19 de julio. Cañuelas, Argentina.

weather 14º

Rechazo del arco político al barrio popular de Grabois en Cañuelas

“El municipio tiene que salir a dar explicaciones” pidió el presidente de la bancada opositora. Concejales del oficialismo también expresaron sus reservas sobre el proyecto.

Cartel ubicado en la tranquera de ingreso al campo.

Cartel ubicado en la tranquera de ingreso al campo.

Oficialismo y oposición -con distinto énfasis- expresaron su rechazo al barrio popular de 500 viviendas que el dirigente Juan Grabois y su referente local Marta Ferraro están impulsando en la ruta 205 km. 71 con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

“En el bloque estamos trabajando en un pedido de informes para presentar a la mayor brevedad posible y pensamos que el municipio tiene que salir a dar explicaciones de manera urgente” expresó el presidente de la bancada de concejales de Juntos, Leonardo Iturmendi.

“Hay que recordar -añadió el edil- que en octubre de 2022, por unanimidad, el Concejo Deliberante aprobó un cambio de zonificación prohibiendo los loteos en toda esa zona. No es posible que ahora venga un ministerio nacional a querer marcarnos la cancha. En Cañuelas las decisiones las debe tomar el Ejecutivo y el Legislativo. Para eso existe la autonomía municipal. No nos pueden venir a decir cómo tenemos que diagramar nuestra política urbana. Por eso digo que el municipio rápidamente tiene que salir a dar una explicación”.

El barrio promovido por Grabois se localiza en un predio de 28,7 hectáreas a medio camino entre el cementerio municipal y el barrio El Taladro. Los vecinos ya vieron movimiento de máquinas abriendo calles, a pesar de que no existe ninguna presentación formal en la Municipalidad o el Concejo Deliberante.

A cargo de la instrumentación está la cooperativa En Bloque perteneciente a la Agrupación De Frente que Ferraro conduce en Máximo Paz. El objetivo es crear una “comunidad Arca”, con sus propias reglas internas. Las fuentes consultadas por este medio revelaron que ya hay un listado de 500 beneficiarios, en su mayoría personas de Máximo Paz que integran el movimiento de Ferraro, quienes accederán a la posesión de un lote mediante un pago de $ 200 mil a abonar en cuotas durante dos años. Ese dinero se destinaría a la construcción de una escuela y un jardín de infantes. 

Los lotes, de 50 x 10 metros, no podrán ser adquiridos por los beneficiarios, sino que se otorgarán en posesión por tiempo indeterminado. Recién transcurridos 10 años el beneficiario podrá vender la construcción, no la tierra.

La noticia -revelada por InfoCañuelas- generó estupor en la oposición y preocupación en el oficialismo, donde había conocimiento del proyecto pero nadie imaginaba que podría estallar en pleno inicio de la campaña electoral. 

A pesar de la gravedad del tema -la creación de un importante complejo habitacional en medio del campo, sin servicios y sin ninguna continuidad con los núcleos urbanos existentes- ningún representante de la comuna accedió a expresarse públicamente sobre el tema. “Es una declaración de guerra de Grabois y Ferraro contra el municipio” se limitó a decir un funcionario bajo condición de anonimato.

Durante la mañana hubo reuniones para analizar cómo abordar la situación con la mayor diplomacia posible sin generar un polvorín en plena campaña. Por ahora la idea sería un diálogo a nivel ministerial tratando de evitar un choque directo con Grabois.  

Juan Ángel Cruz, concejal del oficialismo, dijo que “no hay ninguna presentación de este proyecto en el municipio. Por trascendidos tuve algún conocimiento pero no sabía en qué lugar se iba a hacer o sus características. Los proyectos urbanísticos que se han armado, como Vicente Casares o ruta 3, siempre fueron positivos en el sentido de que la gente puede tener acceso a su vivienda en condiciones favorables. En este caso desconozco de qué se trata”.

La concejal Diana Barcia, referente del movimiento Evita, dijo que está de acuerdo con el uso de la tierra “desde un punto de vista socio urbano”, pero consideró que la zona elegida no es apta para un barrio. “A lo mejor Ferraro, como subsecretaria de Hábitat, lo habrá hablado en el municipio, pero la realidad es que la zona no permite este tipo de desarrollos”.

Asimismo, Barcia opinó que los barrios que se realizan a través del Fondo de Integración Socio Urbana (FISU) del Ministerio de Desarrollo Social, son con entrega gratuita de lotes. “No sé por qué acá se estaría cobrando 200 mil pesos, en este tipo de programas la posesión se entrega gratuitamente y si hay que hacer una escuela, la hace el Estado”.

La concejal Claudia Pelereteguy, de Juntos, dijo que en varias oportunidades el Ejecutivo envió al Concejo Deliberante pedidos de cambios de zonificación cuando los proyectos ya estaban en marcha. “Espero que no sea éste el caso y que en la sesión de la semana próxima propongan cambiar la zonificación, cuando el año pasado hicimos una modificación por unanimidad prohibiendo los lotes en esa zona”.

Algunos precandidatos a intendente también se expresaron en contra. Carlos Álvarez dijo que el proyecto de Grabois “Es una práctica habitual que hemos visto en varios municipios gobernados por el kirchnerismo. Dejan que se ocupen los terrenos, fuera de la ley, sin criterios urbanísticos, sin planificación, sin servicios. Es la conurbanización llegando a Cañuelas. Tenemos que ponerle un freno ya”.

Evelyn Cantoni, precandidata de La Libertad Avanza, dijo que “en mi espacio no estamos en contra de los barrios populares, pero todo tiene que hacerse en su debida forma. En este caso es un proyecto irregular. Hay un primer paso que se obvió, que es hacer la presentación formal ante el municipio. Se ha pasado por alto al Ejecutivo y al Legislativo, sin cumplir con el marco legal y administrativo”.

Pablo Olveira, precandidato a concejal del mismo espacio libertario, expresó una mirada distinta. En un post en redes sociales salió en defensa de Marta Ferraro dando a entender que el municipio no autoriza el proyecto para evitar un crecimiento político y territorial de la dirigente de Máximo Paz. 

“Hay que interiorizarse del trabajo realizado por la cooperativa “En Bloque” en Máximo Paz, (Verdaderamente una obra concreta y de extrema utilidad para el barrio Belgrano). Sobre el emprendimiento ARCA, me consta que se pidió autorización al Ejecutivo, cosa que no gustó por ser peligroso, debido a que atenta como fuente de poder propia. El Ejecutivo prioriza a empresarios conocidos, privados y también con mucho poder, pero el poder del dinero, que cuentan con muchas más autorizaciones de emprendimientos similares pero ya en marcha y que son muchos más que uno. Lo que pasa es que quizás esos emprendimientos están propiciados por un terrateniente que conoce bien que tramite hacer y principalmente el costo particular del mismo. Cualquier semejanza a la realidad es pura coincidencia”.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas