Volver a sección

| Información general

Los carniceros están en pie de guerra

Alberto Samid abrió una carnicería en pleno centro de Cañuelas en la que vende los mejores cortes a 10 pesos el kilo. Más de cuarenta comerciantes del sector se presentaron de improviso en el Concejo Deliberante para exigir una intervención de las autoridades.

Alberto Samid abrió una carnicería en pleno centro de Cañuelas en la que vende los mejores cortes a 10 pesos el kilo. Más de cuarenta comerciantes del sector se presentaron de improviso en el Concejo Deliberante para exigir una intervención de las autoridades.

Desde el fin de semana la carnicería ubicada en Libertad y Del Carmen, frente a la Municipalidad de Cañuelas, tiene colas de veinte personas y dos horas de espera. ¿El motivo? El controvertido empresario Alberto Samid comenzó a vender carne a precios irrisorios.  Las achuras y el puchero se consiguen a 3 pesos. El rosbif o la picada a 5 y el lomo, el peceto o el cuadril a 10, menos de la mitad de lo que cuesta en cualquier canicería.

El miércoles a la noche –luego de una reunión en la Cámara de Comercio– unos cuarenta carniceros de Cañuelas se presentaron de improviso en el Concejo Deliberante para solicitar la intervención de las autoridades.

En la sala se encontraba el intendente Gustavo Arrieta, quien había acudido para responder por el desempeño de un falso médico en el Hospital Marzetti.

Uno de los carniceros que tomó el micrófono dijo que Samid está comercializando "por debajo del costo real" y que si la situación no se revierte la mayoría de las carnicerías locales terminarán cerrando.

Además aseguró que el empresario trabaja "apañado por el municipio"; que no pagaría abasto y que no tendría toda la documentación necesaria para operar.

Dijo que el pedido del sector no es una clausura de la carnicería, pero sí que se le exija trabajar con todos los requisitos y con precios normales. "¿Cómo puede ser que salió la habilitación tan rápido? A nosotros jamás nos dieron una habilitación de un día para el otro", ironizó uno de los presentes.

Arrieta se defendió señalando que la Municipalidad no tiene "un trato preferencial" con Samid, que apenas lo conoce y que el lunes a la mañana se realizó una inspección en la que no se detectó ninguna anormalidad.

Los carniceros no se quedaron conformes con la explicación y mencionaron una larga lista de irregularidades en las que estaría incurriendo el matarife. Una de las más graves sería bajar medias reses frente al municipio a toda hora en vehículos no habilitados para el transporte cárnico.

"Puede ser que la carnicería esté en regla, pero tienen que inspeccionarle el frigorífico, ahí está todo mal", bramó otro comerciante.

Finalmente se acordó que este jueves a las 10 de la mañana una comisión de tres carniceros se reunirá con el secretario de Gobierno, Salvador Egitto, para marcarle las irregularidades que se estarían cometiendo.

INFOCAÑUELAS

x