Volver a sección

| Información general

Fiesta clandestina en una quinta de Ruta 3: el juez aplicó una multa de $ 220 mil

Además, ordenó el decomiso de equipos de sonido, freezers y demás elementos usados en el evento.

Además, ordenó el decomiso de equipos de sonido, freezers y demás elementos usados en el evento.

Fiesta clandestina en una quinta de Ruta 3: el juez aplicó una multa de $ 220 mil

 Secuestro de bebidas y equipos.

En un severo fallo conocido hoy, el juez de Faltas Fabián Silveti aplicó una multa de 221.869 pesos al responsable de una quinta donde se realizó una fiesta clandestina; y en el mismo dictamen confirmó el decomiso de equipos de audio, freezers y bebidas secuestrados en el predio con el objetivo de desalentar nuevas infracciones de la misma naturaleza.

La sanción recayó sobre Maximiliano Anselmo Sáenz Valiente, quien figura como responsable de un predio del km. 72 de la Ruta 3 donde el 15 de noviembre a las 2.30 se desbarató una fiesta clandestina en la que participaban más de 60 personas que generaban disturbios y ruidos molestos. 

En el parque de la finca la policía y el personal de Inspecciones constataron la presencia de 16 vehículos.

“La quinta carece de habilitación municipal por lo que no cuenta con las condiciones mínimas de seguridad como matafuegos o salida de emergencia. El número de personas reunidas excedía lo permitido y además ninguno utilizaba barbijo o tapabocas” destacó Silveti en el fallo fechado el 2 de diciembre.

Además de las bebidas (dos packs de cerveza de 48 latas, un pack de vino Santa Filomena x 6 botellas, dos pack de Speed con 48 latas y 32 botellas de bebidas alcohólicas a medio consumir) el magistrado confirmó la incautación de todos los elementos utilizados en el salón, entre ellos un equipo mezclador Pioneer de dos bandejas, un transformador de pc, un micrófono, auriculares, un equipo de música Aiwa, un amplificador estéreo Pax-700 Profesional Sound, un woofer Audio Sonic, un freezer de 80 litros y otro de 300.

El juez subrayó que tanto el municipio como la comunidad de Cañuelas vienen realizando desde marzo “esfuerzos denodados” por contener la propagación del virus; y que las fiestas en quintas y simulares están prohibidas por razones de bioseguridad.

Agregó que la multa de 1.800 módulos tiene como principal objetivo “disuadir” la organización de nuevas fiestas clandestinas cuyo daño “es difícil de mensurar”.

Respecto al secuestro de los elementos, dijo que con esa medida se persigue que el infractor “se vea imposibilitado en el futuro inmediato de cometer una infracción similar”.

El 30 de octubre Silveti aplicó una sanción similar de $ 221.869 a los responsables de la quinta ubicada en San Juan y Ecuador del barrio Los Aromos por una fiesta clandestina realizada el fin de semana anterior.

x