Volver a sección

Información general

El delegado de la UOMA habló de la situación del Molino Cañuelas

Mario Villalba se reunió con el gerente de Planta, Guillermo Simón. “Me transmitió que no habrá despidos”, dijo el titular del gremio.

 Mario Villalba, de UOMA Cañuelas.

El secretario General de la Unión Obrera Molinera Argentina seccional Cañuelas y Ezeiza, Mario Villalba, se reunió días atrás con el gerente de planta de Molino Cañuelas, Guillermo Simón. El motivo del encuentro fue analizar la situación de la empresa, la situación laboral de los empleados y el pedido de quiebra solicitado por el Banco Macro.

“Simón me explicó que son momentos difíciles para todo el país y que el Molino no escapa a las dificultades que atraviesan las empresas en general. Que con ayuda del Banco Mundial y el Estado pudieron refinanciar la deuda”, dijo Villalba InfoCañuelas.

Sobre las negociaciones con los acreedores, el referente local de la UOMA subrayó que el acuerdo se encuentra muy avanzado. “Se hizo una reunión con los acreedores principales pero al Banco Macro no lo convocaron porque era al que menos le debían, alrededor de 10 millones de dólares”.

Villalba insistió ante Simón en conocer por qué, si había un acuerdo confirmado, el Macro había solicitado la quiebra. En ese sentido el gerente explicó que “al no ser convocado a la mesa de negociaciones, el Macro respondió con este pedido de quiebra. Antes de eso Molino Cañuelas habían depositado un dinero considerable que se tenía que distribuir porcentualmente entre todos los acreedores, pero sin consultarlo el banco Macro lo retuvo en su totalidad. Esto generó un profundo malestar entre los demás acreedores”.

La estabilidad del personal de los 13 molinos que conforman el grupo fue otro de los temas centrales del encuentro. En ese sentido Simón transmitió tranquilidad. “Me dijo que no piensan en desvincular gente de la empresa; que la familia Navilli jamás consideró esa medida”. 

De todos modos Villlalba aclaró que “Si el refinanciamiento no era viable, no les quedaba otro camino que achicarse y despedir gente. Esa era nuestra preocupación desde el sindicato molinero, ya que desde el año pasado estamos viendo una baja en la producción y eso genera un recorte de horas extras. Las horas extras al 100 y 200 % son fundamentales porque refuerzan muchísimo el salario de los molineros”. 

“Ojalá que este gobierno cambie porque lo único que veo desde hace casi cuatro años es que todos los días cierran empresas” concluyó Villalba.