Volver a sección

| Información general

Médicos truchos: ordenan secuestrar la historia clínica en la demanda iniciada por un paciente

Marcelo Blanco reclama una indemnización de $ 11 millones por los daños sufridos a partir del erróneo diagnóstico del falso médico Felipe Nori.

Marcelo Blanco reclama una indemnización de $ 11 millones por los daños sufridos a partir del erróneo diagnóstico del falso médico Felipe Nori.

Médicos truchos: ordenan secuestrar la historia clínica en la demanda iniciada por un paciente

 Nori durante el juicio. Archivo InfoCañuelas

El juzgado Contencioso Administrativo Nro. 3 de La Plata  ordenó el secuestro del libro de guardias del Hospital Marzetti y de la historia clínica en el marco de la demanda por daños y perjuicios que el paciente Marcelo Fabián Blanco inició contra la Municipalidad de Cañuelas, el Hospital Marzetti y el falso médico Felipe Nori Haggi Lacerda, con quien se atendió en febrero de 2018.

En la resolución firmada por el juez Francisco Terrier se ordenó  secuestrar la historia clínica y el libro de guardia obrantes en el centro de salud de Cañuelas así como cualquier otra documentación relativa a la atención médica recibida por Blanco. El magistrado aclaró que se deberá requerir el auxilio de la fuerza pública y de un cerrajero, de ser necesario.

En la misma resolución dispuso librar oficios al Hospital Zonal General de Lobos y al Sanatorio Vascular Mariano Pelliza de Olivos –donde Blanco recibió atención médica luego de pasar por el Marzetti– a fin de que remitan copias certificadas de las historias clínicas.

El 6 de febrero de 2020 a través de su abogado Jorge Alejandro Bello, Blanco inició una demanda por 11 millones de pesos más intereses y costas contra Nori, el Hospital y el municipio como compensación de los perjuicios que dice hacer sufrido a raíz de la atención negligente del falso médico brasileño.

“Atento el Daño producido en la salud física y psicológica del actor Marcelo Blanco, por el Ejercicio Ilegal de la Medicina por préstamo de nombre, ocurrido en el Hospital Municipal  Ángel Marzetti cuando el demandado Nori Haggi Lacerda Felipe, haciéndose pasar por el Dr. Joao Peixoto Dos Santos Neto, con fecha 8 de febrero de 2018, alrededor de las 10:30 horas, atendió en la guardia a Marcelo Blanco, diagnosticando ´Dolores Musculares´, o ´Mialgia´, cuando en realidad presentaba un cuadro de Síndrome Coronario Agudo (SCACEST IAM) - Infarto agudo al Miocardio), medicándolo con Diclofenac y recomendando reposo” sostiene el abogado en la demanda.

“Este hecho demoró el tratamiento de la patología que verdaderamente presentaba, agravando su cuadro clínico y elevando su riesgo de salud, al punto de colocarlo al borde del deceso, provocando graves secuelas físicas que derivaron en la colocación de tres Stent”.

En el ligro de Guardia quedó registrada la atención de Blanco. Nori (usando la identidad de Peixoto) escribió que presentaba dolor en el pecho y que el electro (ECG) había dado normal.

“Que atento el error de diagnóstico del demandado, quien resultaba estudiante de medicina y ejercía ilegalmente la profesión de médico, la situación del actor fue empeorada al punto de colocarlo al borde de la muerte, lo que produjo la necesidad de someterlo a varias operaciones cardiovasculares, colocación de distintas prótesis, y severas lesiones y secuelas en su salud física y psicológica, que derivan en una incapacidad parcial y permanente del 78 % del total vida”. 

“La presente acción se hace extensiva contra el Hospital Municipal de Cañuelas Ángel Marzetti, toda vez que no se realizaron los controles mínimos necesarios para determinar la originalidad de la documentación presentada por Nori  Haggi Lacerda Felipe, contratándolo para el ejercicio de la medicina, cuando en realidad ni siquiera era médico, y la documentación presentada por el mismo, resultaba apócrifa”.

“Asimismo, se hace extensiva contra el Municipio de Cañuelas toda vez que los empleados contratados en definitiva, resultan empleados del Municipio de Cañuelas. Su responsabilidad se funda sobre una obligación de garantía de la conducta de los dependientes en la ejecución de la prestación, existiendo además una obligación implícita de seguridad que consiste en el deber de proporcionar al paciente asistencia médica por medio de los profesionales de su cuerpo médico, respondiendo la entidad por los daños ocasionados por los profesionales con relación de dependencia o sin ella por imprudencia o falta de diligencia, más aún, cuando en lugar de un médico, ha empleado a un estudiante de medicina” para brindar el servicio de salud.

Como se recordará, en diciembre de 2019 Felipe Nori fue encontrado culpable y condenado a tres años de prisión en suspenso por los delitos de Ejercicio ilegal de la medicina, Usurpación de títulos y honores y Uso de documento falso. 

En su dictamen, la jueza Cecilia Sanucci también pidió remitir las actas del juicio a la UFI 17 de la fiscal Dra. María Eugenia Di Lorenzo para adosarlas a la causa 06 03 2371; e investigar la posible comisión de delitos por parte de Federico Pequeño, Hernán Carpio, Diana Barcia, Brenda Rodríguez, Verónica Velázquez, Fabiana Pereyra y Teresa Domínguez. Esa causa tuvo su origen en la Fiscalía 2 de Cañuelas, que en su momento solicitó el allanamiento del Municipio y el Hospital.

x