Volver a sección

| Información general

Firma falsificada: El FdT y Juntos por el Cambio se cruzaron en fuertes comunicados

“Estamos ante el escándalo más vergonzoso de la historia del Concejo Deliberante de Cañuelas” dijo la oposición. “No se originó ningún daño o perjuicio institucional” respondió el oficialismo.

“Estamos ante el escándalo más vergonzoso de la historia del Concejo Deliberante de Cañuelas” dijo la oposición. “No se originó ningún daño o perjuicio institucional” respondió el oficialismo.

Firma falsificada: El FdT y Juntos por el Cambio se cruzaron en fuertes comunicados

 La firma falsificada de Marques Antunes en el acta.

Concluida la sesión del jueves 13 en la que por mayoría fue archivado el pedido de sanciones para Diana Barcia, Romina Marques Antunes y Maximiliano Mazzanti por la falsificación de una firma, los dos bloque se tiraron con munición gruesa en sendos comunicados.

Juntos por el Cambio aseguró que Barcia o Mazzanti falsificaron la firma de Marques Antunes adulterando un acta “de forma maliciosa” para obtener el quórum necesario. Agregaron que tanto o más grave que esa circunstancia fue el manejo de la sesión legislativa, en la que la minoría fue impedida de hablar y la Presidencia permitió que votaran los concejales sospechados, exculpándose a sí mismos.

El texto concluye señalando que lo sucedido se abordará en “instancias superiores”, lo que anticipa una demanda en el fuero penal o en lo contencioso administrativo.

El oficialismo, en tanto, planteó que ni bien la oposición advirtió la irregular inclusión de la firma de Marques Antunes en el acta, los despachos fueron retirados sin llegar a ser tratados, por lo que consideró que se está ante un reclamo “abstracto”.

Haciendo propia la máxima de Sun Tzu en “El arte de la guerra” que reza “La mejor defensa es un buen ataque”, el Frente de Todos advirtió que mucho más grave que la imputación por la firma trucha fue la participación de Natalia Schessler en el pedido de sanciones fechado el 12 de abril, cuando esa edil había concluido la suplencia de Eduardo Recalt y ya no se encontraba ejerciendo la banca.

EL COMUNICADO DE JUNTOS POR EL CAMBIO

El lunes 5 de abril alguno de los concejales del Frente de Todos de la comisión de Legislación y Reglamento, Diana Barcia o Maximiliano Mazzanti, falsificó la firma de la concejal Romina Marques Antunes en el acta de la comisión.

El mismo lunes, además de la falsificación de firma, se adulteró el acta en forma maliciosa, ya que se afirmó que se encontraba una concejal presente, que no estaba, para configurar un quorum, que no existía. Estos son los hechos.

El bloque de Concejales de Juntos por el Cambio pidió, por nota, la máxima sanción para el o los responsables. La nota ingresó formalmente en la sesión del día de ayer, y se dio inició al procedimiento del artículo 15 del reglamento interno.

A la gravedad inusitada e histórica de los hechos descriptos anteriormente, se agrega lo sucedido en la sesión, que es tan o más grave que los hechos denunciados.

No sólo no negaron la falsificación; no sólo no afirmaron que la concejal Marques Antunes estaba presente en forma presencial o en forma virtual. Nadie dio explicaciones de la firma trucha o de la adulteración del acta. La concejal cuya firma se falsificó no aclaró nada, sólo dijo que no se quebró su voluntad y que apoya todo lo actuado por sus compañeros de bloque.

Pero además del ocultamiento de la verdad sobre lo acontecido en la comisión ese lunes 5 de abril, en un hecho de inusitado descaro, de falta absoluta de razonabilidad, de ausencia de cualquier principio relacionado con la ética o la moral, la Presidente del Concejo impidió la participación en el uso de la palabra de los concejales de la minoría, y el Concejo Deliberante, por la mayoría que posee el Frente de Todos, decidió que la falsificación de firma y la adulteración de un acta de comisión no es un hecho grave, que no merece investigación ni sanción alguna.

No sólo eso. El archivo definitivo de la causa lo votaron los tres concejales involucrados en la denuncia, Maximiliano Mazzanti, Diana Barcia y Romina Marques Antunes, además del resto de los ediles del bloque oficialista. Estamos ante, quizás, el escandalo más vergonzoso de la historia del Concejo Deliberante de Cañuelas en la etapa democrática. 

Repudiamos todo lo actuado por el bloque del Frente de Todos tanto en el accionar de los concejales oficialistas miembros de la comisión de Legislación y Reglamento, como por el resto de los concejales que apoyaron su accionar y su exoneración.

En la búsqueda de intentar sostener la honorabilidad del Concejo Deliberante, procuraremos que todo lo lamentablemente sucedido, sea remediado en instancias superiores.

EL COMUNICADO DEL FRENTE DE TODOS

Reafirmamos nuestro actuar conforme a derecho honrando nuestras funciones; y que los cuestionamientos emergentes de la aludida reunión no fueron ingresados al recinto para su tratamiento legislativo. En consecuencia no se originó ningún daño o perjuicio institucional, como malintencionadamente pretendió instalar el bloque de Juntos por el Cambio,

Con relación a la adulteración de datos esenciales denunciada, nuestra compañera de bloque Romina Antunes contundentemente en sus palabras expresó que su voluntad “no fue quebrada”, convalidando las acciones de sus compañerxs Diana Barcia y Maximiliano Mazzanti en la reunión arriba indicada.

Asimismo, previo al pedido por nota de la máxima pena, tratado en la sesión, y en el marco del reglamento interno, Art. 219, se había alcanzado un principio de resolución política entre los bloques a los efectos de subsanar las incriminaciones y de preservar la honorabilidad. Lamentablemente las tensiones escalaron y al citado acuerdo la oposición unilateralmente lo rompió.

Mediante el ejercicio del derecho de defensa consagrado por nuestras disposiciones legales reglamentarias se ha desestimado el infausto pedido de sanciones opositor. Las explicaciones de nuestrxs compañerxs fueron aceptadas mayoritariamente en recinto resolviéndose que: “Se encuentra harto justificado que estamos ante la inexistencia de hecho gravoso, por ende ante ninguna conducta disvaliosa que analizar. Sumado a ello, NO encontramos resultado o perjuicio institucional alguno respecto a los temas tratados en aquella comisión, llevando ello a entender que la presentación o discusión dada por la oposición resulta abstracta”.

Asimismo, quedó confirmado que groseramente la nota motivo del reclamo, fechada el 12 de abril, adolecía de irregularidades incontrovertibles pues estaba firmada por Natalia Schessler reemplazante de Eduardo Recalt -en uso de licencia del 5 al 9 de abril, inclusive- cuando ya no desempeñaba la concejalía, doblegando la voluntad del titular de la banca, quien a esa fecha se encontraba en funciones.

Insólitamente nos acusan, solicitan que se nos investigue, que se nos suspenda, se declare la nulidad del acta de comisión, se nos castigue con la pena máxima, y al instrumento lo firma una concejala suplente sin fueros, sin facultades, sin atribuciones, totalmente deslegitimada para desempeñar su cargo, doblegando la voluntad del titular de la banca. Inadmisible.

Paradójicamente pretenden reparar un supuesto daño con un daño mayor. Enorme contradicción. 

Rechazamos cualquier tipo de especulación y campaña de prensa orquestada desde los medios de comunicación amigos para mancillar la estima y consideración de nuestros compañerxs de bloque y exhortamos a la oposición a cumplir los acuerdos políticos, actuar de buena fe, sin mezquindades y bajezas, procurando preservar la institucionalidad del cuerpo legislativo.

x