde hace tiempo, implementar un sistema de georeferenciación de campos que le permita a la policía, a una ambulancia o a cualquier servicio de emergencia ubicar rápidamente la tranquera del establecimiento donde se está suscitando el problema”, dijo a InfoCañuelas el presidente de la Rural, Fernando Noseda.

Este sistema -denominado SOS Rural- consiste en la colocación de una placa en cada tranquera con una identificación alfanumérica (como si se tratara de una dirección postal). Ante cualquier emergencia el damnificado debe hacer uso de ese código para que la policía, bomberos o ambulancia pueden ubicar fácilmente la tranquera, sin ningún equívoco.

“Por otro lado -continuó Noseda- planteamos la problemática siempre vigente de los galgueros. No decimos que hayan tenido algo que ver con el asalto a La Llovizna, pero sí es cierto que muchos de los galgueros que vienen de otras localidades ingresan en los campos sin autorización y con la excusa de cazar pueden estar observando en movimiento de los productores”.

“La gente del CPR nos va a proporcionar ordenanzas de otros distritos, como Saladillo, que tienen normativas específicas para el control de los galgueros. Estas ordenanzas facultan al Juzgado de Faltas a secuestrar a los perros y restituirlos una vez que se abone una multa”, añadió.

La intención de la Sociedad Rural es que estas dos iniciativas (el SOS Rural y la ordenanza de regulación de los galgueros) salgan por ordenanza, con el consenso de las dos bancadas legislativas. En ese sentido la institución gestionará una reunión con la intendente Marisa Fassi para formalizar los pedidos.

Durante la reunión se habló de impulsar una fiscalía temática.

La charla transcurrió de manera amable y colaborativa. Castillo y Laraigneé también destacaron el trabajo aceitado que vienen manteniendo con las dos fiscalías locales a cargo de Norma Pippo y Lisandro Damonte.

En esa línea los ruralistas mencionaron la importancia de comenzar a gestionar la instalación en Cañuelas de una fiscalía temática especializada en delitos rurales. “Nos parece que Cañuelas es el lugar ideal, teniendo en cuenta que tenemos una Superintendencia de Seguridad Rural en el distrito y en poco tiempo tendremos el Mercado de Hacienda funcionando”, concluyó Noseda.

La reunión se llevó a cabo este viernes 5 de febrero en la sede de calle San Martín con la participaron los productores y miembros de la CD Noseda, Pedro Ferro, José Buttler, Manuel Córdoba, Guillermo Barreiro, Roberto Alí y Fidel Garavaglia.

EL ESTADO DE LA INVESTIGACIÓN

Como lo adelantó InfoCañuelas, en el marco de la investigación por el asalto a La Llovizna, efectivos del CPR Cañuelas con el apoyo del CPR Saladillo, Comisaría 1ra. y el Destacamento Los Pozos allanaron ayer dos viviendas del barrio Oro Verde, en Virrey del Pino, partido de La Matanza.

En los domicilios fueron identificadas 11 personas de entre 18 y 75 años. Además, se secuestró dos tarjetas SIM, una campera negra tipo inflable, zapatillas, anillos de oro, un revólver marca Bagual calibre 22 cargado, 350 mil pesos y varios teléfonos que serán abiertos y sometidos a pericia. 

Si bien en el ámbito policial hubo optimismo con el resultado del procedimiento, fuentes judiciales se mostraron más cautas. Ante una consulta de este portal indicaron que “hace falta profundizar la investigación” y que el revólver no coincide a con el tipo de armamento que portaba el grupo comando.

x