18 de mayo. Cañuelas, Argentina.

weather

Fotomultas y triquinosis: áspero cruce entre las bancadas del Concejo

La oposición cuestionó el sistema de multas fotográficas por considerar que sólo es recaudatorio. Luego el oficialismo rechazó la citación de la ex directora de Bromatología con el argumento de que ya renunció.

Álvarez y Mazzanti. Captura de video.

Álvarez y Mazzanti. Captura de video.

Las bancadas de Juntos por el Cambio y Frente de Todos protagonizaron un intenso cruce discursivo durante la última sesión legislativa a la hora de tratar dos proyectos presentados por la oposición: un pedido de informes sobre el sistema de fotomultas y la citación de la ahora ex directora de Bromatología, María Lucrecia Mathieu, para abordar el brote de triquinosis. Sin embargo, debido al contexto electoral, todos los ediles se preocuparon de cuidar las formas sin caer en las descalificaciones tan habituales en las arenas del Legislativo.

En cuanto al sistema de fotomultas Juntos por el Cambio pidió conocer el estado de los distintos compromisos adquiridos por TNG Vial en el contrato firmado en 2020 (educación vial, concientización ciudadana, observatorio de estadísticas, etc.); por qué razón las infracciones no se pueden apelar en el Juzgado de Faltas de Cañuelas; y copia del convenio entre la Municipalidad y la empresa.

Este requerimiento estuvo motivado por una reciente publicación de InfoCañuelas que reveló la existencia de 40 mil constataciones desde enero a la fecha y la decisión de ampliar el sistema con 22 cámaras fijas en distintos puntos de las rutas 6, 205 y avenida Del Carmen.

Álvarez recordó que oportunamente el Concejo Deliberante aprobó por mayoría el convenio entre la Municipalidad y la Dirección Provincial de Seguridad Vial. Posteriormente la Municipalidad firmó un contrato específico con TNG Vial, cuyo contenido se desconoce. Durante la argumentación del pedido de informes, el concejal Carlos Álvarez sostuvo que si efectivamente TNG Vial ya labró 40 mil infracciones, implicará una recaudación global de 544 millones de pesos y un canon de 218 millones para el prestador.

“El 40 % que le ceden a la empresa son 218 millones de pesos. Somos conscientes de que estamos ante un negocio monumental para la empresa si estas cifras se dan y que va a ser mayor cuando se agreguen las 22 cámaras fijas” disparó el edil.

Por otra parte habló del carácter recaudatorio del sistema. “No solamente nos sorprende la cantidad de infracciones sino los lugares en los que funciona el radar. No lo encontramos en los sitios de mayor siniestralidad, como Ruta 205 a la altura de la calle Uruguay, El Taladro o la entrada de Uribelarrea. Lo encontramos en los lugares donde pueden enganchar el mayor número de infractores”.

Mazzanti replicó que lo fundamental del sistema implementado es “bajar los índices de siniestralidad y mortalidad” en “uno de los nudos viales más importantes de la provincia de Buenos Aires”. 


Luego rechazó la posibilidad de dar a conocer el contrato con TNG. “Es un pedido que excede ciertos límites” deslizó y citando un dictamen de la Asesoría de Gobierno de la Provincia, aseveró que “hay atribuciones propias del Ejecutivo Municipal en las cuales el Concejo Deliberante no puede tener injerencia”. Álvarez rechazó de plano ese argumento: “No es ningún exceso preguntarle al municipio qué contrato firmó con una empresa privada”.

Romina Marques Antunes se sumó a Mazzanti, planteó que la oposición estaba invadiendo atribuciones del Ejecutivo y tildó el proyecto de electoralista. Luego dijo que TNG no pudo realizar tareas complementarias de prevención debido a la pandemia. Ignacio Duhalde le salió al cruce:  “La camarita siguió funcionando a pesar de la pandemia. Es pague y marche preso”.

Finalmente la mayoría del cuerpo rechazó su aprobación aunque a instancias de Mazzanti se decidió enviarlo a comisión con el compromiso de que algún funcionario irá al Concejo próximamente para responder las dudas de la oposición.


TRIQUINOSIS, AL ARCHIVO

Menos fortuna tuvo el bloque de Juntos por el Cambio con un proyecto en el que se buscaba citar a la ahora ex directora de Bromatología y Zoonosis, María Lucrecia Mathieu, para que diera explicaciones sobre el brote de triquinosis en el distrito y específicamente sobre los motivos de su renuncia. Las versiones indican que decidió alejarse cuando fue desautorizada por un alto funcionario cuando realizaba una inspección a un emprendedor de Uribelarrea que vendía productos sin rotular. 

La sesión tuvo lugar el 28 de octubre y Mathieu estuvo a cargo de la Dirección hasta el 29.  Al tomar la palabra, el concejal Leonel Fangio (FdT) consideró que citarla ya no tenía ningún sentido porque al momento de convocarla ya no sería funcionaria. 

Durante el debate, haciendo alusión a una conversación que mantuvo con la subsecretaria de Salud, María Delia Pené, Álvarez aseguró que el brote registrado en Cañuelas tuvo un total de 21 afectados.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas