Volver a sección

| Información general

Más imágenes de la brutal pelea en Acuña y Libertad

InfoCañuelas obtuvo registros de video que demuestran el descontrol en la vía pública.

InfoCañuelas obtuvo registros de video que demuestran el descontrol en la vía pública.

Más imágenes de la brutal pelea en Acuña y Libertad

 Patadas a un joven caído en la vereda.

Los festejos de Año Nuevo se vieron empañados por una brutal pelea que tuvo lugar en la madrugada del 1 de enero, a las 6.25, en la intersección de Av. Libertad y Acuña.

InfoCañuelas obtuvo registros de video que muestran los instantes previos y el desarrollo de la pelea, frente al nuevo bar inaugurado en esa esquina.

Si bien el comercio ya se encontraba cerrado, una gran concentración de gente permaneció en el lugar escuchando música a todo volumen emitida desde los parlantes que asomaban del baúl de un Volkswagen Gol oscuro (patente iniciada en FZX). Una suerte de boliche al aire libre, sin ningún control del municipio, mientras que las familias que viven en la zona hacían lo imposible para intentar dormir.

Se aprecia en las imágenes que a las 6.25 comienzan los empujones en la vereda del bar y luego se sucede una batahola que se va desplazando por la calle ante la mirada atónita de chicos y chicas y de algunos jóvenes que intervienen para frenar a los más exaltados. En un momento uno de los protagonistas de la escaramuza cae sobre la vereda de la óptica Sejas, recibiendo patadas.

Toda esta secuencia transcurrió a pocos metros de la Comisaría, que a pesar de la gran concentración de gente, no programó un operativo de seguridad. Tampoco el municipio se hizo presente con personal de la Guardia Urbana o del área de Tránsito cuando había una completa obstrucción de la calle. Y a esta altura corresponde preguntarse si alguien monitorea las cámaras de seguridad que supuestamente se encuentran ubicadas a lo largo de la avenida céntrica.

Estas peleas, que con distinta intensidad se vienen produciendo de jueves a domingo, generan preocupación en el comercio del microcentro. Aquellos que no cuentan con persianas o rejas en sus vidrieras temen amanecer con el frente destrozado.

A eso hay que sumar el desagrado que les produce encontrarse cada mañana con la vereda sembrada de orina y residuos tales como botellas, vidrios y restos de comida.

Hasta el momento no hubo ningún pronunciamiento de la Secretaría de Gobierno o de la subecretaría de Seguridad respecto a las medidas que adoptarán de aquí en adelante para contener la situación.