Volver a sección

Información general

Otra muestra de adhesión al campo

Hubo un cierre generalizado de comercios y más de 300 personas se congregaron en la plaza. Alejandro Puricelli puso en duda la transparencia del Congreso y anticipó que el conflicto se prolongará.

"Nosotros juntamos firmas para que el tema de las retenciones sea discutido por los legisladores, pero no de esta manera. Esto es como ir a una escribanía para que le pongan la firma. Si esta gente se arriesgó a mandar el tema al Senado es porque está todo arreglado. Es clarito que la señora o el señor Aníbal van a ir al Senado con el sobrecito para que levanten la mano. No queremos eso. Queremos que todo se retrotraiga al 11 de marzo".

De esta manera uno de los líderes de los productores autoconvocados, Alejandro Puricelli, fijó posición respecto a la nueva estrategia del gobierno nacional de discutir el tema de las retenciones en el Congreso.

Además, Puricelli anticipó que el conflicto se prolongará en el tiempo, destacó que no por eso se los puede tildar de "golpistas" o "desestabilizadores" y a modo de ironía pidió que levantara la mano la persona que hubiera recibido 150 pesos o una bolsa de comida para concurrir al acto de Cañuelas.

El discurso de Puricelli fue seguido por más de 300 personas que este miércoles a la noche se reunieron en la plaza San Martín, luego de un cierre de comercios al que adhirió gran parte del sector.

"Consideramos que esta es una cruzada justa y por eso estamos al lado del campo. No estamos tratando de derrocar un gobierno. No estamos tratando de desestabilizar instituciones democráticas. Estamos ejerciendo la democracia. El pensar distinto no es ser gorila ni golpista", acompañó el presidente de la Cámara, Pablo Olveira.

Sobre un escenario armado con un acoplado y adornado con banderas argentinas se colocó una imagen de María Auxiliadora, patrona del agro. Se cantó el himno y se rezó el Padre Nuestro "para iluminar a los que deben tomar decisiones".

A pesar de la jornada intensamente fría, la gente permaneció más de una hora para escuchar a los artistas que se plegaron a la protesta.

Santiago Mac Goey y Leopoldo García -ambos integrantes de Los Quichuas, pero también productores agropecuarios- regalaron un puñado de canciones, entre ellas la "Zamba de mi esperanza".

"Destaco la dignidad de lo que se está reclamando. No hay nada más justo que pedir lo que uno se gana con el lomo", comentó Santiago, provocando un generalizado aplauso.

Siguieron Leyla Inguazo y Luis Balbo, quien recitó los poemas "Tamberita" y su clásico "Alambre é fardo".

En un momento Balbo dejó de lado la poesía y en tono campechano graficó el sentimiento del agro: "Me da bronca cuando se escuchan sandeces de gente que en su puta vida pisó una bosta de vaca o que nunca le agarró una helada en el lomo ordeñando una vaca".

INFOCAÑUELAS