Volver a sección

Policiales

La Garita: denuncian la presencia de un violador

Regresó a la comunidad un joven que en 2012 fue denunciado por abuso sexual de dos sobrinos. Ahora la madre de una de las víctimas gestionó la restricción de acercamiento. Los familiares quieren que se mude a otra ciudad.

 El domingo hubo un altercado en la cancha de fútbol ubicada en el acceso al barrio.

La comunidad de La Garita se encuentra convulsionada por la reciente liberación de un joven de 18 años que en 2012 fue denunciado por la violación de dos sobrinos de 2 y 5 años (hijos de una hermana y un hermano). En 2013 fue condenado por uno de esos casos y tras un período de arresto domiciliario, en 2015, al cumplir la mayoría de edad, fue trasladado a un penal para completar el resto de la pena. El viernes 8 de julio fue visto nuevamente en el barrio, lo que generó la inmediata reacción de quienes conocen la historia.

"Esta persona, Roberto Carlos Moreyra, abusó sexualmente de mi hijo de 5 años y luego del hijo de su hermana (Claudia) de 2 años; pero sólo fue juzgado por el segundo caso porque en ese momento Moreyra tenía 16 años. Cuando abusó de mi nene tenía 15. En 2013 fue condenado a cuatro años y medio de prisión. Como todavía no había cumplido los 18 le dieron arresto domiciliario, que en realidad nunca cumplió del todo. A fines de 2015, cuando ya tenía 18, se lo llevaron a una cárcel para cumplir la condena. Ahora lo liberaron y volvió a la casa de sus padres, que viven a 100 metros de la mía. Lamentablemente ninguna autoridad nos notificó de su liberación. Nos enteramos porque una vecina lo vio y nos avisó" relató María de los Angeles Luque.

El domingo el marido de María de los Angeles (hermano del ex reo) se lo encontró en la cancha de fútbol de La Garita. "Roberto lo provocó y le hizo una sonrisa burlona a mi marido, que obviamente reaccionó mal y le dio una trompada. Ahí vinieron los padres de ambos, que protegen a Roberto. A mi marido lo corrieron con un machete y lo denunciaron por lesiones. Luego los familiares fuimos al Destacamento para contar de dónde surge este problema" añadió María de los Angeles.

El hijo de Angie ahora tiene 9 años. Para preservarlo de la presencia del tío, lo enviaron a la casa de unos familiares en Monte Grande. La otra víctima, el hijo de Claudia, ya no vive en Cañuelas. En 2012, tras confirmarse el abuso, fue sometido a una cirugía para la reconstrucción del esfínter y durante mucho tiempo tuvo asistencia psicológica. Todavía no está claro si quedaron secuelas de aquel trauma.

Espantada por la presencia de su cuñado en cercanías de su hogar, María de los Angeles concurrió a la Comisaría de la Mujer, donde la asesoraron sobre los pasos a seguir. Ayer, martes, viajó a La Plata, estuvo en la Superintendencia de Violencia de Género y luego concurrió a la Fiscalía General. La defensora oficial Mercedes Miranovich redactó una medida de prohibición de acercamiento de 100 metros por un período de 180 días para Roberto Calos Moreyra y su padre, Juan José Moreyra, en beneficio de María de los Angeles Luque. La orden se encuentra firme desde hoy.

Asimismo, Miranovich le asignó a Angie un botón anti-pánico, que ahora la Municipalidad de Cañuelas deberá proveerle a la brevedad.

"Nos parece increíble que la justicia lo haya liberado y que no nos hayan avisado ni que hayan establecido una cláusula para, por ejemplo, que no viva tan cerca de su víctima. Lo que queremos es que se vaya, es un psicópata, una persona enferma. Tenemos miedo de que tome represalias contra quienes lo denunciamos en 2012", concluyó Angie.

INFOCAÑUELAS