Volver a sección

| Información general

Otra vez surge la polémica por el nombre de la Av. Libertad

A raíz de un pedido del Frente Gremial de Cañuelas -que propuso volver a llamarla “Eva Perón”- se inició una campaña de firmas que reclama respetar su actual denominación.

A raíz de un pedido del Frente Gremial de Cañuelas -que propuso volver a llamarla “Eva Perón”- se inició una campaña de firmas que reclama respetar su actual denominación.

Otra vez surge la polémica por el nombre de la Av. Libertad

En varias oportunidades a lo largo de la historia de Cañuelas el nombre de la Av. Libertad ha sido motivo de discusiones, debates y enfrentamientos.

En la última sesión legislativa el Frente Sindical presentó una nota en la que solicitó que se le restituya el nombre “Eva Perón” a la avenida.

En la nota firmada por Roque Ríos, Javier Clavero, Bruno Barbieri y Patricia Argüello, entre otros representantes gremiales, se plantea que el nombre “Eva Perón” fue quitado “por motivos de odio” y que restituirlo sería “un justo reconocimiento a Evita por su obra y su lucha por los derechos de la mujer en momentos en que por primera vez una mujer conduce los destinos de Cañuelas”.

Como respuesta a ese pedido se inició una campaña de firmas en la plataforma de peticiones Avaaz.org, que solicita lo contrario: respertar el nombre actual. 

“El nombre de la Avenida Libertad une desde hace 65 años a los cañuelenses. El nombre Eva Perón nos dividirá” es el lema que acompaña a la petición que se puede ver en este link.

UN POCO DE HISTORIA

Tanto el nombre “Libertad” que se pretende modificar como el “Eva Perón” que se pretende restaurar fueron fruto de imposiciones de quienes circunstancialmente tenían el poder.

En 2019, con motivo del centenario del natalicio de Eva Duarte, el Concejo Deliberante dispuso instaurar simbólicamente el nombre de “Eva Perón” durante tres días, mediante distintas pancartas que se colocaron en postes y semáforos. En esa oportunidad InfoCañuelas publicó un artículo sobre la historia de nuestra arteria troncal, que tuvo un total de cuatro nombres a lo largo de su historia de 150 años.

La nomenclatura general de calles se aprobó en 1873, durante la intendencia de Emilio Argüelles. Fue entonces cuando se la bautizó como “Buenos Aires”, identidad que permanecería durante 50 años.

El 2 de diciembre de 1933, en el primer aniversario del fallecimiento del intendente conservador Miguel A. Irigoyen -conocido en la época como “el intendente gaucho”- se realizó un festejo popular en su homenaje que incluyó la imposición de su nombre a la Av. Buenos Aires.

Esta segunda denominación se mantuvo durante veinte años hasta que en julio de 1953, a un año de la muerte de Evita, pasó a llamarse “Eva Perón”. Dos años más tarde, con el golpe de 1955 -conocido como Revolución Libertadora- se borraron todos los símbolos peronistas en calles y plazas, que en muchos casos fueron rebautizadas como “Libertad”.

x