Volver a sección

| Información general

Escándalo en el Concejo Deliberante por una falsificación de firma

Tres despachos de la Comisión de Legislación y Reglamento aparecieron firmados por la concejal Marques Antunes estando de vacaciones. La oposición pedirá sanciones.

Tres despachos de la Comisión de Legislación y Reglamento aparecieron firmados por la concejal Marques Antunes estando de vacaciones. La oposición pedirá sanciones.

Escándalo en el Concejo Deliberante por una falsificación de firma

 Marques Antunes con su firma en un acta anterior. Archivo.

Un escándalo inédito sacude al Concejo Deliberante de Cañuelas. Ante la falta de quórum en la Comisión de Legislación y Reglamento alguien “truchó” la firma de la concejal Romina Marques Antunes (FdT) para hacerla figurar como presente en la reunión cuando en realidad se encontraba de vacaciones fuera de la Provincia.

La comisión se reunió el lunes 6 de abril a la tarde con la presencia de Diana Barcia (presidenta) y Maximiliano Mazzanti. Marques Antunes es la tercera integrante por la mayoría en tanto que los representantes de la minoría -que decidieron ausentarse para no dar quórum- son Carlos Álvarez y Natalia Blasco.

Los dos concejales de la oposición se enteraron de la inclusión de la firma fantasma el mismo lunes, cuando al grupo de WhatsApp llegó una foto del acta enviada desde el celular de Barcia. De inmediato le pidieron explicaciones a sus pares del FdT, pero desde ese momento se cortó la comunicación escrita.

Tres son los despachos que habrían salido de esa comisión con las firmas de Barcia, Mazzanti y la ausente Marques Antunes: Instar a la pronta resolución pacífica del conflicto de la empresa Lácteos Mayol S. A.; Expresar la adhesión al Proyecto de modificación de la Ley del Impuesto a las Ganancias en el Congreso; y Solicitar al Ejecutivo firmar Convenio con OCEBA para que la oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) pueda recibir reclamos por el servicio eléctrico de Uribelearrea. Como se observa, son tres despachos que no revestían urgencia ni relevancia institucional significativa.

Sin embargo, la gravedad del hecho dejó atónitos tanto a oficialistas como a opositores. “Es un tema que golpea mucho al Concejo y en cierto modo desprestigia a la institución. La presidenta (por Margarita Trejo) está enojadísima. Es muy raro lo que sucedió porque se falsificó una firma para sacar temas que podrían haber esperado y que no mueven el amperímetro. Encima tenían la posibilidad de sacarlos por derecha con Romina conectada en forma remota. Es una tontería que se mandaron y salió mal” describió un concejal del oficialismo que pidió mantener su nombre en reserva. Diana Barcia no contestó los llamados de InfoCañuelas. Marques Antunes tampoco.

En la oposición la más indignada con esta situación es Natalia Blasco. “Lo que ha sucedido es muy delicado porque las actas del Concejo son instrumentos públicos y falsificar una firma en un instrumento público es un delito penal, agravado en este caso por nuestra condición de funcionarios públicos” señaló la edil.

En esa línea, dijo que ella es partidaria de hacer una denuncia penal, pero que no es un tema que se baraje en su bloque. Además, recordó que dentro del Reglamento del Concejo hay un régimen de sanciones disciplinarias en caso de que los concejales incurran en alguna falta. “Las sanciones son amonestación, multas o destitución en caso de faltas graves. Estamos evaluando pedir una sanción disciplinaria para los responsables de esta maniobra” dijo Blasco a InfoCañuelas. 

Un dato a tener en cuenta es que el reglamento vigente, actualizado luego de más de tres décadas de vigencia del anterior, se aprobó el año pasado con el fuerte impulso de la presidenta Margarita Trejo, por lo que ahora sería una contradiccioón no aplicarlo.

Por otra parte, resulta muy llamativo que el mismo Concejo que a veces pasa horas discutiendo temas de dudosa importancia social, en la sesión ordinaria de anoche no haya destinado un solo minuto para referirse a esta situación. ¿Corporativismo tal vez?

En ese sentido, Blasco explicó que debatirlo “en caliente” hubiera sido una manera de restarle la importancia que tiene. “El oficialismo reconoció que los despachos eran fraudulentos y por eso accedió a retirarlos del orden del día. No insistieron con el delito, recapacitaron y los dieron de baja. Por otra parte estamos esperando la reunión del lunes, en la que estaremos los cinco miembros de la comisión. Veremos si allí se reconoce quién fue el autor de la firma y en función de lo que suceda, decidiremos los pasos a seguir”.

Tanto Álvarez (presidente del bloque opositor) como Mazzanti (oficialismo) eligieron no hacer declaraciones públicas, quizá abogando por una solución del conflicto puertas adentro de la comisión. “No fue un acto deliberado de falsificación de firma como se pretende instalar”, fue una frase que Mazzanti le transmitió a la gente de su bloque para llevar tranquilidad.

Trascendió que como primera medida Juntos por el Cambio ya pidió una copia certificada del acta en la que aparece la rúbrica de Marques Antunes. Los cinco miembros se reunirán cara a cara el lunes 12 de abril a las 17 hs. para definir cómo salir de un embrollo que navega entre la autoindulgencia, la sanción disciplinaria y la denuncia penal.
 

x