Volver a sección

| Policiales

Habló una tía de Bianca: “No podemos creer tanta maldad”

Contó que desde hace dos meses los familiares perdieron contacto con la nena y que la madre no los dejaban acercarse a ella.

Contó que desde hace dos meses los familiares perdieron contacto con la nena y que la madre no los dejaban acercarse a ella.

 Bianca Godoy.

“Esto nos tomó por sorpresa. No podemos creer tanta maldad. Nunca pensamos que la situación eran tan grave y no podemos creer que ella, como madre, haya dejado que le hicieran todo esto a Bianca”.

Quien habla es Micaela Ibáñez, la tía de Bianca y hermana de Viviana Roldán, detenida por el crimen de la niña de 4 años junto a su concubino Federico Espinoza.

Micaela contó que durante cinco años Viviana estuvo casada con Ezequiel Godoy, con quien tuvo dos hijos: Bianca y un varón que actualmente tiene nueve años y vive con el padre. “Cuando Bianca tenía dos años se separaron y ella conoció a esta persona, que es muy violenta, tanto que de los golpes que le daba le hizo perder un bebé a los cuatro meses de embarazo”.

Micaela asegura que durante los dos años en los que la pareja vivió en El Jagüel, los familiares intentaron sacar a Bianca del entorno violento. Además, tenían información de que Espinoza se dedicaba a la venta de drogas.

“El papá biológico en una oportunidad denunció que la golpeaban y le insistimos para que se quedara con la nena. Estaba haciendo los trámites para quedarse con la tenencia, pero no llegó a terminarlo”, asegura la tía.

“Mientras vivieron en El Jagüel, mi hermana no dejaba que nos acercáramos a la nena. Si la veíamos, enseguida se la llevaba. A él lo vimos una vez sola. Era una persona de trato difícil. En una oportunidad fui a la casa a visitarlos, porque vivían a dos cuadras de nosotros, y me echó”.

Micaela cuenta que hace dos meses Viviana, Espinoza y la pequeña Bianca se mudaron a Máximo Paz, entre otras razones porque les molestaba que los familiares “se metieran” en su vida. 

“Nunca supimos adónde se habían ido porque ella nos bloqueó a todos los familiares del WhatsApp y las redes sociales. Recién ahora nos enteramos de que estaban en Máximo Paz. Durante dos meses no supimos nada de ellos. Es como que hubieran desaparecido. No entendemos por qué ella lo defendía tanto. Estaba como ciega por esta persona y la nena era como un estorbo”.

Cuando se le pregunta si quiere ver a su hermana, dice que no. “Por ahora no quiero saber nada de ella”.

x