23 de mayo. Cañuelas, Argentina.

weather 13º

La diputada Rasquetti impulsa un petitorio para que la vacante de la Corte sea cubierta por una mujer

“Sin mujeres en la Corte es imposible garantizar una justicia igualitaria”, indicó la legisladora cañuelense.

Ayelén Rasquetti.

Ayelén Rasquetti.

Luego de que el presidente Javier Milei oficializara las postulaciones de Ariel Lijo y Manuel García-Mansilla para la nueva conformación de la Corte Suprema de Justicia, mujeres del Frente Renovador realizaron una presentación formal frente al Ministerio de Justicia de la Nación impugnando la propuesta por la falta de mujeres en la nómina.

El documento dirigido al ministro Mariano Cúneo Libarona, con la firma de la diputada provincial Ayelén Rasquetti entre otras dirigentes del espacio massista, se basa en que la propuesta presidencial para la nueva conformación de la corte vulnera la Constitución Nacional y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (CEDAW). 

En uno de sus pasajes, hace referencia a que El Decreto 222/03 reglamenta la nominación de candidatos y en su art. 3 dispone que las propuestas “deben considerar en lo posible” las diversidades de género, entre otras cuestiones. 

“La propuesta existente de designar a dos varones para ocupar el cargo de Ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, atenta directamente contra las luchas de las mujeres argentinas, porque convalida la desigualdad estructural y garantiza que, como mínimo, en los próximos siete años no habrá ninguna mujer en el Máximo Tribunal. Esto consolida un gran retroceso para Argentina, ya que sería el único país de América Latina y el Caribe que no tiene representación femenina en su máximo tribunal de justicia nacional” explicó Ayelén Rasquetti, y afirmó que “Las mujeres argentinas fuimos pioneras en muchas luchas por lograr la igualdad real. Pudimos acercarnos a la paridad en otros poderes del Estado y tenemos una legislación de las más avanzadas del mundo. Pero muchos derechos sancionados en esas leyes no tienen aplicación real porque la Justicia acompaña poco, tarde y mal los reclamos que de allí surgen”.

“En el mismo sentido –continuó– no puede ignorarse que, en nuestro sistema institucional, la Corte Suprema de Justicia de la Nación es cabeza de uno de los poderes del Estado. Como tal, tiene importante influencia no sólo en el funcionamiento diario de los tribunales nacionales y federales, sino que sus fallos, bien que muchas veces como argumento de autoridad, derraman en los tribunales inferiores criterios que se tornan rectores. Nombrar mujeres en nuestra Máxima Magistratura no se limita así a una cuestión de número o de paridad de géneros, sino que contribuye a llevar a la cima de los tribunales de la República Argentina miradas y perspectivas que terminan permeando en todos los tribunales, incluso en los provinciales”.

En este link es posible acceder a la presentación completa y adherir a la misma mediante firma: https://forms.gle/XG91sCM3zHAfgtZi6
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas