23 de mayo. Cañuelas, Argentina.

weather 14º

Fuerte rechazo al proyecto del embalse: “Va a ser una cloaca a cielo abierto”

La Provincia publicó las primeras objeciones realizadas por los vecinos en el marco de la Consulta Ciudadana.

La web provincial donde se reciben las observaciones.

La web provincial donde se reciben las observaciones.

Hasta el viernes 3 de mayo los vecinos, funcionarios e instituciones de Cañuelas pueden realizar comentarios al estudio de impacto ambiental presentado por la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio de Obras Públicas de la Provincia en el marco del proyecto de construcción de un embalse en la confluencia de los arroyos Cebey y de Castro.

Como lo reveló InfoCañuelas, el plan gubernamental es hacer un terraplén de 2.900 metros y 3,3 metros de altura que en días de lluvia intensa retendrá el agua de 12.500 hectáreas de la cuenca del arroyo Castro, inundando en forma transitoria una superficie de aproximadamente 500 hectáreas.

Este lunes la Secretaría de Política Hídrica permitió visualizar los primeros veinte comentarios recibidos, todos con durísimas críticas al proyecto por su impacto ambiental negativo: “Catástrofe ambiental”, “La industria tambera de la zona va a tener que mudarse”, “Para solucionar un daño ocasionarán otro”, “Solucionar no significa tirar la pelota para otro lado”, “El proyecto utiliza terminología engañosa” y “El reservorio va a ser una cloaca a cielo abierto” son algunas de las frases más picante volcadas en el formulario de participación pública situado en este enlace.

Un comentario casi unánime es que los arroyos que alimentarán el futuro dique ya se encuentran severamente contaminados por los efluentes de ABSA y de las industrias frigoríficas de la zona, por lo que se generará una palangana de agua podrida sobre los campos productivos.

Algunos vecinos apostaron a la ironía: uno de ellos invitó a los técnicos que  hicieron el estudio de impacto ambiental a tomar un café con agua extraída del Cebey.

A continuación reproducimos una síntesis de las objeciones publicadas en la web oficial.

“Yo pienso en como la contaminación se va a extender en todos los campos y cómo afectaría esto la flora y la fauna. Espero que se haya evaluado adecuadamente la situación ambiental. Además, es importante pensar que la industria tambera de la zona va a tener que mudarse cuando lo construido en el campo como casas, tinglados, galpones, no son trasladables. Por lo tanto creo que va a afectar directamente a la industria tambera con la consiguiente repercusión en las familias que dependen de esa actividad (Martín Ruiz Sala).

“Después de haber leído el proyecto, saco como conclusión que el informe de impacto ambiental utiliza terminología engañosa, como por ejemplo la utilización de la palabra `reservorio` haciendo referencia al agua estancada que en realidad sería el desborde de los arroyos Cebey y Castro los cuales están contaminados con materia fecal y desechos industriales, por lo que generarían una palangana de contaminación, no sólo afectando al medio ambiente sino también a las napas subterráneas, a los suelos circundantes y a los vecinos del partido de Cañuelas. Este proyecto surge por la necesidad social de que La Matanza no se inunde, como el propio proyecto dice: ´zona que tuvo un crecimiento y urbanización descontrolada, en lugares anegables´. Es totalmente comprensible y es imposible no sentir empatía por las personas afectadas, pero esto no quita que el proyecto tenga que seguir adelante, ya que para solucionar un daño, ocasionarán otro daño más, pudiendo buscar alternativas como por ejemplo la canalización completa de los arroyos, generando canales, lo que solucionaría el problema de la matanza y no afectaría a ningún vecino a lo largo de la cuenca. Así mismo el proyecto fue planificado a escondidas de los vecinos de cañuelas, y solo algunos de nosotros tomamos conocimiento del mismo a través de un artículo periodístico, las autoridades en ningún momento le explicaron a la población el proyecto, sus alcances y consecuencias (Micaela Etchevers).

“No estoy de acuerdo con la realización del embalse, considero que va a perjudicar exponencialmente a los habitantes de la zona, a las producciones y por ende a las economías regionales. Sería importante buscar una real solución al problema de la Cuenca hídrica que no cree problemas en otras zonas. Solución significa eso, solucionar, no “tirar la pelota para otro lado” (Ana María Rinaldi).

“El proyecto implicaría la realización de un reservorio de agua en una zona en la cual hay emprendimientos productivos y residenciales, y muy cercana a la ciudad de Cañuelas, a las rutas 3 y 6, al Parque Industrial Cañuelas, a los barrios cerrados Las Cañuelas, Praderas 57 y La Cupla y a la red troncal de gas. Por ello, además de perjudicarse las actividades productivas, de agricultura y ganadería que se realizan en mi propiedad, se afectaría muy seriamente las fuentes de trabajo (...). En la actualidad el agua de los arroyos Castro y Cebey que atraviesan mi propiedad y que alimentaría el embalse propuesto, está contaminada, tiene un olor nauseabundo y constituye un peligro grave para las personas y los animales que se crían en la zona. Se vierten en esos arroyos, sin tratamiento previo, los desechos cloacales de la ciudad de Cañuelas, y también se vierten efluentes de frigoríficos cercanos y del Parque Industrial Cañuelas. El arroyo debe estar permanentemente rodeado de alambrado eléctrico para que lo animales no beban el agua del arroyo, ya que si beben esa agua se enferman y mueren. Esas son las aguas que alimentarían el embalse, con lo cual es claro que el embalse tendría agua contaminada que afectaría muy negativamente toda el área circundante. Hacer un reservorio con aguas contaminadas tendría consecuencias gravísimas sobre el medio ambiente de la zona. Esta situación no está advertida en el Informe de Impacto, que no incluye análisis alguno de la calidad del agua que se propone acumular, por lo que resulta imprescindible realizar un estudio adicional sobre la calidad del agua en forma previa a cualquier avance del proyecto. Adicionalmente, destaco que en el mismo Informe de Impacto se reconoce en varias oportunidades que la información presentada no es completa. A modo de ejemplo, se consigna en el Informe de Impacto sobre la parcela 2 de la que soy condómina: “sin uso aparente / sin datos”, cuando es fácilmente comprobable con una simple visita que en la parcela mencionada está afectada a la actividad ganadera (...) Destaco además que el proyecto, y el llamado a participación pública no fueron debidamente publicitados por el municipio, la Provincia o la Nación. Los propietarios y vecinos de la zona nos enteramos de la existencia de este llamado por la publicación de un medio privado, InfoCañuelas, y a través del boca a boca de vecinos muy preocupados por la situación. Estoy totalmente de acuerdo en que resulta urgente e imprescindible realizar las obras necesarias para evitar inundaciones en la cuenca del Río Matanza-Riachuelo, especialmente en cuanto afectan a poblaciones vulnerables. Sin perjuicio de ello, señalo nuevamente que el proyecto bajo análisis, que se realizaría tan cerca de la ciudad de Cañuelas, acumulando aguas contaminadas, y en zonas afectadas a actividades productivas, no está tomando en cuenta los importantes perjuicios que causaría a todos los habitantes y trabajadores de la zona, y estaría yendo en contra de las políticas implementadas por la Municipalidad y la Provincia en estos últimos años (María de las Mercedes Videla Escalada, titular en condominio de las parcelas 143 AA (partida 015 048043) y 143 Z (partida 015 048042) que se verán directamente afectada y muy perjudicadas por las obras propuestas).

“Me mudé recientemente (poco más de dos años) a Cañuelas, vivo en el barrio abierto del sur que está lindando con el arroyo y ruta 6 (ruta 6 km 96, frente al Parque industrial de Cañuelas), mi casa en particular está a 100 metros del arroyo. Con las últimas lluvias (al día de hoy, 26 de Abril del 2024) el arroyo ha desbordado inundando las calles del barrio y parte de los lotes linderos a éste, por lo que soy una de las principales damnificadas del barrio. Me pregunto, ¿se ha tomado en consideración lo que va a producir el taponamiento del cauce del arroyo? Si al día de hoy, teniendo un cause libre el agua no corre y se estanca, además de que con las lluvias se eleva el cauce e inunda los barrios. ¿Y se ha tenido en cuenta la contaminación de éste? En el caso de realizar el embalse, ¿Van a realizar un embalse de aguas contaminadas y nocivas para la salud de miles de habitantes? Respecto a la contaminación se han hecho diversos reclamos a diferentes entidades, donde se tiran la pelota con la responsabilidad de solucionar esto y jamás han dado una respuesta positiva. Como vecinos damnificados por el estado actual en el que se encuentra el arroyo Cebey/Castro, estamos en completo desacuerdo a que se realice esta obra, en tanto no se solucionen las graves problemáticas de contaminación. No queremos soluciones vanas, seremos inflexibles ante obras que no produzcan una solución permanente. (Tatiana Ailén Bilansky).

