Volver a sección

Policiales

Asaltan y golpean a un comerciante de Uribelarrea

Una banda armada lo redujo en su domicilio. Sospechan de un entregador. El damnificado no pudo comunicarse con la policía porque el teléfono del Destacamento no funciona.

 Roberto Postigo fue sorprendido en las primeras horas del jueves.

Roberto Postigo, uno de los propietarios de la ferretería Lola de Uribelarrea, fue asaltado por una banda que lo redujo en su domicilio, ubicado en el centro del poblado turístico.

El comerciante fue golpeado y maniatado mientras los asaltantes se llevaba gran cantidad de objetos de la casa.

El hecho ocurrió el jueves en las primeras horas de la mañana cuando Postigo salía al patio para atender a sus perros y animales de granja.

Tres hombres a cara descubierta (dos de treinta años y uno mayor de cincuenta), quienes seguramente conocían su rutina, le propinaron un culatazo en la cabeza para reducirlo.

Luego procedieron a llevarse gran cantidad de elementos, entre ellos un televisor, video, computadora y armas de colección. También se llevaron el celular de la víctima y las llaves de su vehículo.

Testigos consultados por InfoCañuelas informaron que en las inmediaciones de la casa habría permanecido una camioneta Caddy blanca, posiblemente con otro delincuente en su interior. 

Cuando Postigo pudo desatarse intentó llamar al Destacamento pero nadie atendió, ya que el teléfono de la dependencia se encuentra roto desde hace dos meses. Un vecino corrió hasta el puesto policial y de casualidad se cruzó con el móvil en la calle. Ya habían pasado más de veinte minutos y los delincuentes seguramente se encontraban lejos del pueblo.

SOSPECHAN DE UN ENTREGADOR

Días atrás otro vecino de Uribelarrea sufrió un intento de asalto similar, también por parte de una banda conformada por 3 ó 4 hombres. En ese caso el hecho se no se concretó porque la víctima cerró la puerta a tiempo.

Esta sucesión de casos en un pueblo verdaderamente tranquilo, de mil habitantes, donde todos se conocen, encendió la alarma.

La sospecha generalizada es que existe algún entregador en contacto con algún grupo delictivo de Cañuelas o de otra localidad.

Es de esperar que las autoridades policiales del distrito y la subsecretaría Municipal de Seguridad refuercen los controles en los principales accesos, además de garantizar las vías de comunicación con la sede policial.

INFOCAÑUELAS