Volver a sección

| Policiales

Dictan la prisión preventiva para los tres detenidos por el crimen de Mirta Barcia

El juez avaló el pedido del fiscal Lisandro Damonte. Un testigo recibió amenazas.

El juez avaló el pedido del fiscal Lisandro Damonte. Un testigo recibió amenazas.

Dictan la prisión preventiva para los tres detenidos por el crimen de Mirta Barcia

 Mirta Barcia. Archivo InfoCañuelas.

En las últimas horas del viernes 16 el juez Martín Miguel Rizzo dictó la prisión preventiva para los tres detenidos en la causa por el crimen de Mirta Barcia, ocurrido el 8 de septiembre.

De esta manera Leonardo Ezequiel Quinteros (28), Juan Pedro Corvalán (29) y Alan Gabriel Arrieta (19) continuarán privados de su libertad hasta que se realice el juicio oral, salvo que prospere algún recurso de apelación de la defensa.

Quinteros y Corvalán están acusados de Homicidio por el concurso premeditado de dos personas y ´criminis causa´ agravado por el empleo de arma de fuego, delito que prevé la reclusión perpetua.

Arrieta, por su parte, está acusado de Encubrimiento agravado, ya que en su poder se encontró la tarjeta SIM del teléfono Samsung de la víctima. 

Barcia, de 64 años, fue asesinada frente a una vivienda de su hermana, en la calle Vicente Casares 144, en cercanías del Molino Cañuelas. Cuando se retiraba del domicilio fue interceptada por dos sujetos que le arrebataron el teléfono móvil. Si bien no se resistió, le dieron tres puntazos en el tórax con un arma blanca y también efectuaron un disparo que no dio en su cuerpo. Su esposo, Alberto Porciel, la trasladó aún con vida al Hospital Marzetti, donde nada pudieron hacer para salvarle la vida.

Damonte planteó la peligrosidad de Quinteros y Corvalán y el riesgo de fuga. Además, dejó sentado que uno de ellos habría amenazado a un testigo. Usando como mensajero a una ex pareja, le sugirió al testigo que guardara silencio o cambiara su declaración.

En el caso de Arrieta, si bien se especulaba con la posibilidad de que Rizzo lo excarcelara, finalmente no fue así. Este imputado fue el único que pidió declarar y en su testimonial negó haber sido el comprador del teléfono. Aseguró que el aparato fue adquirido por su hermanastra, por 5 mil pesos.

El fiscal no le creyó. En su pedido de prisión preventiva dijo que por el bajo valor pagado por el aparato Arrieta no podía desconocer su procedencia ilícita y que la compra se realizó en su esfera de intimidad.

Los tres detenidos están alojados en la Alcaidía Pettinato de La Plata a la espera de que se liberen cupos para su traslado a un penal.
 

x