“Considero que este proyecto generaría un impacto ambiental negativo significativo en la región, lo que afectaría de manera irreversible a los ecosistemas, la salud de las personas y el bienestar de las comunidades locales. Espero que las autoridades competentes a consideren alternativas sostenibles que no generen estos impactos ambientales negativos y pensar en soluciones que beneficien tanto a la Matanza como a Cañuelas (Diana Castro).

“Me opongo rotundamente al proyecto en cuestión. Los que somos de la zona de Cañuelas sabemos, vemos y olemos los arroyos Cebey y Castro, depositarios de las aguas provenientes de la planta depuradora de desechos cloacales de Cañuelas, la misma que tiene un funcionamiento errático y deficiente, la misma que en incontables oportunidades ha dejado de funcionar vertiendo sus efluentes sin tratamiento alguno a los arroyos. Son abundantes también los desechos químicos e industriales reconocidos por la misma Acumar en el informe de impacto ambiental. Por lo tanto el embalse no va a ser un “reservorio” de agua sino una cloaca a cielo abierto. ¿Qué se quiere ocultar a los vecinos al no informarlos adecuada y suficientemente? Es de una total sin razón que para solucionar el “descontrol” que el Estado permitió en cuanto a urbanización ahora destruyan, contaminen y perjudiquen a otros. Destruir no es solucionar, contaminar no es reparar, o hay algo más detrás? (María Gabriela Rinaldi).

“Creo que tendría un impacto devastador en los residentes locales, en las actividades productivas y, en última instancia, en las economías regionales. Es crucial encontrar una solución genuina para los desafíos en torno a la cuenca hidrográfica que no implique trasladar los problemas a otras áreas. Una verdadera solución implica abordar el problema de raíz, no simplemente desplazarlo. ¡No a la contaminación ambiental y al desarrollo del embalse! (Juan Mariani).

“Con respecto al proyecto del embalse, veo muchísimas inconsistencias, errores e inexactitudes. Pero me voy a limitar a comentar solo el aspecto ambiental que es lo que está en debate en este momento. Me parece una locura. Una catástrofe desde el punto de vista ambiental. La gente de Cañuelas sabe del olor, los vapores y el color del agua de los arroyos. Son muchos los momentos donde a 100, 200 mts del mismo ya empieza a irritar garganta, ojos y nariz. Me pregunto si alguno que intervino en el proyecto se tomaría un café conmigo?... eso sí... con agüita del Cebey... Otra pregunta: ¿Alguien vio algún pez vivo, anfibio o ave tomando agua de estos arroyos? ¿O suponen que las aves que sobrevuelan toman de esa agua? Y si fuera el caso... ¿hay seguimiento de esos individuos y como afecta o no su salud? ¿Se sabe qué especies de plantas van a propiciar y cuales no con el cambio de topografía? ¿Se sabe qué pasará con las napas de agua? Me parece ridículo discutir impacto ambiental... Más vale que nos digan la verdad... ¿Dónde están los análisis de agua y análisis de sedimentos del arroyo? ¿Por qué esperan que la gente se pronuncie a favor y o en contra sin un solo análisis publicado? A todo esto ¿cómo se pronuncia Acumar, el mismo organismo que hasta hace muy poco denunció justamente la contaminación de los arroyos? (Leonardo Luis Etchevers).

“Si bien entiendo la importancia de realizar las obras necesarias para evitar inundaciones especialmente en cuanto afectan a poblaciones vulnerables, considero que el proyecto bajo análisis no está tomando en cuenta los importantes perjuicios para muchos habitantes, trabajadores, las producciones y los propietarios de la zona. Agrego además que informe ambiental resulta incompleto y me reservo el derecho de hacerlo revisar en el futuro . Comparto además que el llamado a participación pública no fue debidamente publicitado. Yo, como propietaria me entere de la existencia del mismo a través del boca a boca de vecinos sin haber recibido ninguna invitación formal por parte de la Municipalidad. (María Roca, titular de la parcela 143 AR).

“No estoy de acuerdo con este proyecto, es una barbaridad. Van a hacer un desastre medioambiental ya que en los cauces de los arroyos Cebey y Castro vierten los deshechos cloacales de la planta depuradora y también desechos industriales. Ya en Cañuelas por las tardes no se puede andar por la ciudad del olor nauseabundo a causa de la planta depuradora y de dos fábricas aledañas. Con esto van a contaminar las napas de agua, los animales que pastan en los campos vecinos, los cultivos, todo; y las consecuencias van a ser muy pero muy graves. (Agustín Comolli).

“No estoy de acuerdo con la construcción de un embalse por los perjuicios que va acarrear. No es la solución al problema de base. No a la contaminación de los campos en Cañuelas” (Luis Miguel Indaverea).

“No estoy de acuerdo con este proyecto ya que perjudica a una parte de la comunidad contaminando sus campos. La idea no es solucionar algo a merced de los trabajadores. Hay que buscar resolver los problemas sin dañar a la gente. (Aldana Rodríguez)

“Sabiendo de este proyecto, concurrí a una reunión del Concejo Deliberante de Cañuelas del día 22/4/2024 donde en resumen dieron a entender que las obras no se iban a realizar debido a la falta de presupuesto y que dada esta situación no era necesario brindarnos información al respecto, con lo cual sentí que se me negaba la participación, dado que sin información real cualquier aporte, sugerencia, idea o conocimiento que pueda aportar como vecino del partido de cañuelas sería extremadamente subjetiva dada la falta de datos. Sin comprender la actitud de la mayoría del Concejo, reitero mi pedido de información y mi voluntad de participar como vecino de Cañuelas y de la provincia de Buenos Aires, muy preocupado por como esto puede afectar a mi familia, a mis vecinos, mis amistades, y a muchos ciudadanos del partido, pensando que los daños pueden ser irreversibles (José Segundo Roca).

“¿Realmente fueron a ver los arroyos en donde harán el embalse? El Cebey hay días que tiene color fucsia, otros gris y a veces blanco. Salen burbujas y vapores con un olor insoportable. Hay denuncias sobre la contaminación, mismo ACUMAR lo ha comprobado. No se entiende lo que quieren hacer, la contaminación va a ser terrible, hay muchas personas y barrios que viven en las inmediaciones del lugar, van a contaminar las napas para empezar. Cañuelas no se merece que sea la alfombra que tape la mugre(Emilio Etchevers).

“Me parece muy loable que nuestras autoridades se preocupen por las condiciones de vida de los ciudadanos, pero me permito hacerles llegar una observación sobre su ejecución. El presente proyecto fue iniciado en el año 2009 y estamos cursando el 2024, han pasado 15 años y los supuestos beneficiados están lejos de obtener la mejora, parece un plazo demasiado largo para resolver una situación tan grave y las condiciones eco-físicas pueden haber cambiado. Por otro lado, también observo una afectación grave a quienes nos veremos involucrados por las obras de los reservorios a construir y que no hemos sido dignos de ser informados por nuestras autoridades. Un daño no es comparable con el otro, ya que en uno están alcanzadas cientos de miles de personas y en la otra parte unos cientos de productores y propietarios que veremos afectadas nuestras propiedades, nuestras inversiones y nuestros proyectos. En ambos casos todos arriesgamos nuestra salud. Otra observación que hago del proyecto y que me resulta totalmente inexplicable es una curva del terraplén del embalse, donde se encuentran nuestros vecinos linderos a nuestro camino y que el proyecto considera que ellos no se verán para nada afectados. También quisiera preguntar a quienes realizaron este proyecto de donde salen los datos sobre los 1000 años que nombran constantemente. No creo que sea de la observación, hace 1000 años no existía ni siquiera la imprenta. El dato me resulta ridículo cada vez que lo leo. Como productor de cría de ganado vacuno, me veo obligado a tener bajo vigilancia permanente a los animales ya que si llegan a acercarse a alguno de los arroyos y beber de esa agua corren riesgo de graves enfermedades. Con la construcción de este embalse se expondría mucho más los animales a estar en contacto con aguas contaminadas ocasionando incluso la muerte. Me resulta penoso imaginar que tendremos en el campo un gran lago de agua podrida y contaminada, que produciría un olor fétido, mucho mayor al que ya produce el arroyo Castro, cuando mucho más simple sería mantener los arroyos limpios (Santiago L. Sánchez Elía, titular de las parcelas 109 y 142).

Escrito por: Redacción InfoCañuelas