Volver a sección

| Información general

Habló el interventor de Bomberos: “Hay que corregir costumbres arraigadas”

Rodolfo Vandolino permanecerá en Cañuelas por un período mínimo de 90 días. “Son muchos años de desorden. Con diálogo y capacitación lo vamos a resolver”, consideró.

Rodolfo Vandolino permanecerá en Cañuelas por un período mínimo de 90 días. “Son muchos años de desorden. Con diálogo y capacitación lo vamos a resolver”, consideró.

Habló el interventor de Bomberos: “Hay que corregir costumbres arraigadas”

 Vandolino (en el centro) reunido con el Consejo Directivo.

El comandante General Rodolfo Vandolino, designado ayer como interventor del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios de Cañuelas, ya se encuentra plenamente en funciones. Tras mantener una primera reunión con el personal, trabajará en tres ejes principales: ordenar el área operativa desde el punto de vista jerárquico, reconstruir la cadena de mando y mejorar la capacitación de sus miembros para formar cuadros que estén en condiciones de tomar la conducción.

El plazo de intervención no está definido, pero tiene un mínimo de 90 días que seguramente no alcanzarán para llevar adelante la tarea encomendada por la Dirección Provincial de Defensa Civil. En la misión de reestructuración lo acompañarán los jefes de los Bomberos Voluntarios de Villa Moll (partido de Navarro) y Marcos Paz, Facundo Cavalieri y Alejandro Ibarra, respectivamente. También podrían sumarse Hernán Fourcade (General Belgrano y Mario Quaglia (Mercedes), cada uno de ellos en un área específica.

En el mientras tanto el subayudante Rubén Ponce continuará como jefe Interino, sujeto a las indicciones del interventor. La responsabilidad institucional continúa a cargo de la presidenta, Mariela Aristegui.

Vandolino lleva 43 años como bombero Voluntario y 16 como jefe en Tigre. En diciembre pasado fue ascendido a comandante General. Antes de ser enviado a Cañuelas le tocó conducir la intervención del cuartel de Exaltación de la Cruz, que acaba de concluir. El miércoles, luego de su primer contacto con los integrantes del cuartel local, habló con InfoCañuelas para describir el panorama que encontró y su plan de acción.

El interventor dialogando con el personal de Cañuelas.

“Me encontré con una muy buena predisposición. Toda la gente de Cañuelas quiere mejorar. No quiero hacer una evaluación apresurada, pero a priori puedo decir que la situación no es tan compleja como se la pinta, no hay un conflicto que pueda llevar a un problema mayor. Si es necesario hacer recambios, se harán, pero la impresión que me dejaron es que todos los integrantes del cuerpo activo van a continuar. La entidad necesita ordenarse con todos los que están adentro”, señaló.

Subrayó que “El cuartel está operativo, tiene equipamiento, tienen personal, que es lo más importante, y los fondos están, según lo que me manifestaron. No hay nada que genere un inconveniente importante. Son los bomberos de Cañuelas los que deben decidir qué institución quieren. Si buscan una institución seria, que impacte positivamente a la sociedad, la podrán tener”.

Sobre los aspectos a mejorar, dijo que hace falta “un ordenamiento general para cambiar algunas conductas. Hay costumbres que vienen arraigadas de mucho tiempo y que deben ser modificadas. Hay roles del cuerpo activo y roles del consejo directivo que están cambiados y deben ubicarse. Hay que hacer un ordenamiento y dialogar mucho con la gente. Son muchos años de desorden y de arraigar costumbres que están mal. Mediante el diálogo, la preparación y la capacitación lo vamos a resolver”.

En esa línea, Vandolino destacó que el sistema bomberil es “verticalista”, cuasi militar, con un líder que da órdenes y personas que las acatan. “Acá esa cuestión está alterada. Tenemos que ajustar las cosas para que este verticalismo funcione, porque el de los bomberos es un sistema que demanda intervenciones rápidas y en la emergencia no se puede estar debatiendo quién manda y quién no. Eso es una cuestión que se resuelve con capacitación y preparación”.

No ocultó su desconcierto al verificar que en los últimos años no se produjeron ascensos, lo que ha dejado al cuerpo activo sin personas con jerarquía formal para conducir a sus compañeros. “No puede ser que nadie esté capacitado para ascender, no es lógico ni racional. Tenemos que analizar por qué motivo no han ascendido. A veces pasa que algunos  no quieren porque deben asumir un compromiso mayor y no tienen tiempo; otras veces hay gente con capacidad y voluntad de ascender pero no existe el respaldo de los conducidos. Hay múltiples factores”.

Con relación al rol de la comisión directiva, recordó que hay una Ley que debe cumplirse: “Es obligación de las instituciones capacitar a sus cuerpos activos”. Y en otro orden dijo que es necesario “corregir la actitud de la institución hacia los Destacamentos”.

Vandolino llegó a Cañuelas el miércoles al mediodía, en la misma jornada en la que fue designado por la Dirección General de Defensa Civil de la Provincia de Buenos Aires. Volverá este viernes en tanto que el sábado llegará un equipo técnico de capacitación en operación y materiales.

x