Volver a sección

| Información general

Un ACV y la falta de un angiógrafo en el Hospital Cuenca: el drama que vive una familia de Cañuelas

La docente Rosana Garavaglia hizo pública la delicada situación que atraviesa su esposo.

La docente Rosana Garavaglia hizo pública la delicada situación que atraviesa su esposo.

Un ACV y la falta de un angiógrafo en el Hospital Cuenca: el drama que vive una familia de Cañuelas

 Hospital Cuenca. Archivo InfoCañuelas.

Desde hace algunas horas la familia de Rosana Garavaglia -conocida docente de Cañuelas- atraviesa una situación dramática. Su esposo sufrió un ACV y como resultado de las demoras de su obra social en la autorización del trasladfo, no recibió atención especializada dentro del tiempo recomendado.

A través de una publicación en su perfil de Facebook Rosana contó detalles de lo sucedido y pidió una cadena de oración.

Martín Farías, mi esposo y padre de Nahuel y Laureano, el sábado 12/02 a las 10 de la mañana sufrió un accidente cerebrovascular (ACV). Inmediatamente con ayuda de sus hijos lo cargamos en el auto y llegamos al Cuenca, donde fuimos atendidos inmediatamente. Sin ninguna burocracia comenzaron a atenderlo, ya que en estas situaciones es fundamental actuar rápido. Mientras tanto me calmaban y hacíamos el papeleo (él tiene Centro Médico Pueyrredón como obra social). 

Cerca del mediodía me informan el procedimiento que le están haciendo, trombolisis, por medio de medicación. En un momento me llaman para que me acerque a verlo y trate de calmarlo porque se encontraba muy nervioso. Lo aliento a qué esté tranquilo y colabore con todos los que lo estaban ayudando. Mientras la doctora le hacía preguntas e indicaciones, como cuántos años tiene, en qué mes estamos, que cierre y abra los ojos... en fin. 

Pasadas las dos horas retrocede y la medicación no hizo el efecto esperado. Entonces comienzan a solicitar traslado a las 14 hs, ya que el Cuenca no cuenta con un angiógrafo. No logran comunicarse con su obra social y se resuelve pasarlo a terapia intensiva. En ese momento nos solicitan que intentemos también por nuestro lado comunicarnos con la obra social para obtener la orden de traslado. 

A las 4 de la tarde se logra respuesta y nos envían un mail para que el hospital emite la orden. Ante la falta de respuesta de la autorización de traslado comienzo a comunicarme con muchas personas que se unieron e hicieron lazos para ver si era posible una pronta respuesta, pero la obra social tardó mucho y el tiempo en este tipo de accidentes es fundamental. El tratamiento adecuado se debe implementar dentro de las primeras 10 hs ya que no hay oxígeno en el cerebro y hay que intervenirlo sabiendo dónde se encuentra dicha obstrucción. Y para eso es necesario el angiógrafo. 

El traslado se hizo aproximadamente a las 0.30 del día domingo. Llegamos a la Clínica de los Virreyes a las 2:36 pero el neurólogo y medico de terapia, luego de hacerle una nueva tomografía y análisis, me informan que había pasado el tiempo que se considera de protocolo para el tratamiento correspondiente. 

En este momento está en estado crítico en terapia ya que se espera que no haya sangrado. Creo en el poder de la oración, en la energía que se trasmite a través del pensamiento. Acompañanos a que pueda sobrellevar su dolencia y recuperarse paulatinamente para estar nuevamente en casa. ¡Gracias!

La sentida carta de Rosana vuelve a poner en el centro de la escena el angiógrafo con el que contaba el Hospital Cuenca hace cinco años y que en 2017 fuera trasladado al Hospital San Juan de Dios de La Plata por una decisión de las autoridades sanitarias durante la gestión de María Eugenia Vidal. En octubre de 2021, durante un acto en Cañuelas, el ministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak dijo que se llamaría a licitación para la compra de un nuevo aparato de similares características.